“España necesita seguir desarrollando el proyecto importante y fundamental del PP”

“España necesita seguir desarrollando el proyecto importante y fundamental del PP”

Profesora de Economía financiera y emprendimiento en la Universidad de Salamanca, es doctora en Ciencias Económicas y Empresariales, con Premio extraordinario de Doctorado. Realizó estudios de postgrado en la Universidad de Cambridge, adonde volvió años después como profesora visitante. Ha sido también invitada a otras universidades de prestigio, como Oxford o Bolonia, y se ha formado en Escuelas de negocio como la London Business School (Reino Unido) o Esc-Lyon (Francia). Esta formación internacional le ha permitido no solo obtener una formación global sino también conocer, respetar y compartir otras culturas y otras lenguas (habla cuatro idiomas).

También es miembro del Instituto Multidisciplinar de Empresa (IME) y del Centro de Estudios de la Mujer (CEMUSA) de la Universidad de Salamanca, miembro de la Asociación Científica en Economía de la Empresa (ACEDE) y la Asociación Española de Dirección  y Economía de la Empresa (AEDEM) y miembro vitalicio del Gonville&Caius College de la Universidad de Cambridge.

Gran aficionada a las altas tecnologías, ha dirigido numerosos proyectos de innovación educativa en diferentes ámbitos, relacionados con el uso de las TICs, Wikipedia, realidad aumentada o desarrollo de apps y videojuegos de economía y empresa. Ha formado también a altos directivos a través de numerosos MBAs, dos de los cuales ha coordinado, en colaboración con Santillana Formación, concretamente MBA en empresas de televisión y MBA en gestión cultural, ambos con sede en Madrid y listados en el ranking de los más prestigiosos de su sector por el periódico El Mundo. Asimismo ha formado, y sigue formando, a numerosos investigadores a través del Máster en Investigación en Economía de la Empresa y el Doctorado del mismo nombre, con Mención de Excelencia del Ministerio de Educación, que dirige desde hace tres años.

Ahora da el salto a la política directa, pues su interés por la economía política la llevó a emitir durante algún tiempo la columna radiofónica de crítica económica y política El Dardo en la Diana, a través de Radio Universidad. Recientemente, coincidiendo con el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, ha presentado el libro ‘Un beso en la frente’, relato gráfico para la concienciación de los jóvenes universitarios contra la violencia de género, bajo el sello de Ediciones Universidad de Salamanca.

- Se estrena en la primera línea de política. ¿Cómo se ha producido este salto desde el ámbito académico?
- Mi sorpresa fue tan grande como la vuestra. Estaba dando clase, haciendo mi investigación universitaria, y recibí una propuesta del Partido Popular, que buscan, pienso yo, a una mujer con formación en economía, con ganas de trabajar y que estaba ya demostrando compromiso con algunos de los proyectos que venía desarrollando en los últimos años en la Universidad, por un año la lucha por la igualdad de hombres y mujeres, y por otro estoy trabajando en un proyecto de educación financiera, precisamente por la preocupación que me surgió en 2007, con la situación financiera que se avecinaba, cuando escuché a un presidente del Gobierno como Zapatero afirmando que no había una crisis. Mis alumnos de tercero de Administración de Empresa por ejemplo ya anticiparon en un trabajo una caída del precio de la vivienda del veinte por ciento en los siguientes años. Este proyecto de educación financiera trata de enseñar que la economía no es política ni visceralidad. Esta lucha por España es lo que más habrá atraído al Partido Popular para realizarme esta propuesta.

- Pero podía haber dicho que no.
- Lo fácil habría sido decir que no, sin duda alguna, y lo más rápido, porque tengo una trayectoria académica estable, recogiendo muchos frutos en este momento, lo que pasa es que cuando has sufrido el no poder hacer nada ante una situación política que te resulta dura, cuando te ofrecen la oportunidad en otro momento de la historia de España también muy difícil, el acto de responsabilidad tenía que ser decir que sí. Por eso estoy aquí, muy satisfecha, me está gustando mucho lo que estoy viendo, políticos que echan las horas del día que no tienen en luchar por un proyecto en el que además veo. Por eso mi agradecimiento al Partido Popular por haber pensado en mí.

