El Museo de Zamora expone ocho nuevas obras del pintor Jesús Gallego Marquina

El Museo de Zamora expone ocho nuevas obras del pintor Jesús Gallego Marquina
El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Alberto Castro, ha inaugurado hoy la nueva exposición del Museo de Zamora, centrada en la figura del pintor Jesús Gallego Marquina. En la inauguración también han estado presentes la jefa del Servicio Territorial de Cultura, Pilar Alonso, la directora del Museo, Rosario García, y Ana Isabel Almendral Oppermann, quien ha donado ocho obras del pintor zamorano.
 
La exposición “Gallego Marquina en Zamora” podrá visitarse hasta el 28 de septiembre en horario de 19.00 a 21.00 horas de martes a viernes, los sábados de 12.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas y los domingos de 12.00 a 14.00 horas.
 
La generosa donación realizada al Museo de Zamora por Ana Isabel Almendral Oppermann, compuesta, entre otras, por ocho obras de Jesús Gallego Marquina, uno de los más reconocidos pintores zamoranos del siglo pasado, ha motivado la celebración de esta muestra temporal.
 
En la misma, además de presentar al público unas obras íntimamente ligadas a la familia Almendral, cuya amistad reforzó durante años la unión de Gallego Marquina con Zamora, se pondrán contemplar otros lienzos del pintor pertenecientes a colecciones locales -Museo de Zamora, Diputación de Zamora, IES Universidad Laboral, familia Prieto Cirac y familia Haedo García- que facilitan su contextualización, permiten comprobar la evolución de una sensibilidad poética al compás de los avatares de la vida y constatan el permanente vínculo emocional de Gallego Marquina con su tierra.
 
Zamora y sus protagonistas, Castilla y sus tipos humanos, fueron elementos de reflexión constante en la obra de Jesús Gallego Marquina; una inclinación argumental persistente y reveladora de los estrechos lazos que existían entre el pintor y su tierra, una memoria íntima que le acompañaría siempre, allí donde estuviese, inasequible al olvido. A pesar de vivir en Barcelona desde la década de 1940, Gallego Marquina continuó pintando un paisaje, el castellano, que sentía como parte de sí mismo.
 
La muestra se completará en septiembre con la celebración de una conferencia que impartirá la propia donante sobre la relación del artista con la familia Almendral.
 
Comentarios
Lo más