El museo carmelitano cumple un año

El museo carmelitano cumple un año

El pasado 16 de junio de 2014 abrían sus puertas las salas del edificio de nueva planta del Museo Carmelitano Carmus, culminando un largo proceso de dos décadas en las que se restauraron iglesia, convento y obras de arte, y se abrió la nueva Casa de oración. Los hitos del Museo han sido, primero, la apertura de la Sala de Santa Teresa con la celda de su muerte en el 2003, posteriormente la apertura de la zona de camarines tras el retablo mayor en el 2012 y, finalmente, la apertura de estas nuevas salas.

Se ponía el broche así al proyecto de la Comunidad de carmelitas de potenciar el atractivo de la Iglesia de la Anunciación de Nuestra Señora del Carmen como santuario teresiano. Desde el nuevo museo, los peregrinos y visitantes podían acercarse al sepulcro, brazo y corazón de Santa Teresa desde el camarín alto, y desde las distintas salas podían conocer el legado religioso y cultural que el convento guarda desde que en 1571 fuera fundado por la madre Teresa de Jesús. Parte procedente de los primeros años de vida conventual y buena parte como reflejo de la devoción a este panteón la Santa en su santuario teresiano desde la beatificación (1614) y canonización (1622) de Teresa.

Desde el museo consideran “imposible” recoger la riqueza que atesora e inventariar sus más de 800 piezas. Esculturas de Mena y Algardi, pinturas de Rizi, Coello, Morales y Herrera Barnuevo, dos salas dedicadas a una más que interesante colección de óleos sobre cobre, una colección de orfebrería presidida por su colosal altar de plata, otra de ornamentos que incluye un paño de brocado del XVI junto a valiosas casullas, dalmáticas y capas pluviales; otra singular de estandartes entre la que está el que presidió su canonización en 1622 en el Vaticano. A ellas se suma otra colección de objetos de la vida conventual que mezcla alfarería y cerámica, junto a una completa colección de planchas de la sacristía y otra de tijeras-despabiladeras…

Profunda actualización

Además de restaurar y exponer las obras de arte, habilitar parte de la superficie museística y construir otra fue necesario preparar un audiovisual de acogida, audioguías en siete idiomas (español, inglés, francés, portugués, italiano, alemán, y coreano) que se facilitan con la entrada, hacer posible la plena accesibilidad en la zona nueva, los camarines y el Sepulcro de la Santa… 

Son también parte importante del mismo la amplia recepción con tienda de recuerdos, y -en planta baja- la sala de restauración, sala de investigadores, depósito  para obras de arte y almacenes para la tienda.

En paralelo se han publicado un primer libro sobre el convento, el catálogo del archivo, y se publicarán una guía breve (saldrá este mes), el catálogo de la orfebrería y una más amplia guía ilustrada del Museo.

En este primer año se ha constituido un ejemplar cuerpo de voluntarios del Museo, se ha firmado un convenio de formación con la Universidad de Salamanca por el que nueve alumnos de Historia del Arte han realizado las prácticas en el Museo, se ha triplicado la plantilla y, en paralelo, se está realizando la completa catalogación de sus fondos. Además, se ha mejorado el sistema de gestión y la web (http://www.carmelitasalba.org) desde la que ya es posible realizar la reserva on line para la visita. En breve también podrá efectuarse el pago on line de la visita, se acaban de ofertar las visitas guiadas por el personal del Museo y se ofrece ya un nuevo sistema de guiado para grupos. A la vez, Carmus, ha comenzado a estar presentes en foros y ferias turísticas, “un campo en el que se continuará trabajando”.

Carmus es un museo vivo que acoge cada día más peregrinos y visitantes a lo que no es ajeno la incidencia del V Centenario y las Edades del Hombre. Un museo que espera afrontar el futuro como una oferta consolidada, ya que, por un lado, es un Museo tiene “alto interés y calidad y, por otro, -y más importante- sabemos que la figura de Santa Teresa es la que trae hasta Alba y su santuario a peregrinos y visitantes desde hace más de cuatro siglos, y seguirá atrayéndolos”.

Comentarios