- El PP se ha fijado en usted por sus conocimientos económicos y la economía ha sido el principal caballo de batalla del Gobierno durante la última legislatura. Los grandes datos son positivos, pero muchas familias salmantinas siguen sin percibirlo en su día a día. Eso de que la macroeconomía no se está traduciendo en la microeconomía.
- Por eso estoy también aquí, para explicar esa situación. Cuando en 2007 nos decían que no había crisis muchos españoles lo creyeron porque no todas las empresas caen al mismo tiempo, es como las fichas de dominó. En España, cuando la gente empieza a ser consciente de la crisis, que se admite en todas las conversaciones, estamos hablando ya de 2010 y 2011. La caída fue lenta. La recuperación es igual de lenta, y por lo menos no tanto porque una vez que el Partido Popular llegó el Gobierno empieza a tomar medidas que se deberían haber tomado cuatro años antes. Esa es la tristeza que al final me lleva a mí a entrar en política. Por eso se tarda en ver, la macroeconomía no miente, dice que la recuperación está empezando. Ahora, ¿cuándo lo va a notar el último salmantino cuando aquí nuestro tejido industrial es más escaso que en otras zonas? Lógicamente no vamos a ser los primeros que notemos la recuperación y llegar a la situación estupenda de 2003 se tardara. No es sólo salir de la crisis, sino alcanzar los buenos niveles de empleo y bienestar social que tuvo este país. Por eso la insatisfacción es mayor, porque hemos perdido mucho, una calidad de vida estupenda.

- Ahora que se han adoptado esas medidas que a su juicio debían haberse tomado cuatro años antes, ¿cuáles son las medidas que están por venir y que presenta el Partido Popular en su programa?
- En primer lugar se apoyó al autónomo, al empresario, como la Ley de Emprendimiento, ahora tenemos la Ley de la Segunda Oportunidad, algo que trata de equiparar nuestro entorno institucional a, en términos de creación de empresas, a otros países como Estados Unidos. No decirle al empresario que cuando fracasa lo hace para siempre porque sus deudas le van a perseguir eternamente. Esa situación lleva por ejemplo a mis alumnos a tener miedo a emprender. Por eso es una buena medida para que los jóvenes comiencen a arriesgar más, a no tener miedo a crear empresas. Eso en Salamanca es vital, dar una oportunidad a los jóvenes para que no se vayan fuera. Una vez que se apoyó al autónomo, las medidas que se están tomando ahora vamos a tratar de apoyar a la empresa que quiere crear empleo, pero las empresas lo han pasado muy mal. Entonces vamos a ayudar al que quiere crear empleo, no sólo para él, sino para veinte, cincuenta, cien familias. Y vamos a tratar además que ese empleo sea de calidad, por eso las propuestas para incentivar los empleos indefinidos.

- ¿En qué pueden emprender los jóvenes en Salamanca?
- La clave es saber en qué emprender. Siempre les digo a los alumnos, nuestra formación nos puede llevar a ofrecer sólo servicios, que es lo que acabamos haciendo mucho en Salamanca, pero tenemos facultad de Farmacia, de Físicas, de Ingenierías, pues cada uno en su oficio tiene que empezar a crear sus propios proyectos en lugar de buscar un trabajo dependiente. Todas las instituciones, y ahí voy a sumar también a la Universidad, están trabajando por detectar el talento en el emprendimiento, por dar servicios de asesoría, por buscar financiación para todos estos jóvenes. Tenemos por ejemplo a jóvenes haciendo videojuegos por un millón de euros. Hay gente haciendo cosas muy buenas, falta amplificar la difusión y que sirva de ejemplo a otros. Y sobre todo quitar el miedo a emprender, que es uno de los problemas de la sociedad salmantina, contra lo que llevo años luchando desde la Universidad. Un graduado de la Universidad de Salamanca puede llegar hasta donde quiera. Hay que enseñar a abrir los ojos hacia un mundo global, las grandes cosas se pueden lograr fuera para volver a casa y esta ciudad ofrece muchas ventajas como calidad de vida, libertad, seguridad, ambientes familiares, muy buen sistema educativo, buenos servicios sociales, la convivencia de generaciones distintas.

