La Fundación del Patrimonio Histórico, abocada a la disolución

La Fundación del Patrimonio Histórico, abocada a la disolución
La crisis económica también se lleva por delante a la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León cuyo patronato adoptó la decisión de iniciar un proceso de extinción “como única fórmula legal para aplicar parte del fondo dotacional a dar cumplimiento, durante 2014 y 2015,  a los compromisos adquiridos y a la vez poder llevar a cabo las gestiones oportunas para buscar nuevas fuentes de financiación y  captar aportaciones económicas que permitan dar continuidad a la labor de mecenazgo que viene desarrollando desde 1997”.

La virtual desaparición de las Cajas de Ahorro de la Comunidad, principal sustento de la Fundación además de la Junta, ha propiciado que, desde 2009, las aportaciones anuales hayan ido descendiendo hasta terminar con un proyecto que morirá al llegar a la mayoría de edad si nadie lo remedia antes. Desde hace un lustro, la Fundación ha ido subsistiendo casi de forma exclusiva de fondos propios y ahora necesita utilizar el capital aportado en el momento de su fundación para no dejar a medias los proyectos. Disolverse es el único camino para poder acceder a esos fondos.

Se abre a partir de ahora un periodo de dos años para cumplir los compromisos adquiridos, entre ellos la ejecución de las actuaciones ya comprometidas, y habilitar nuevas vías de financiación que garanticen la sostenibilidad económica de la institución.

La Fundación ejecutará, entre otras actuaciones, la restauración de la portada de las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca y la de las pinturas murales del Castillo de Alba de Tormes. 

Más de 2 millones de inversión en 2013 y 62 puestos de trabajo

El Patronato aprobó las cuentas correspondientes al ejercicio de 2013, con una inversión de 2,083 millones de euros, que sirvió para finalizar siete restauraciones de bienes muebles, inmuebles y actuaciones de divulgación histórica o arqueológica en la Comunidad entre los que se incluye el Centro de Interpretación de la Reserva de la Biosfera situado en el castillo de San Martín del Castañar. 

 

Durante el pasado año se avanzó también en otras cinco intervenciones que se encontraban en ejecución al finalizar el ejercicio de 2013 (ábsides de la iglesia de San Pedro y bienes muebles del interior de sus ábsides, en Ávila; iglesia parroquial de Santa María Magdalena, en Matapozuelos, Valladolid; portada de la iglesia de San Juan de Letrán, Valladolid; Capilla del nacimiento de La Santa y sus bienes muebles en el convento carmelita de Santa Teresa, Ávila; y proyecto expositivo para la antigua cárcel de Sepúlveda, Segovia). 
 
De igual modo, se llevó a cabo un amplio programa de intervención arqueológica, mantenimiento y conservación de bienes culturales, difusión cultural, investigación, formación y edición de publicaciones.
 
La mayor parte del presupuesto se destinó a las cuatro líneas de trabajo que mantiene la FPH. Entre ellas, el 86,09% fue a parar al programa de restauración y puesta en valor de bienes culturales; el 5,14% se dedicó a la labor de difusión cultural y divulgación del Patrimonio; el 4,67 sirvió para editar publicaciones, y el 4,09% restante para poner en marcha programas de formación.

 

La creación de empleo promovida por la actividad de la Fundación en 2013 se estima en torno a 62 puestos de trabajo de diversa cualificación a tiempo completo.
 
 
Comentarios