Tener un trabajo tampoco es una garantía para salir de la pobreza

Tener un trabajo tampoco es una garantía para salir de la pobreza
La tasa de hogares pobres con hijos en los que algún miembro trabaja en España es de las más altas de Europa. A finales del año pasado las familias con todos sus miembros en paro se situaron en 11.200 en la provincia de Salamanca

La desigualdad está directamente ligada con el empleo. El trabajo de los padres juega un papel fundamental en el desarrollo de los niños, es la principal fuente de ingresos, especialmente en el caso de las rentas más bajas, que son más vulnerables al desempleo y la precarización.

La destrucción de empleo durante la crisis ha afectado de forma desproporcionada a las familias más pobres y con hijos en nuestro país. España es el país donde más ha aumentado durante la crisis el número de niños que viven en hogares donde nadie trabaja.

Pero tener un trabajo tampoco es una garantía para salir de la pobreza: la tasa de hogares pobres con hijos en los que algún miembro trabaja en España es de las más altas de Europa.

Precisamente la última Encuesta de Población Activa, correspondiente al cuarto trimestre de 2016, muestra que 11.200 familias salmantinas tienen a todos sus miembros en paro. Son dos mil más que el trimestre anterior, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Actualmente, de las 146.000 familias que componen la provincia de Salamanca, la tercera parte carece de personas en activo. La EPA contabiliza 53.400 sin activos y 92.600 con al menos un activo.

Comentarios
Lo más