La creación de empleo avanza a un ritmo tres años más lento que el descenso del paro

La creación de empleo avanza a un ritmo tres años más lento que el descenso del paro
La lista de desempleados regresa a cifras del año 2009 pero la afiliación a la Seguridad Social es similar a la de 2012. El porcentaje de parados en las oficinas del Ministerio es el vigésimo segundo que más baja, pero principalmente por el éxodo de habitantes a otras provincias y el extranjero. Mientras, la afiliación es la decimosexta que menos sube del país, con la mayoría de los contratos temporales, muchos de apenas una o dos semanas, y por discretas remuneraciones
 

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicó el jueves los datos del paro correspondientes a enero, con casi 3.300 desempleados menos en la lista de la provincia de Salamanca y 2.700 afiliados más a la Seguridad Social respecto al año pasado, comparaciones que se efectúan para determinar si se ha creado o no empleo. Son datos positivos, pero tienen una letra pequeña que no lo son tanto.

En primer lugar, cabe destacar que Salamanca ahora está en la zona media de provincias de España donde más baja la lista del paro, un 10,5%, respecto al año pasado, la vigésimo segunda que más lo hace. Los datos son similares a los del año 2009, pero hay que tener en cuenta que desde el inicio de la crisis la provincia charra cuenta con 20.000 habitantes menos, la mayoría jóvenes exiliados a otras zonas de España e incluso al extranjero en busca de trabajo.

Y es que la afiliación de la Seguridad Social es similar a la de mediados del año 2012. Salamanca es la decimosexta provincia donde menos aumenta la cifra de ocupados respecto a enero de 2016, con apenas un 2,4%. Es decir, que la cifra de personas que cotizan a la Seguridad Social, y por tanto trabajan, crece mucho menos de lo que desciende la lista del paro.

Estos contrastes se justifican porque el mercado laboral todavía está marcado por los contratos temporales e inferiores a mileurista. La letra pequeña de los datos del paro hechos públicos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social muestra que así ocurre con noventa de cada cien nuevos contratos. Y aunque se han rubricado más contratos que el año anterior, mil, la mayoría tiene una duración de escasas semanas. De hecho, uno de cada tres contratos firmados durante el último mes tiene una duración inferior a una semana. 

 

Comentarios
Lo más