Las oficinas del Ecyl se quedan sin seguridad apenas medio año después de implantarse

Las oficinas del Ecyl se quedan sin seguridad apenas medio año después de implantarse
Comisiones Obreras denuncia que si hay más parados y menos trabajadores, las colas se incrementan, los tiempos de espera se multiplican, los nervios se encrespan, y sus profesionales terminan sufriendo insultos, amenazas y agresiones de todo tipo
 

Comisiones Obreras (CCOO) quiere poner en conocimiento de la opinión pública la situación de inseguridad continuada en la que se encuentran las oficinas del Servicio Público de Empleo de Castilla y León (Ecyl). Esta actividad, puesta en marcha por primera vez a mediados del pasado año de 2016, ya ha dejado de estar operativo en el presente ejercicio de 2017.

Argumenta el sindicato que el número de efectivos en estas oficinas ha disminuido de manera considerable merced a los concursos de traslados, jubilaciones… y también por existir una mínima tasa de reposición. La ecuación es clara: si hay más parados, y menos trabajadores, las colas en las oficinas del Ecyl se incrementan, los tiempos de espera se multiplican, los nervios se encrespan, y sus profesionales terminan sufriendo insultos, amenazas y agresiones de todo tipo.

Recuerda CCOO que la Junta de Castilla y León contrató el año pasado, y por un periodo limitado a seis meses, un servicio de vigilancia para las oficinas del Ecyl. Además, tan solo se prestaba durante tres horas diarias, en horario de 9:00 a 12:00 horas, o de 10:00 a 13:00 horas, dependiendo de las oficinas.

“No entendemos por qué los empleados de determinadas oficinas son tratados como trabajadores de segunda. Es incomprensible e inaceptable considerar que en los municipios situados en las zonas rurales no se producen agresiones, insultos, situaciones de acoso y necesidad de recurrir a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para restaurar el orden en las oficinas, y proteger así a los trabajadores cuando, en la práctica, sucede casi todo lo contrario”, apuntan desde el sindicato.

Con esta medida, la Junta de Castilla y León quita el parche que había puesto el año pasado en medidas de seguridad en el Ecyl. “Resulta incomprensible pensar que las agresiones a los empleados públicos solo se producen de nueve a doce, que los demandantes de empleo solo se ponen nerviosos si acuden a las oficinas situadas en capitales de provincia, que un servicio de vigilancia está para informar, en vez de para garantizar la seguridad tanto de los trabajadores como, no lo olvidemos, de los usuarios del servicio, etcétera”, añade CCOO.

Por eso, considera necesario que los servicios de vigilancia en las oficinas del Ecyl sean implementados definitivamente, tanto por la seguridad de sus empleados como la de sus propios usuarios. “Es imprescindible y urgente que se instalen arcos de seguridad (ya que existen en otros centros de la Administración con escasa o nula atención al público), que se contrate un servicio de vigilancia real, y que funcione para todos los empleados del Servicio Público de Empleo, sin hacer distinciones entre funcionarios de primera y segunda en atención a la ubicación de su centro de trabajo”, concluye el sindicato.

Comentarios
Lo más