“En Santa Marta no falta ningún servicio que realizar y se están dando con calidad y garantía”

“En Santa Marta no falta ningún servicio que realizar y se están dando con calidad y garantía”

A Javier Cascante Roy todavía le queda casi medio año como inquilino del despacho de alcalde del Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes. Desde esa estancia, este hombre obstinado que llegó al municipio para trabajar hace más de dos décadas y terminó empeñado en mejorarlo, se muestra plenamente convencido de que los objetivos que se marcó allá en 2007, cuando ganó sus primeras elecciones, se han cumplido con creces aunque lo que más llama la atención escuchándole es su convicción de que, a estas alturas y salvo que su partido disponga lo contrario, su misión ya está cumplida.

-¿Qué balance hace de estos cuatro años de legislatura a punto de terminar?
-Lógicamente mi respuesta es positiva, pero lo tendrían que valorar los vecinos y no tengo duda de que lo harán a la hora de depositar su voto. Nuestro programa suponía, principalmente, la consolidación de lo que se había hecho en la anterior legislatura, que fue dar la vuelta tanto interna como externamente a Santa Marta. Y lo hemos conseguido. Las infraestructuras han mejorado (aparcamientos, viales, ornamentales, carril bici, saneamiento), con una importante cifra en inversión.

Al capítulo de Formación y Empleo se han destinado más de 400.000 euros y hemos dado la posibilidad de trabajar a un gran número de personas.  Los Servicios Sociales han sido mejorados a pesar de que los ingresos han sido menores en nuestros presupuestos.

En lo relativo a la Policía se ha racionalizado el servicio y se le ha dotado de unas condiciones inmejorables (nuevo cuartel, dotación de seguridad, etc.). Respecto al área de Juventud, dispone ahora de unas instalaciones más que dignas mientras que Educación y Cultura también ha experimentado mejoras con las dos escuelas de referencia, Hostelería y Música, así como en lo relativo a las ayudas para compra de libros a las familias o la puesta en marcha del Banco de Libros.

En el área de Deportes destaca la ayuda brindada a todos los clubes. Por su parte, Participación Ciudadana dispone de nuevas instalaciones que dignifican sus actividades, acompañadas de subvenciones para poder realizarlas. En Medioambiente y Mantenimiento, quizás las áreas con más contenido (junto con Empleo y Asuntos Sociales), se ha tenido una atención especial a la limpieza, jardines o el saneamiento.

Por último, en Urbanismo se ha conseguido la aprobación del PGOU y darle a las urbanizaciones su protagonismo en el municipio además de conseguir con una de ellas, Valdelagua, que por fin y después de más de 30 años, sea recepcionada formalmente tras un arduo trabajo a lo largo de dos legislaturas con las diferentes Juntas Directivas de la Urbanización.

-También ha sido la legislatura de los cambios en el área de personal
-Hemos cumplido con todos los objetivos y compromisos adquiridos con el personal y sindicatos dándoles, efectivamente, una nueva imagen y oportunidad para todos los funcionarios y el personal laboral que no ha querido funcionarizarse.

-¿Ha cumplido todos los objetivos que se había marcado hace cuatro años?
-Los objetivos están más que cumplidos. En Santa Marta no falta ningún servicio que realizar y se están dando con calidad y garantía. Luego el día a día es muy duro para conseguir esta garantía y calidad. Además de los objetivos, hemos implementado con otras intervenciones temas globales como el de la eficiencia energética, que todas las administraciones hemos cumplir en el tiempo. Al mismo tiempo, hemos sabido mantener saneadas las cuentas del Ayuntamientos sin tener déficit tanto en la primera de las legislaturas como en la actual. De hecho, ha habido años en los que ha habido superavit importante.

-¿En qué medida ha lastrado la crisis su gestión de estos 4 años?
-Santa Marta ha ido creciendo en los últimos 20 años y, por mor de su crecimiento, los ingresos por este motivo eran importantes. La crisis paró absolutamente el tema inmobiliario por lo tanto los ingresos se cortaron también de forma drástica, obligándonos a ir a presupuestos mucho más conservadores y ajustados a la realidad de los ingresos.

