El acoso escolar, a debate en el Colegio de Abogados

El acoso escolar, a debate en el Colegio de Abogados
Los fenómenos de bullying, cyberbullying y otros tipos de violencia en el ámbito escolar han sido tratados durante la tarde de este jueves en la Biblioteca del edificio de la Fundación Torre del Clavero desde los puntos de vista policial, psicológico, educativo, jurídico y familiar. Entre las conclusiones, la prevención como mejor arma contra la multiplicación de casos que se está produciendo

El Colegio de Abogados ha acogido durante la tarde de este jueves una mesa redonda en la que han participado diferentes profesionales de diferentes ámbitos para tratar el fenómeno del acoso escolar en sus distintas manifestaciones. Según los datos ofrecidos por Carmen Guillén, presidenta de la Asociación Salmantina contra Bullying y Cyberbullying, en Salamanca hay una subida de un 66% en el número de casos durante el último año. “En 2016 fueron 10 casos confirmados y 28 posibles en 17 centros salmantinos, lo que convierte a Salamanca en la tercera provincia de Castilla y León que más acoso presenta, después de Burgos y Valladolid”, ha revelado.

Según datos de la Fiscalía de Menores, en 2016 atendieron 19 casos, de los que 17 fueron archivados por diferentes razones, uno está a la espera de juicio y el otro caso se ha resuelto con cuatro personas condenadas. Uno de los problemas añadidos al acoso escolar es el descenso en la edad de las víctimas. “Acabo de recibir un caso de una niña con 5 años y otro con 8 años. Algo que a mí me duele mucho es que los protocolos están basados en unos perfiles que no corresponden a la realidad. No son niños de familias desestructuradas, ni son niños con baja autoestima. Simplemente, el modelo ha cambiado y hay que rehacer el protocolo de nuevo”, ha sugerido.

En este sentido, considera que la clave para invertir la tendencia en el número de casos es la prevención. “Cuando los protocolos se ponen en marcha, ya es tarde. Entonces, la clave es la prevención y la educación en todos los ámbitos: que los niños sepan que sus acciones tienen consecuencias y deben de tenerlas, tengan la edad que tengan; que los padres sean conscientes de lo que tienen en casa y de cómo de educa y, por supuesto, que si tú cedes la patria potestad durante cinco horas diarias de lunes a viernes a un colegio también lo tengan en cuenta”, ha concluido.

Rebajar la edad de imputabilidad

Desde el punto de vista del ámbito jurídico, el abogado Alejandro Miguel Pérez de la Sota ha mantenido que existen muchas necesidades por cubrir desde la legislación y que además falta diligencia en la aplicación de la Ley. “Tiene que haber un cambio desde la parte social. Al fin y al cabo el Derecho no es más que el reflejo de lo que quiere la sociedad. Sin embargo, ahora mismo la legislación y sobre todo la aplicación de la legislación es bastante floja en esta materia. Es necesaria una legislación mucho más centrada en la realidad actual, no solo en la forma salvaje que está adquiriendo este fenómeno, sino en las nuevas formas que está tomando y sobre todo en el gran número de casos que se ven y sus desgraciadas consecuencias”.

En este sentido, Pérez de la Sota considera que hay que reforzar la aplicación de la legislación por parte de los responsables, “especialmente la Fiscalía de Menores”, y sugiere que podría rebajarse la edad legar para imputar delitos. “Nosotros hablamos en todo caso de delitos cometidos por menores, pero mayores de 14 años. Lo que hay que preguntarse es si los 14 años es una edad suficiente o hay que plantearse reducirla. No seríamos, ni mucho menos, un país pionero en rebajar esa edad. Es el caso de Inglaterra y Gales que está en 10 años por los casos que tenían de acoso escolar y violencia juvenil. Les hicieron plantearse que realmente niños con 12 o 13 años sí que podían estar comportándose como mayores a efectos legales, con actos tan graves como causar la muerte o lesiones irreversibles”, ha advertido.

La prevención, mejor arma

Por su parte, desde el punto de vista del ámbito policial, Juan Luis Velasco, oficial de Policía Local del Grupo Mujer, Mayor y Menor, licenciado en Criminología por la USAL y especialista en violencia escolar por la Universidad de Valencia, ha hablado sobre la figura del agente-tutor y su labor preventiva. “Ya hace tiempo que lo venimos haciendo. Por ejemplo, un hándicap que tenemos en este ámbito es llevar el uniforme, así que vamos sin él. Sabemos que si trabajamos la prevención, no tendremos que llamar a un uniformado para que dentro de cuatro o cinco años coja a un chaval”, ha valorado.

Cuando alguien acude a la Policía con un caso de este tipo los agentes tratan de asesorarle y hacerle ver que la situación se debe resolver en el centro, siempre y cuando no haya un ilícito penal. “En ese caso, la denuncia es decisión del padre. Se puede denunciar hasta cualquier edad, la diferencia es la responsabilidad, ya que los menores de 14 años son inimputables hoy en día. Normalmente el fiscal lo que hace es hablar con el centro para que trabaje sobre el asunto”, ha concluído.

También han participado en la charla desde el punto de vista del ámbito psicológico, Concepción Chamizo, psicóloga y mediadora escolar y desde le punto de vista del ámbito educativo, Nuria Gómez, responsable de Enseñanza Privadas FESP-UGT Castilla y León. Los asistentes han tenido la oportunidad, por otro lado, de escuchar el testimonio de una víctima. Entre los asistentes, se encontraba la concejala de Ciudadanos, Ana Suárez, quien ya propuso al Pleno municipal una moción, aprobada por unanimidad, para implementar una seria de medidas contra el acoso escolar. 

IMG_8419 (Copy)

Comentarios
Lo más