“Queremos aumentar la visibilidad de la ciencia de Sao Paulo y de España”

“Queremos aumentar la visibilidad de la ciencia de Sao Paulo y de España”
Entre el 10 y el 14 de diciembre, la Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo (FAPESP, según sus siglas en portugués) celebra uno de los actos de su 50 aniversario con el seminario ‘Fronteras de la Ciencia’, un encuentro de investigadores españoles y brasileños de diversas áreas que tendrá lugar en la Universidad de Salamanca en sus tres primeras jornadas y en la Casa de Brasil de Madrid las dos últimas. En una entrevista concedida a DiCYT (www.dicyt.com), el director científico de FAPESP, Carlos Henrique de Brito Cruz, ha explicado la importancia de esta institución para la ciencia brasileña, sus estrechas relaciones con investigadores salmantinos y la importancia de esta cita científica.
 
“La misión de la FAPESP es apoyar la investigación científica que realizan los investigadores de las universidades e institutos de investigación del estado de São Paulo para desarrollar ciencia y tecnología en esta región. Los resultados son notables: la mitad de los artículos científicos cuyos autores son investigadores de Brasil sale de São Paulo. De los doctores graduados anualmente en Brasil, el 45% egresa de las universidades del estado de São Paulo”, afirma.
 
A lo largo del medio siglo de vida de FAPESP muchas cosas han cambiado. “La Fundación ha crecido y se ha profesionalizado. El sistema de selección de propuestas de investigación es actualmente más riguroso. Asimismo, la FAPESP crea programas especiales para realzar áreas y sectores particularmente relevantes para el desarrollo del estado de São Paulo. A su vez, la comunidad científica paulista ha crecido y las universidades e instituciones de investigación también se han profesionalizado y son más competitivas a nivel internacional”, destaca el director científico.
 
FAPESP busca garantizar el apoyo a la investigación motivada por la curiosidad de los investigadores. “Sabemos que es así como se crea una base de investigadores y de ideas que sirven para pavimentar el camino hacia el futuro”, declara. Al mismo tiempo, la FAPESP enfatiza la formación de recursos humanos destinados a la investigación: la Fundación cuenta con 12.000 becarios entre alumnos de grado, de posgrado y posdoctores. En este sentido, destaca que las becas de la FAPESP no se destinan exclusivamente a los brasileños, sino que se hacen extensivas a jóvenes de cualquier nacionalidad vinculados con universidades del estado de São Paulo (en 2011, correspondió a extranjeros el 15% de las becas de posdoctorado aprobadas).
 
Además, “la FAPESP crea programas volcados hacia temas o sectores especialmente relevantes para el desarrollo paulista: actualmente existen programas amplios en las áreas de bioenergía, biodiversidad, cambios climáticos globales y neurociencias. Y otros que se destinan a apoyar investigaciones que se realizan en pequeñas empresas –más de 1.200 de éstas han contado con este tipo de apoyo– y a aquellas llevadas a cabo en colaboración entre universidades y empresas”.
 
Las relaciones científicas con investigadores de fuera de Brasil son cada vez más numerosas, especialmente en los últimos años. “A partir de 2006, la FAPESP lleva adelante una estrategia tendiente a crear oportunidades para hacer investigación colaborativa internacional”, comenta Carlos Henrique de Brito Cruz.
 
Esto se concreta mediante acuerdos con agencias de financiamiento de la investigación científica (tales como la DFG de Alemania, ANR de Francia, Research Councils del Reino Unido, NSERC de Canadá, DRF de Dinamarca, NSF de EE.UU., FCT de Portugal, Conicet de Argentina y AKA de Finlandia) y por medio de acuerdos con universidades e instituciones de investigación. Asimismo, estos últimos se ofrecen recursos como los fondos semilla, para preparar propuestas en colaboración que se presentarán ante las agencias de financiación. “Existen más de 50 acuerdos internacionales vigentes en la FAPESP, que a su vez han generado más de 300 proyectos de investigación mediante colaboraciones internacionales desde 2005”, indica el director científico.
 
Interacción entre las dos orillas
 
La celebración del seminario junto con la Universidad de Salamanca no es casual, ya que tanto FAPESP como la institución académica salamantina tienen intereses en común. “Ambas instituciones pretenden intensificar la interacción entre investigadores para crear las condiciones que permitan avanzar en sus investigaciones, y que, si es apropiado, puedan presentar propuestas competitivas ante la Unión Europea”, señala.
 
En concreto, este evento, que se celebra dentro de pocos días, “cubrirá algunos temas científicos, como salud, nanotecnología, materiales, ciencia política y sociología”, recuerda el responsable de FAPESP, y “se dirige a estudiantes e investigadores españoles que deseen explorar las posibilidades de cooperación con investigadores de São Paulo.
 
Por eso, “el encuentro tiene como objetivo aumentar la visibilidad de la ciencia que se hace en São Paulo y en España. Aspiramos a incrementar la cantidad de colaboraciones y también a brindar oportunidades a jóvenes españoles que deseen desarrollar parte de sus carreras científicas en São Paulo”, apunta Carlos Henrique de Brito Cruz.
 
Programa para jóvenes investigadores
 
De hecho, “hemos recibido a excelentes posdoctorandos españoles, y la FAPESP cuenta con un programa especial que suministra recursos para financiar íntegramente las investigaciones de doctores jóvenes, que así dan inicio a su carrera científica en universidades o instituciones de investigación de São Paulo: es el programa Jóvenes Investigadores. Ofrecemos también las São Paulo Excellence Chairs (SPEC) dirigidas a investigadores sénior con cargos permanentes en España que deseen pasar al menos 12 semanas anuales encabezando proyectos de investigación en instituciones de São Paulo”.
 
A las propuestas seleccionadas, la FAPESP les asegura los equipos, materiales de consumo, servicios y viáticos, y las becas de estudiantes de doctorado y posdoctorado necesarias para el funcionamiento completo del proyecto de investigación. La universidad sede en São Paulo se hace cargo del salario del investigador, del apoyo administrativo y de la gestión del proyecto.
Comentarios