- ¿Puede estar el problema en que toda esa transferencia de conocimiento no encuentra un espacio físico concreto en el que realizarse? Tenemos un Parque Científico por un lado, un campus universitario por otro, polígonos industriales de servicios en otras zonas… ¿Qué plantea al respecto el Partido Popular para fomentar la investigación y el desarrollo?
- Para crear empleo en una zona lo más importante son los recursos naturales y las infraestructuras. Los recursos los tenemos, pero tampoco son los más ricos de la geografía española, no tenemos una huerta como la valenciana ni minas. Ahora por fin nos va a llegar la alta velocidad ferroviaria. Una de las razones por las que la economía decae es cuando desaparece la Ruta de la Plata.

- La cerró un gobierno socialista…
- Así es. Las infraestructuras permiten que la industria esté cerca de sus proveedores y sus clientes, es lo que permite crear grandes naves para después distribuir los productos, pero si los costes de desplazamiento son más altos que en cualquier otra zona, quién va a querer venir aquí. Ahora podrán venir.

- El Octavo Centenario de la Universidad puede ser también una oportunidad para dar salida al emprendimiento y para acercar empresas.
- Como he tenido contacto directo con muchos mercados financieros, voy a hacer todos los esfuerzos posibles por poner en contacto a la Universidad con las grandes empresas del Íbex-35, que empiecen todos a mirarnos. El Partido Popular se ha volcado estos años en transferir resultados para Salamanca, con una importante relación con la Universidad y logrando por ejemplo incentivos fiscales para el Octavo Centenario.

- Hablando de la Universidad, su otra labor fundamental es la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres y recientemente presentaba un libro al respecto en la institución académica. ¿Qué propuestas tiene el Partido Popular en esta materia?
- Muy buenas propuestas. En ese libro insisto en la necesidad de proteger no sólo a la madre, sino también a los hijos, y esa es una medida que acaba de tomar y poner en marcha el Partido Popular, y que desarrolla en su programa. Destaca la cantidad de redes de centros de atención a mujeres víctimas de violencia de género. No sé por qué se asocia la igualdad a la izquierda cuando es cosa de todos, pues el Partido Popular está llevando a cabo importantes proyectos de apoyo directo a la mujer. Luego hay otra medida fundamental. El PP es el primer partido en la historia de España que reconoce retroactivamente el papel de mujeres que están cobrando su pensión y se les va a reconocer fiscalmente por haber sido madres, por haber contribuido a aumentar la población, el papel de una mujer trabajadora que tiene que conciliar la vida laboral y familiar.

- ¿Y medidas de ayuda económica directa, como fue el denominado ‘cheque bebé’?
- Hay otro tipo de cheques familiares, pero van en otra línea. Yo por ejemplo el ‘cheque bebé’ del anterior gobierno lo cobré de mal humor. Todas las medidas que son dar algo de forma general a la población sin tener en cuenta si en ese momento se necesita, yo estoy en contra. A mí me lo pagaron en 2010 y ese dinero tenía que haberse dirigido para incentivar la creación de empresas, como ha hecho el PP. De hecho, en ese momento se habló de quienes terminaban comprando otras cosas con el ‘cheque bebé’ del PSOE.

- ¿Cuál es la situación actual de la igualdad de géneros en Salamanca?
- No la veo mal. Desde el PP hay varias asociaciones que luchan por los derechos de las mujeres y tienen una red de casas fundamental. Además, desde la Comisión del Ayuntamiento se está haciendo un esfuerzo enorme para coordinar todas las políticas de igualdad entre hombres y mujeres.

