Ruta MTB en Miranda del Castañar

Ruta MTB en Miranda del Castañar
Reza el dicho popular que el que no se arriesga no cruza la mar, hoy se podría decir que el que no se arriesga no disfruta de una mañana espectacular de bicicleta de montaña en la Sierra de Francia. Más de 60 preinscritos, con las nefastas predicciones meteorológicas cabría pensar que finalmente habría que suspender la ruta. En Béjar durante la noche había llovido casi sin cesar, no obstante la organización se desplazó hasta Miranda del Castañar para comprobar si había  o no gente esperando para hacer la ruta.

La sorpresa, o no tanto, es que al entrar en Miranda ya había ciclistas rodando por la plaza del Castillo, tras formalizar las inscripciones más de 25 locos por la bicicleta de montaña estaban dispuestos a iniciar el recorrido. Como premio la meteorología respetó y ofreció una mañana sin lluvia salvo los primeros metros, pero una mañana serrana de otoño con los colores matizados por la lluvia caída que dejó a todos con la boca abierta incluso a los que suelen pasear por ella. En los tramos empedrados, el agua los hacia particularmente resbaladizos y había que utilizar lo mejor de nuestra técnica para evitar un revolcón. Alguno hubo sin consecuencias y pequeñas averías solventadas sobre la marcha.

Como en todas las rutas la participación va rotando, había algunos noveles de Salamanca y unos amigos de Segovia que vinieron además a pasar el fin de semana, un pequeño grano de arena al turismo de la Sierra. Estos últimos que no habían visitado antes la zona no creían que pudiera haber en Salamanca una comarca como ésta, con estos paisajes, esta vegetación, los senderos les encantaron de tal modo que dijeron la final que volverían en otra ocasión. Recorrieron entre otros trechos el camino del agua entre Monforte y Mogarraz o el GR-10 entre Majadas Viejas y Monforte.

El pequeño grupo facilitó el manejo dentro de la ruta, paradas más cortas, menos averías y un grupo compacto que favorece las conversaciones y trabar amistad entre los participantes que no se conocen. A las 14:30 horas estában todos en Miranda, tras tomar un refresco o una cerveza y comentar los avatares de la ruta, emprendieron el regreso cada uno a su lugar de origen.

Comentarios
Lo más