Alfonso Fernández Mañueco renueva su mandato como alcalde dispuesto al diálogo continuo y a "levantar las alfombras"

Alfonso Fernández Mañueco renueva su mandato como alcalde dispuesto al diálogo continuo y a "levantar las alfombras"

Llegó el día. Después de tres semanas de incertidumbre como consecuencia de unos resultados electorales que dejaron un Ayuntamiento de Salamanca fragmentado, este sábado tiene lugar el pleno de toma de posesión de la nueva Corporación municipal. Estará formada por doce concejales del Partido Popular (PP), siete del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), cuatro de Ciudadanos y cuatro de Ganemos.

Hasta el jueves no era seguro quién sería el alcalde de Salamanca para los próximos cuatro años. El PP buscaba el apoyo de Ciudadanos para garantizar la investidura de Alfonso Fernández Mañueco al perder los populares la mayoría absoluta veinte años después. El PSOE hacía lo propio para que fuera alcalde Enrique Cabero, logrando el apoyo de Ganemos. Pero Ciudadanos ha decidido abstenerse, por lo que el PP continuará en el equipo de Gobierno, aunque en minoría respecto al resto de la Corporación.

Alfonso Fernández Mañueco es el cuarto alcalde de Salamanca desde la transición democrática, después de que hayan gobernado en la capital del Tormes el socialista Jesús Málaga desde 1979 a 1987 y un segundo periodo de 1991 a 1995, el popular Fernando Fernández de Trocóniz entre 1987 y 1991, y el popular Julián Lanzarote entre 1995 y 2011. Éste será su segundo mandato tras la mayoría absoluta que logró en 2011.

Desarrollo del pleno

El pleno se desarrolla desde las 12:00 horas en el salón de recepciones del Ayuntamiento, en presencia de diversas autoridades de la ciudad y representativas de la provincia charra. La constitución de la Mesa de Edad abrió el acto.

Tras la comprobación de credenciales, tuvo lugar el juramento o promesa de acatamiento de la Constitución de los concejales electos. Cabe destacar, como curiosidad, que solo los concejales populares y el propio alcalde juraron acatar la Constitución, mientras que el resto de concejales prefirieron prometer. Una vez constituida la Corporación municipal, se procedió a la elección del alcalde sin sorpresas: el PP recibió doce votos de sus concejales, el PSOE once por la suma de sus siete y los cuatro de Ganemos, mientras que Ciudadanos se abstuvo, con lo que Alfonso Fernández Mañueco ha sido proclamado alcalde de Salamanca. 

Posteriormente, cada concejal recibió su medalla e insignia corporativa, en este punto fueron los cuatro concejales de Ganemos Salmanca los que decidieron no recoger las insignias corporativas por ser "contrarias a los principios de Ganemos Salamanca". Gabriel de la Mora explicó desde su asiento que preferirían que ese dinero se hubiera invertido en cosas más importantes ya que esas medallas "son un gasto superfluo". Una vez impuestas las medallas e insignias intervinieron los portavoces de cada grupo político, Virginia Carrera por Gnemos, Alenadro González por Ciudadanos y Enrique Cabero por el PSOE. Fue Mañueco quien cerró el acto con su discurso antes de que sonara el himno nacional de España.

Discurso de Mañueco

En su discurso de investidura, el reelecto alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, agradeció la pluralidad del nuevo ayuntamiento, con la llegada de Ciudadanos y Ganemos. "Este resultado nos ha demostrado que el PP tiene que complementarse con otras fuerzas políticas para garantizar la estabilidad en los próximos cuatro años", dijo. Por eso, añadió: "Hablaré con todos desde la moderación y la humildad para trabajar por la ciudad".

Ha agradecido particularmente a Ciudadanos su apoyo para poder ser alcalde “Ciudadanos ha entendido que el Partido Popular es el que puede garantizar la estabilidad política en este Ayuntamiento”. Además ha remarcado también los numerosos puntos comunes que su partido tiene con el resto de corporaciones políticas que formarán parte del nuevo Ayuntamiento.

Las primeras promesas del alcalde han sido mayor protección social para las personas con más dificultades, más esfuerzo inversor, menos deuda municipal y más apertura de negocios. “Los salmantinos me han otorgado una mayoría para gobernar en esta ciudad” así, expresa que el bastón de mando que se le entrega de nuevo da  legitimidad de los deseos de los ciudadanos salmantinos. “Este bastón representa mi compromiso y mi responsabilidad”.  

Durante todo el discurso Mañueco ha recogido las peticiones del resto de representantes y se ha mostrado más que dispuesto a llevar a cabo un diálogo constante “desde la moderación y la búsqueda de acuerdo con la máxima humildad”. Con estas prácticas se atenderá al interés general de los salmantinos y, desde el Ayuntamiento, se trabajará para todos ellos, según Mañueco.

En esta misma línea ha respondido a las acusaciones de falta de transparencia que el resto de partidos han vertido en sus discursos.El primer edil charro se mostró dispuesto a la máxima transparencia en la gestión municipal. "Éste es un ayuntamiento que tiene las paredes y los techos de cristal, y lo seguirá siendo. Aquí están las alfombras para quien quiera levantarlas, pero sólo encontrarán ejemplos de buena gestión. Estoy de acuerdo en que tenemos que hacer un esfuerzo para que haya más participación, pero que nadie dude de la honorabilidad de ninguno de los concejales".

Una vez tratados los temas expuestos por el resto de corporaciones municipales, Mañueco ha recordado cuales son los principales ejes de la política que el Partido Popular llevará a cabo en los próximos cuatro años. En primer lugar, promete dar más oportunidades a los jóvenes salmantinos “para que desarrolle su proyecto de vida en Salamanca”; apoyar y garantizar las políticas sociales; mantener unas cuentas municipales equilibradas y saneadas; y potencias las señas de identidad de la ciudad son otras de la líneas de actuación.

Además, ha expuesto también como pilares fundamentales de la política popular municipal que se llevarán a cabo en el nuevo mandato la creación de “una ciudad mejor para todos” en la que engloba temas tan candentes como son las obras del Hospital, la celebración del Centenario de la USAL y la estación de autobuses. “Soy un alcalde reivindicativo y lo demuestro con hechos” ha recordado en este punto, haciendo referencia a las mejoras conseguidas en estos ámbitos, como la inminente llegada del tren de alta velocidad a la ciudad. Por último, se compromete a crear una ciudad atractiva para las empresas y generar empleo a través de la integración del río Tormes en la ciudad.

Mañueco ha finalizado su discurso con una mención personal y emocionada de agradecimiento a su familia, que le acompañaba en el acto de investidura, y dando las gracias a todos los salmantinos por su confianza. “Elijo el camino del diálogo, la moderación y del consenso” puesto que, considera, que es un época para unir los esfuerzos de todos los grupos políticos y apostar por la ciudad: “Siempre es más fácil destruir que construir, pero yo he venido a la política a construir con todos”. 

Comentarios
Lo más