"Si hay cualquier irregularidad en el hospital se pedirán explicaciones"

"Si hay cualquier irregularidad en el hospital se pedirán explicaciones"
"Si hay cualquier irregularidad en el hospital se pedirán explicaciones". Con estas palabras resume el gerente de Salud de Área de Salamanca, Ricardo García Juan, la situación que se ha generado con la auditoría de Hacienda sobre la contabilidad y funcionamiento del hospital Clínico durante el año 2011. Un informe que este diario ha detallado en exclusiva durante los últimos días, mostrando desfases económicos y prácticas que no se ajustan a la normativa vigente. Ahora, el máximo responsable de la Consejería de Sanidad en la provincia charra ha accedido a atender a SALAMANCA24HORAS para ofrecer explicaciones al respecto.

En primer lugar, García Juan asegura que "no hay un agujero de 188 millones de euros", pues, como ya explicó el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, este dinero se ha abonado a comienzos de 2012 gracias al plan de pago de proveedores impulsado por el Gobierno. "Todo obedece a un procedimiento normal para verificar que la gestión es la adecuada. Estamos en la fase inicial del proceso, la de pedir explicaciones". Por eso, cuando se haya recabado toda la información de cada área sanitaria, "si hay cualquier irregularidad en el hospital se pedirán explicaciones".

No obstante, el gerente de Salud de Área quiso dejar claro que "el hospital sigue funcionando con normalidad y si hay algo que mejorar somos los primeros en dar el paso". Y apostilló: "Todo tiene una explicación y un porqué. En la gestión del día a día se hacen muchas cosas, cuando haya una valoración definitiva se verá si hay cosas que corregir. Lo que internamente conocemos tiene una explicación. Es desproporcionado lo que está pasando con la auditoría y el hospital funciona con normalidad absoluta".

Tras insistir en que la situación económica se ajusta a la normalidad, este diario le pidió explicaciones sobre algunos detalles de la auditoría, como que en el almacén hay productos obsoletos, se conceden ayudas a trabajadores sin cumplir los requisitos establecidos o que algunos trabajadores cobran el triple de lo que le corresponde. Al respecto, Ricardo García Juan asegura que en el almacén de farmacia hay normalidad absoluta. "Esta mañana lo he hablado con el jefe de servicio". Sobre el resto, justificó que todo puede deberse a problemas burocráticos, pues "la ley dice una cosa pero a veces el día a día, por la premura que se requiere, no se puede cumplir con celeridad en la comunicación de lo que se hace. Todas estas cosas ayudan a funcionar y mejorar y para que haya que dar menos explicaciones. Estamos gestionando fondos públicos, debe haber transparencia y ajustarse a derecho".

Comentarios
Lo más