Las administraciones públicas aún triplican el periodo de pago establecido por la Ley de Morosidad

Las administraciones públicas aún triplican el periodo de pago establecido por la Ley de Morosidad

A pesar de que hace más de una año que entró en vigor la Ley de Morosidad, las administraciones públicas siguen sin adaptarse y el periodo medio de pago se sitúa en 90 días, tres meses, según se desprende de la encuesta trimestral realizada por el Observatorio del Trabajo Autónomo de ATA realizada a trabajadores autónomos proveedores habituales del sector público y también privado.

El informe muestra cómo a lo largo de 2014 las Administraciones Públicas si han hecho un esfuerzo y han reducido los plazos medios de pago un 30% a lo largo del año, pasando de los 129 días en diciembre de 2013 a los 90 en diciembre del presente ejercicio, lo que se traduce en un descenso de 39 días, de media.

En lo que se refiere al sector privado, los periodos medios de pago se han mantenido prácticamente intactos a lo largo de 2014, pues si en diciembre de 2013 hablamos que el sector privado pagaba, de media, en 85 días ahora hablamos de que lo hace en 84.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, destaca que a pesar los esfuerzos por poner coto a la morosidad tanto las Administraciones Públicas como el sector privado siguen incumpliendo la Ley: los periodos medios de pago del sector público se sitúan tres veces por encima de lo que se establece (concretamente en 90 días frente a los 30 que establece la Ley) y en 84 días en el sector privado, frente a los 60 que establece la Ley. Así, teniendo en cuenta que el plazo medio de pago de las AA.PP. se sitúa en los 90 días y del sector privado en 84, el plazo medio de pago de las facturas a los autónomos, entre ambos sectores se sitúa en 87 días, es decir, en prácticamente tres meses. 

Los autónomos, los únicos que cumplen

Si analizamos los periodos medios de pago atendiendo al tamaño de la empresa, cabe destacar, que las empresas de más de 1.000 trabajadores, que a priori puede parecer que son las que más capacidad tienen parar hacer frente a sus facturas con proveedores, continúan siendo las que más tardan en pagar, demorándose en más de cuatro meses (127 días) en hacer frente a las facturas que tienen con sus proveedores autónomos.

Como en informes anteriores, cuanto menor es el tamaño de la empresa, menos tardan en pagar las facturas a sus proveedores. Así, las empresas que tienen entre 250 y 1.000 trabajadores pagan en 117 días de media. Si descendemos a las empresas que cuentan con entre 50 y 250 empleados, los plazos medios de pago descienden hasta los 74 días y hasta los 68 en el caso de las que tienen entre 9 y 50 trabajadores.

En cuanto a las transacciones entre los propios autónomos y con empresas de menos de 10 trabajadores son los únicos sectores que cumplen con lo que establece la Ley: las transacciones entre los autónomos se sitúan en 57 días y en 61 en el caso de las empresas que cuentan con entre uno y nueve trabajadores a su cargo.

Comentarios
Lo más