Las subvenciones que antes se recibían de otras administraciones lógicamente han disminuido. Pensemos que en la legislatura anterior fueron muchos millones de euros los que se consiguieron por este camino y dieron su fruto en lo que hoy es Santa Marta.

-¿Ha sido el empleo la prioridad de esta legislatura?
-Efectivamente, los presupuestos para Formación y Empleo han sido importantes, tanto en los presupuestos como en lo relativo a las subvenciones que se van recibiendo a lo largo de los ejercicios. Hemos formado a través de las distintas concejalías a muchos jóvenes y no tan jóvenes que han podido reincorporarse o llegar por primera vez al mercado laboral en tiempos tan difíciles como los vividos. Como ejemplo, en el presupuesto para este 2015 volvemos a apostar verdaderamente por la Formación y el Empleo apoyados por subvenciones procedentes de la Junta y la Diputación.

-¿Cuál es el proyecto del que se siente más orgulloso?
-El proyecto global de Santa Marta de Tormes al intentar darle, y a mi juicio consiguiéndolo, un aire diferente a nuestro municipio junto con los temas más principales en tiempos de crisis como son las actividades formativas, el empleo o los Servicios Sociales.

-¿Y la espina que se le va a quedar clavada?-
-Particularmente y a nivel de gestión, creo que ninguna. En los municipios lo he repetido muchas veces y lo repetiré hasta que algo o alguien me convenza de lo contrario- no se hace ‘alta política’, sino gestión y trabajo por intentar mejorar todos los servicios, mantener al día nuestro Ayuntamiento de cara a sus proveedores y servicios y mejorar en lo posible la vida de todos ciudadanos y vecinos de Santa Marta.

-¿Cómo se encontró el nivel de deuda y cómo la deja?
-En ninguno de los ejercicios, contabilizando los 8 años transcurridos desde 2007, hemos tenido déficit; todo lo contrario. En alguno de ellos los resultados han sido muy buenos con tal superávit que nos ha propiciado la posibilidad de hacer alguna intervención importante.

-Termina la legislatura y el proyecto de la Isla del Soto continúa pendiente  ¿Se quedan otros proyectos en el tintero?
-El de la Isa del Soto fue uno de los proyectos de la anterior legislatura y que, por cambios en la dirección de la Confederación Hidrográfica del Duero -que es quien debe de licitar este proyecto- y por la crisis, se ha ido retrasando. No obstante tenemos un escrito de la Confederación recibido en el mes de diciembre pasado en el que nos comunican que saldrá publicado en el BOP a primeros de este año 2015 y lsugieren a posibilidad de terminar hacia el otoño del presente año.

-Desde fuera da la impresión de que Santa Marta es un municipio complicado de gobernar por la estructura social de su población, ¿es así?
-Yo cambiaría la palabra ‘gobernar’ por regir o gestionar. No por las dificultades, que las hay, sino por lo que antes señalaba sobre la ‘alta política’ en los municipios. Santa Marta tiene una gran población (censados más de 15.000 y alrededor de 20.000 residentes) y, como bien dice usted, la estructura de su población es heterogénea pero realmente la dificultad de gestionar está en la adecuación de las medidas entre el ratio de problemas diarios y normales y las personas dedicadas plenamente a estas tareas, tanto funcionarios como concejales.

La mayoría de las concejalías (incluida la alcaldía), están haciendo labores que no les corresponderían por definición, pero que dada la infraestructura del Ayuntamiento son necesarias en detrimento de otras de representación y aportación de propuestas políticas estrictamente.

