El cáncer de piel, el efecto nocivo del sol que más preocupa a los salmantinos

El cáncer de piel, el efecto nocivo del sol que más preocupa a los salmantinos

El cáncer de piel (77%) y las quemaduras (10%) son los efectos perjudiciales de las radiaciones que más preocupan a los salmantinos, según el cuarto Estudio CinfaSalud 'Percepción y hábitos de salud de la población española en torno a la fotoprotección', avalado por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). El envejecimiento de la piel y las alergias y problemas cutáneos (5% en ambos casos), así como los problemas en la visión (3%), son los otros efectos nocivos que más inquietan a los encuestados de esta comunidad.

La investigación se ha basado en un cuestionario online realizado a una muestra representativa de 3.000 mujeres y hombres de nuestro país, de entre 18 y 64 años, residentes en todas las comunidades autónomas. De ellos, el 57,8% pertenece a los fotototipos más claros (I, II y III), con mayor proporción de mujeres que de hombres. Solo el 9% de los castellanos y leoneses se protege del sol todo el año.

A pesar de que en nuestro país parece existir una amplia conciencia sobre los daños que el sol puede causar, siete de cada diez (71%) se aplican la crema fotoprotectora solo al exponerse directamente al sol, frente al 29% que lo hace diariamente durante el verano. En cambio, el 16% se protege cuando va a la nieve y el 1% solo hasta que se broncea –porcentaje más bajo de toda España-. Solamente el 9% se aplica la crema todo el año, como recomiendan los expertos.

“Es crucial tener presente que también en el camino a la playa o a la piscina, e incluso mientras damos un paseo al aire libre en invierno, nuestro rostro, manos y otras partes del cuerpo están expuestas a la radiación”, recuerda el dermatólogo José Carlos Moreno Giménez, Presidente de Honor de la AEDV y Coordinador de la Campaña Euromelanoma de la Fundación Piel Sana. 

Por otra parte, los encuestados no siguen siempre las tres medidas que garantizan la eficacia de la crema fotoprotectora: solo la mitad (51%) se aplican el producto treinta minutos antes de tomar el sol, aunque son los españoles que más lo hacen. El 39,6% lo renueva cada dos horas y solo el 22,9% se lo reaplica tras bañarse o secarse.

Además, usar crema fotoprotectora (69%), evitar el sol en las horas centrales del día (54%), permanecer en la sombra o debajo de la sombrilla (38%) y protegerse con ropa o gafas de sol (33%) son el resto de medidas recomendadas por los dermatólogos con que los encuestados de esta comunidad afirman protegerse de los rayos solares.

Las mujeres, quienes asumen la fotoprotección de los hijos 

La investigación también revela que las mujeres se encargan en exclusiva de la fotoprotección familiar en cuatro de cada diez hogares (42%) y de manera compartida con el hombre en el 44% de ellos. Solo el 7% de los encuestados afirma que en su familia es el padre quien se ocupa en exclusiva de la fotoprotección de los hijos, aunque se trata del segundo porcentaje más alto de España, solo superado por el de Canarias (10%).

Por otra parte, a pesar de que los bebés menores de un año nunca deben ser expuestos directamente al sol, más de la mitad de los padres y madres (52%) lo hace. Como recalca al respecto la doctora Aurora Garre, experta médica de Cinfa, "los niños menores de un año no tienen todavía la capacidad de defenderse del sol mediante el aumento del tono de color  o bronceado, lo que deriva en un altísimo riesgo de quemaduras. Por tanto, es crucial extremar las precauciones con ellos durante los días de playa, montaña o juegos y actividades al aire libre, y de ningún modo exponerlos al sol antes de los doce meses”.