- ¿Qué otras medidas sociales destacaría del programa electoral del Partido Popular?
- La principal medida social, y pensando en una población importante en Salamanca como son los mayores, es el asegurar una pensión a largo plazo. Luego, por supuesto, desarrollar programas de apoyo como la Ley de Dependencia para que los familiares puedan hacerse cargo de los mayores. Esas medidas son importantes porque afectan directamente a la calidad de vida. Y que no va a subir el IVA, como promete Ciudadanos, que quiere que el pan, la leche y los huevos resulten tres veces más caros a nuestros mayores.

- Todas estas medidas, si es elegida, las tendrá que defender desde el Senado, que ahora parece una cámara parlamentaria secundaria.
- Es una pena que todo el mundo tenga esa percepción cuando es la Cámara Alta y debería jugar un papel más significativo. Es un trabajo silencioso, me niego a dar credibilidad a quienes dicen que no se toman medidas decisivas, lo que pasa es que se trabaja duramente en comisiones que en coordinación con el Congreso ayudan a mantener la estabilidad y la gobernabilidad de España. En este momento se discute porque conviene, primero porque se discute en España la unidad territorial y atacar a las instituciones es muy goloso para los grupos nacionalistas, y los que no siéndolos les apoyan. En segundo lugar, hay un empeño en reducir gasto público, ahora se propone eliminar las diputaciones cuando no representan un gasto relevante en el conjunto del Producto Interior Bruto, y por otro lado se habla de romper el Senado por eficiencia económica. El PP ya la está logrando por otras vías, reduciendo el gasto público, pero también aumentando los ingresos. Ésa es la mejor forma de ahorrar, incrementar la productividad y la riqueza de España. Es poco acertado discutir el papel de las diputaciones y del Senado, deberíamos estar centrados en otras discusiones. Por ejemplo en seguir apostando por el mundo rural como está haciendo el Partido Popular.

- ¿Cuál considera que puede ser su labor en el Senado para defender los intereses de Salamanca?
- Entiendo que me han llamado por asuntos económicos. La economía está detrás de todo y me volcaré cien por cien si soy elegida. También puedo trabajar por la educación, la igualdad y muchos otros aspectos porque creo que estando ahí dentro se puede influir muchísimo en el bienestar de España para los próximos años.

- Para que la conozcan más los salmantinos, ¿cómo se define Esther del Brío?
- La fama que tengo es de ser una persona que resuelve problema, soy muy eficiente, o he tratado de serlo. Creo además que soy creativa y es una faceta que he tratado de desarrollar en mi carrera profesional. Y luego soy una persona con gran empatía, han pasado por mis aulas unos cinco mil alumnos, he tenido que aprender tanto de ellos al tratarlos… por eso sé muy bien ponerme en el lugar del otro, y eso en un político es fundamental. ¿Aficiones? Ahora soy madre, profesora y política, no tengo tiempo libre, pero en todo lo que puedo arañar me encanta viajar y conocer sitios nuevos, sobre todo en el extranjero, me gustan los idiomas, hablo cuatro, además del castellano el inglés, francés e italiano, y me gusta mucho conversar. También escribir, sobre todo cuando viajo en transporte público, pequeños relatos que me sirven para transcribir mis ideas sobre igualdad, injusticia social o simplemente por divertirme.

-¿Por qué los votantes salmantinos deben marcar la cruz para elegirla como senadora el próximo 20 de diciembre?
- Porque soy una persona en la que se puede confiar, que ayuda a los demás, la cuarta hija de siete hermanos, acostumbrada a compartir, a ser generosa.

- ¿Y por qué deberían marcar las tres cruces para senadores del Partido Popular?
- Porque con otros partidos no está garantiza ni la creación de empleo, ni el respeto de las libertades, ni el respeto de la unidad de España. Y sobre todo, ante aquellos que se están ilusionando con cosas nuevas, pensando que en lo nuevo está lo mejor, no es momento de arriesgar, España necesita continuidad política, necesitamos seguir desarrollando el proyecto importante y fundamental del PP. Estos equipos nuevos no traen un proyecto político.

Comentarios
Lo más