-Tras los acontecimientos vividos durante los dos últimos años en la jornada inaugural de las fiestas de Santa Marta, ¿deben estar preocupados los vecinos por el vandalismo en la localidad?
-De ninguna de las maneras. Ningún vecino puede preocuparse por vandalismo por un hecho absolutamente aislado y perpetrado en unas fiestas y en un momento concreto (posteriormente, las fiestas se desarrollaron con toda normalidad, alegría y regocijo de vecinos y forasteros) y por unos desalmados y maleducados jóvenes que piensan que la diversión es eso romper las cosas y beber sin comprender que los desperfectos los pagamos todos, e ignorando que sus actos terminan en denuncias presentadas ante la Guardia Civil.

En Santa Marta, como en todos los sitios, hay descerebrados que piensan que si no beben, no se divierten, pero esto ocurre en todos los sitios y no se piensa que en la ciudad o el municipio hay un vandalismo preocupante. Podemos pensar en fiestas como Las Fallas, La Tomatina, San Fermín, etc. en las que los actos parecidos son cotidianos y nadie piensa que sus jóvenes sean unos vándalos ni les preocupa el ‘vandalismo’ de su municipio. Una gran mayoría de los jóvenes de Santa Marta son sanos y demuestran su civismo durante los 365 días del año, también durante las fiestas.

-En 2013 afirmaba: “si no se han hecho más cosas es porque nos hemos encontrado con las trabas de la oposición”. ¿Cómo ha marcado la legislatura el hecho de haber compartido gestión con tres formaciones opositoras (PSOE, IU y UPyD)?
-La oposición ha creído que su labor consiste en oponerse al equipo de Gobierno y no colaborar en nada con él, con el consiguiente deterioro de los temas principales en Santa Marta y fijando en temas personales sus objetivos políticos.

Todos los proyectos para realizar actividades, inversiones, presupuestos, etcétera, son informados por los técnicos correspondientes. Los temas urbanísticos pasan por el arquitecto y los técnicos de urbanismo ya internos como externos. En el tema económico se tiene en cuenta al Interventor y en asuntos jurídicos y legales la voz cantante la lleva el Secretario en su día y la actual Secretaria. Cualquier tema que exija informes propicia que se pidan y, si no son favorables, no se hace o se modifica la forma. Sin embargo, absolutamente todos los que hemos efectuado han tenido los informes favorables de los técnicos. Así ha sucedido también con las contestaciones a escritos presentados que los ajustan a los reglamentos establecidos.

Por lo tanto, claro que han entorpecido la labor en algunas ocasiones. Se me vienen a la mente presupuestos con inversiones importantes que, por haber sido impugnados, no se han efectuado; inversiones como la de la nueva biblioteca, construida por la empresa con la que “pensábamos permutar parcela por construcción”; viviendas de Protección Oficial o conseguir  trasladar la escuela de música a la ubicación de la actual biblioteca... La Asamblea Ecologista de Santa Marta e Izquierda Unida consiguieron con su recurso que los clientes de las viviendas de protección huyeran, imposibilitando así la condición que tenía la empresa de conseguir financiación por la venta de estas viviendas para poder construir la nueva biblioteca ‘llave en mano’ en el solar anexo al Ayuntamiento, hoy vacío. También ha sucedido con otros asuntos de menor envergadura y siempre ‘santificados’ por los informes de los funcionarios de habilitación nacional, que han sido judicializados cuando, en buena sintonía y por los cauces normales de consenso, se podrían haber llevado a cabo.

-¿Ha meditado presentarse a la reelección?
-Tengo la costumbre de meditarlo todo. En este caso, creo personalmente que para un regidor dos legislaturas son suficientes para que su proyecto se pueda realizar y llevar a buen término. Creo que mi objetivo tanto personal como global está conseguido. No obstante yo me debo al Partido en los temas políticos, que no personales, y estoy a su disposición si fuera necesaria mi presencia en cualquiera de los lugares en los que el Partido quisiera tenerme, independientemente de que mi pensamiento y mi forma de ver las cosas son así. Creo suficientes dos legislaturas para haber dado al municipio donde resido desde hace más de 20 años lo que mi fuero interno quería y deseaba.

Comentarios
Lo más