Radiación IR-A, la gran desconocida 

Como explica la doctora Garre, “en este estudio CinfaSalud, hemos constatado que, si bien la población es conocedora en gran medida de los efectos nocivos que producen las radiaciones UV, todavía no existe conciencia en nuestro país sobre otro tipo de radiaciones que también son perjudiciales para nuestra piel, como las infrarrojas A (IR-A)”. Dos de cada tres encuestados (67%) conocen todos los efectos perjudiciales de los rayos UV (mayor riesgo de cáncer cutáneo, quemaduras en la piel y, con el paso del tiempo, arrugas y manchas), frente a solo el 23% que sabe qué son las radiaciones IR-A del sol. 

“La radiación IR-A, que produce sobre la piel una sensación de calor, atraviesa todas las capas de la dermis hasta llegar a la más profunda, la hipodermis, lo que agrava los efectos nocivos de las UV y acelera el proceso de fotoenvejecimiento”, explica la doctora Garre. 

Diez consejos para disfrutar del sol con responsabilidad

1. Evita la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos solares son más fuertes y perjudiciales entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde. También la altitud aumenta la peligrosidad del sol, así como algunos tipos de nubosidad.

2. La sombra, tu mejor aliada. Resguárdate de los rayos del sol bajo los árboles o usa una sombrilla, aunque no olvides que su protección no es total, porque algunos tipos de superficies –agua, arena, nieve, hierba- reflejan las radiaciones solares.  

3. Protégete también en el automóvil. Al elegir tu nuevo coche, recuerda que los cristales más eficaces son los laminados tintados de gris. En el caso de coches ya fabricados, puedes colocar películas plásticas sobre los cristales o tintarlos, siempre de acuerdo a la legislación.

4. Consulta los índices ultravioleta (IUV). Antes de la exposición al sol o una actividad al aire libre, conviene informarse sobre la intensidad de las radiaciones a través de canales como la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) o la app solar de Be+: a partir de 6, el riesgo es alto y se deben extremar las medidas de fotoprotección, así como elegir el SPF adecuado.

5. Protege tu cuerpo con la ropa adecuada y usa sombrero. Los colores oscuros protegen más que los claros y algunos tejidos, como el algodón, la viscosa, el rayón y el lino, protegen menos que otros como el  nailon, la lana, la seda y el poliéster. Respecto al sombrero, uno de ala ancha proyectará sombra a tu rostro y cuello, además de a tu cabeza.

6. Utiliza gafas de sol para evitar los daños oculares. Es necesario que las gafas tengan una protección 100% frente a los rayos UV y solo si están  homologadas por la Unión Europea, se puede garantizar que así sea. Las que mejor protegen los ojos y la piel que los rodea son las gafas de tipo envolvente.

7. Utiliza un fotoprotector adecuado a tu fototipo y a las circunstancias de la exposición. Nunca te apliques factor de protección inferior a 30. Por su parte, las personas de fototipos claros (I y II) deben usar siempre un SPF muy alto (50+) y en cuyo envase se especifique que también protege de la radiación ultravioleta A con el símbolo   . Póntelo media hora antes de exponerte al sol y reaplícalo cada dos horas y tras el baño, acordándote de secar bien la piel antes. Elige, además, bálsamos labiales que contengan filtros solares.

8. Educa a tus hijos sobre la necesidad de protegerse del sol. Los niños menores de un año nunca deben ser expuestos directamente al sol y, cuando tienen 2 o 3 años, sus padres deben extremar todas las medidas de fotoproteccion (prendas de vestir, gorros y gafas de sol), así como aplicarles fotoprotectores específicos para niños con SPF 50+ y el símbolo  . Sobre todo, trata de concienciar a tus pequeños de los riesgos que entrañan las radiaciones predicando con el ejemplo.

9. No bajes la guardia después del verano. Las radiaciones solares son peligrosas durante todo el año, no solo en verano. Recuerda también, cuando practiques deportes de invierno, que la nieve refleja un 80% los rayos de sol, por lo que debes emplear fotoprotectores con un SPF mayor de 50.

10. Mucho cuidado con las salas de bronceado. El bronceado artificial no protege frente al fotoenvejecimiento y conlleva un riesgo de cáncer de piel, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Comentarios