"Lanzamos un ultimátum, o cambian o cambiamos"

"Lanzamos un ultimátum, o cambian o cambiamos"

Esto no es un debate, necesitamos real. Reglamento para que en el próximo año tengamos debate útil y no unos juegos romanos. El alcalde no me va a contestar. Pero estamos al fin en un debate en el que podemos ver en qué situación está Salamanca. 

Salamanca cuenta con suelo, con Universidad a la que solo se le ha hecho caso en el VIII Centenario. Monumentos, calles, sector turístico con dejadez Gobierno sin plan de conservación del casco antiguo.

El Grupo Municipal Ciudadanos aprovechó el Debate sobre el Estado de la Ciudad para recordar todos los acuerdos cumplidos por el equipo de Gobierno gracias a sus aportaciones entre las que se encuentran un mayor apoyo a los emprendedores con la reducción de la casi totalidad de las tasas para la apertura del primer negocio a la que se implementarán ahora, según anunció también Alfonso Fernández Mañueco, las alegaciones a las ordenanzas fiscales como beneficios en otras tasas como en la ampliación de los locales o apertura de segundos establecimientos, entre otras cosas.

Además, alabó a Salamanca, una ciudad que tiene talento en sus jóvenes, a los que se le cierra la puerta y siguen teniendo que irse. Para ello, dijo su portavoz, Alejandro González, hay que tener un caldo de cultivo propicio. Así, en todas las cosas conseguidas entre las que se incluyen también reducciones en la ORA, ventajas que "han sido compatibles con seguir reduciendo la deuda histórica". 

Por otro lado, afirmó que se han cambiado muchas cosas desde la entrada de su grupo municipal en el Ayuntamiento, que se ha vuelto más transparente y participativo y cuya pluralidad supone un reflejo de la sociedad. "Vuelve a aunar la voz de los salmantinos después de años de mayorías absolutas". "Se han conseguido altas cotas de participación", dijo, con la puesta en marcha de los presupuestos participativos, y también de transparencia "desterrando los contratos sin publicidad". 

Fiscalizar y proponer

Estas dos palabras basaron el discurso de Alejandro González, que aprovechó su intervención para criticar un debate que no es fiel al estado de la ciudad al no contar con la intervención de los diferentes concejales ni poder obtener respuesta del alcalde en muchos temas. Por ello propuso para el año que viene un nuevo debate más plural que recoja todas las propuestas y respuestas necesarias para el futuro de Salamanca. 

"Entendimos el mandato que nos dieron los ciudadanos, fiscalizar y proponer", comentó en, al menos, dos ocasiones. Y lo ejemplificó en trabajos realizados más allá de los contratos y la transparencia como en la educación, la conciliación o en los cuerpos más cercanos a la ciudadanía como los Bomberos o la Policía Local, que cuenta ahora con nuevos chalecos antibalas y con un cuerpo de voluntarios de Protección Civil de apoyo.  

Sin embargo, instó a seguir trabjando en temas que aún tienen carancias con especial hincapié en los trámites de ayuda a la urgencia social o a la integración en la sociedad de las personas sin hogar, entre otras. Sobre la educación, asimismo, comentó que ya existen libros de texto gratuitos en la región gracias a la aportación de Ciudadanos o que todos los grupos tienen ya representación en los consejos escolares. 

O se cambia o se cambiará

Fue la frase más dura del discurso de Alejandro González. "Dijimos que el cambio había llegado a Salamanca pero no estamos contentos. Lanzamos un ultimátum, o cambian o cambiamos", afirmó. Referente a ello criticó la opacidad existente en algunos casos por parte del equipo de Gobierno o que no se sepa dónde van las mociones que se aprueban. "No les interesa que la oposición tenga que formar un bloque para que tomen decisiones que a ustedes les escuecen ni que los desaguisados urbanísticos continúen en la misma situación", aseveró.

Sin embargo, también afirmó que "no son tan malos como les pintan" y les comparó con un adolescente al que no le han puesto límites. Por eso valoró positivamente la legislatura porque ahora sí hay unos límites. "Les hemos arrancado cambios", afirmó, "el primero la participación de todos los grupos. Ahora no hacen todo lo que deberían, estamos ante un nuevo marco en el que hay que valorar todo". 

Por otro lado, siguió insistiendo en la mejora de espacios que se deben acometer y que influirá en la longevidad y calidad de vida de los habitantes, así como en mejorar la sanidad, ámbito en el que no son capaces de escuchar que se necesitan más recursos y profesionales y en el que los ascensos se producen "hasta su máximo nivel de incompetencia". 

 

Comentarios
Lo más