La inagotable fuente del folklore de Surco da de beber durante 25 años

La inagotable fuente del folklore de Surco da de beber durante 25 años

En la zona de Las Villas, entre los municipios de Villoria y Babilafuente, nació el grupo Surco allá por 1989 bajo la dirección del conocido folklorista Cefe Torres. Cumple el grupo 25 años de historia en el empeño de conservar vivas las costumbres y tradiciones de la provincia de Salamanca, a través de música, baile y espectáculos, en un afán investigador de la cultura popular. Cantos, danzas, bailes y ritos de la provincia salmantina han conformado el hacer de grupo Surco representando a todas las comarcas como la Sierra de Francia, Sierra de Gata, Ribera del Duero, Las Villas, La Armuña, Campo Charro, Peñaranda… Cuidando al máximo las peculiaridades y características de cada zona mencionada.

Surco lo compone un nutrido elenco de músicos y voces masculinas y femeninas, sin olvidar el equipo o el cuerpo de baile hasta sumar más de cuarenta componentes. En cada actuación dan muestra de la variedad de ritmos y músicas, la variedad de instrumentos como los panderos, panderetas, almirez, castañuelas, botella, yunques, sartenes, gaitas y flautas, dulzaina o tamboril; pero también, de la riqueza y variedad de vestuario, joyas y adornos tanto en los hombres como en las mujeres como puede ser el caso de trajes de faena, de gala, de la Sierra, de la Ribera, de boda… Algo que ha conocido y conoce la provincia de Salamanca pero también buena parte de la geografía española y países como Francia, Portugal, Irlanda o Bélgica. Gracias a Surco, la cultura de folklore charra ha superado fronteras. En todos sus espectáculos se ve claramente la combinación de los componentes folklórico y teatral, tal y como se puede apreciar en algunos de sus trabajos como ‘La Boda Charra’, ‘Semblanza Charra’ o ‘Bailando poesía, homenaje a Gabriel y Galán’.

Con motivo de este 25 aniversario, el padre y promotor del grupo Surco recibe a SALAMANCA24HORAS para contar de primera mano la trayectoria del mismo y diferentes aspectos del folklore charro. Cefe Torres, como si fuera ayer mismo, recuerda a la panda de chavales que en Villoria comenzaron a interesarse por el folklore de la provincia y que darían vida a esta formación. “En realidad Surco fue una fusión de dos grupos que existían antes. Uno fue el grupo de La Rosca, de Villoria; y Manantial, de Babilafuente, con motivo de un festival internacional al que fuimos invitados en Barcelona”. “Lo que teníamos en Villoria era una escuela referente casi a nivel nacional de folklore. Había mucho interés por el folklore que conocí en mis inicios como profesor de uno de los cursos que ofertaba la Diputación Provincial”, señala Cefe.

A día de hoy, y con esta dilatada trayectoria de la formación, la ilusión por la difusión de la cultura popular permanece intacta. Si bien es cierto, a pesar de lo dificultoso de ello en la actualidad. “La dificultad no radica en nosotros, porque le ponemos mucha pasión. Cuando haces las cosas con pasión resulta fácil y cómodo. Pero las instituciones públicas siguen sin apostar mucho por el folklore, por lo nuestro, y se contradice un poco con lo que es Salamanca con el título de Capital Europea de la Cultura. Y es por lo que tenemos, pero no se valora demasiado”, apunta Cefe Torres. Quizás, la peculiaridad y el estilo propio de Surco haya sido la clave de su permanencia en el tiempo así como la perseverancia en su trabajo.  “Hemos escapado un poco de la figura tradicional de la música salmantina de tamborilero con la pareja de baile o el grupo. No por hacerlo de menos pero sí por ir un poco más allá. Queríamos situar todo lo que hacíamos en un contexto y en un lugar. Entonces, creemos que es más fácil explicar que si haces bailes de boda, situarlos dentro de una boda. Tenemos espectáculos donde escenificamos una boda a la antigua usanza, otro en que se ponen de manifiesto los trabajos del día a día en Castilla. Por eso somos un grupo diferente, ni mejor ni peor”.

Por delante, como así manifiesta Cefe Torres en su deseo, el futuro. Y parece que por el momento está asegurado en Surco. “Para saber si te gustan las cosas hay que probarlas. Por eso animo a la gente que lo practique. A que se meta de lleno a conocer nuestros cantos, nuestros bailes, nuestros ritos… Cuando estás dentro lo valoras mucho más”, señala en relación a las generaciones venideras que seguirán dando vida al grupo “porque el folklore es una fuente inagotable”. Y más en Salamanca, como también apunta: “Tenemos una provincia riquísima en ritos y en tradiciones. La imagen que puede dar desde fuera el folklore charro es la sobriedad. Sin embargo, es un baile muy rico con cantidad de matices, elegante y el único baile de España donde tienen una importancia vital los pies utilizando el movimiento único de Borneo. Además, la música salmantina e igual que los bailes tienen una riqueza tremenda en matices y en ritmos”, finaliza.
 

Comentarios
Lo más