Investigadores españoles y argentinos analizan la relación de los vecinos de Ibeas y Atapuerca con los yacimientos

Investigadores españoles y argentinos analizan la relación de los vecinos de Ibeas y Atapuerca con los yacimientos

La revista 'Conservation and Management of Archaeological Sites' acaba de publicar el artículo Atapuerca: los vecinos tienen la palabra en el que ha intervenido el investigador de la Universidad de Burgos Juan Carlos Díez Fernández Lomana junto con otros estudiosos argentinos y españoles. Esta publicación es una de las principales revistas internacionales, la quinta mundial en la rama de conservación y ciencias sociales, y de la que se hace eco el portal sinc.

El artículo señala que en el año 2000 los yacimientos de Atapuerca fueron declarados patrimonio de la Humanidad por UNESCO, provocando una revolución turística y social, en su entorno y en la ciudad de Burgos. Los periódicos, los científicos y los agentes políticos y gestores comentan a menudo hallazgos, el número de visitantes y turistas, así como el impacto económico. Los yacimientos han generado la creación de un Museo en Burgos, dos centros de acogida en los municipios aledaños a la sierra y un conjunto de infraestructuras junto a las excavaciones arqueopaleontológicas.

Los investigadores advierten que no se ha dado voz pública a los vecinos de Ibeas de Juarros y de Atapuerca, aunque la Unesco estipula que deben participar en la labor de velar por la conservación y protección del patrimonio. Dieciséis años después, el equipo hispano argentino ha publicado cómo es la relación que la comunidad local tiene con la sierra y los yacimientos, cómo sienten los habitantes de esos municipios el tratamiento que les han dado los gestores del Patrimonio y qué valoración hacen de los cambios producidos por el turismo y la declaración de la Unesco.

Las respuestas dadas en el estudio indican su profundo amor por la sierra y su respeto hacia los investigadores, pero el vecindario se queja de encontrarse fuera de todos los marcos decisorios y de gestión de los recursos, lo que está produciendo un creciente desapego. Los investigadores afirman que "la inexistencia de procesos de comunicación y participación con los vecinos, atenta contra la base patrimonial y hace peligrar la vinculación entre el bien que quieren preservar y las personas que más lo aman y conviven con dicho Patrimonio".

La investigación llevada a cabo desde la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Argentina) y la UBU, en el marco de un proyecto de investigación ERASMUS, concluye que "el patrimonio necesita ser democratizado y que la comunidad local debiera ser, tanto como el turismo o la rentabilidad económica, uno de los ejes privilegiados por la administración pública".

Comentarios
Lo más