Una escultura en la Gran Vía recuerda la labor solidaria de Santa Bonifacia

Una escultura en la Gran Vía recuerda la labor solidaria de Santa Bonifacia

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, destacó que el mensaje de esperanza de la Santa Bonifacia, fundadora de la Congregación de las Siervas de San José, está hoy más vigente que nunca para superar las dificultades y defender que la educación nos da la oportuniadd de mejorarnos y cambiar nuestras vidas. Así lo hizo en la inauguración de la escultura que recuerda a la primera Santa salmantina, obra de la también salmantina Salud Parada Morollón, frente al Colegio de las Siervas de San José en la capital salmantina.

En presencia de la vicaria general de la Congregación, Madre María Álvarez, de religiosas, educadores, alumnas y alumnos, padres y madres y ex alumnos del centro, Fernández Mañueco incidió en que la Madre Bonifacia se adelantó a su tiempo y su mensaje de esperanza está vigente y es hoy más necesario que nunca porque “su fuerza residía en su fe y en crecerse ante las dificultades”. En este sentido, recordó que fue pionera en el trabajo femenino, en la liberación de la mujer y, dado su compromiso con los más desfavorecidos, defensora de que la educación nos da la oportunidad de mejorarnos y cambiar nuestras vidas.

El alcalde también señaló “el arraigo y la labor” de las Siervas para mejorar la ciudad de Salamanca a través de la labor formativa con miles y miles de salmantinas y salmantinos que “se educaron para la vida en este colegio”. “La semilla que la Madre Bonifacia sembró sigue hoy viva y creciendo en todos vosotros. Sus Hermanas y sus alumnas y alumnos que os formáis para construir la sociedad del mañana y mantenéis viva la memoria de esta mujer trabajadora que fue un ejemplo de vida”, argumentó. A juicio del alcalde, la escultura, que contempla “su gran obra que sois todos vosotros”, también materializa “su mirada protectora que siempre os acompaña”.

“Una Santa como la Madre Bonifacia escapa, por su grandeza y humanidad, a las medidas y concepciones humanas. Pero como veis esta obra se ubica a ras del suelo, que fue donde ella desarrolló su vida con humildad, sencillez y honestidad. Una escultura modelada primero en barro como la tierra sobre la tierra sobre la que se levantó su Congregación. Con líneas estilizadas que dan sensación de movimiento porque su Obra, vuestra Obra, nunca se detiene. Y en plena calle, al lado de las personas, como la Madre Bonifacia hizo en vida”, les dijo el alcalde al numeroso público asistente.

La inauguración de la estatua hace visible el agradecimiento de las personas de Salamanca a la Madre Bonifacia, según Fernández Mañueco, quien consideró que es obligado que “se reconozca a nuestras mejores hijas e hijos”. “Como alcalde, pero también como vecino de esta ciudad, me siento muy orgulloso de que la escultura de una mujer se incorpore a nuestro paisaje urbano”, dijo. Asimismo indicó que la religiosa fue una “protagonista silenciosa de su tiempo” y forma parte de esa Intrahistoria, que acuñó don Miguel de Unamuno, y que, desde dentro, “mueve y mejora a las ciudades”.

“Su historia de lucha y superación nos acerca al milagro de lo cotidiano. Desde hoy la Madre Bonificia tiene su monumento en la ciudad que la vio nacer y donde vivimos con orgullo su canonización el 23 de octubre de 2011 por el Papa Benedicto XVI. Aunque su mayor reconocimiento es que su legado y su Obra siguen vivos en todos vosotros”, finalizó su intervención el alcalde de Salamanca ante “la gran familia” de las Siervas de San José. 

Una escultura de bronce de 2,5 metros

La escultura mide 2,5 metros de altura, está realizada en bronce y acero cortén y es reflejo del estilo de la artista salmantina Parada Morollón, cuya obra se caracteriza por las líneas estilizadas, aristas marcadas y planos libres. Una obra esquemática que, en palabras de la autora, refleja la humildad de la Santa Bonifacia que mira hacia el suelo y tiene una mano apoyada sobre una rueca.

Comentarios
Lo más