El Ayuntamiento permite publicitar en la calle bebidas alcohólicas y cerca de colegios

El Ayuntamiento permite publicitar en la calle bebidas alcohólicas y cerca de colegios

El Ayuntamiento de Salamanca permite la publicidad de bebidas alcohólicas en plena calle y cerca de centros escolares. Así lo denuncian algunos hosteleros y así lo ha podido comprobar SALAMANCA24HORAS esta misma mañana en el cruce del paseo de Carmelitas con la calle Ramón y Cajal. De esta forma, el Consistorio charro incumple su propia normativa, algo que para parte del sector hostelero es la prueba de la doble moral del alcalde, que persigue a negocios nocturnos por las promociones de consumiciones, con las consiguientes sanciones, pero permite publicidad que previamente ha pagado por ello.

La Ordenanza Municipal para la Prevención del Alcoholismo y Tabaquismo establece, en su artículo sobre prohibiciones relacionadas con la publicidad y promoción de bebidas alcohólicas, que “se prohíbe realizar cualquier forma escrita, gráfica, oral, visual o alegórica, directa o indirecta, de publicidad de bebidas alcohólicas”, y añade que “se prohíbe cualquier tipo de anuncio o publicidad que induzca o fomente el consumo de bebidas alcohólicas de cualquier graduación, considerándose como tales aquellos que establezcan ofertas promocionales, precios decrecientes al aumentar los consumos, gratuidad total o parcial del consumo de alcohol en cualquiera de sus formas, regalos por consumo, degustaciones gratuitas y otras iniciativas similares que hagan más atractivas las bebidas alcohólicas con el consiguiente riesgo de estimular un consumo inmoderado de las mismas”.

Además, en la ordenanza municipal se establece que se prohíbe cualquier publicidad en “las vías, zonas y espacios públicos que se encuentren a una distancia lineal inferior a cien metros de la entrada de los centros educativos a los que acudan menores de edad, o en lugares que sean ostensiblemente visibles desde los mismos”. En el caso del cruce del paseo Carmelitas con la calle Ramón y Cajal, no hay un centro escolar a menos de cien metros en línea recta, pero sí es un punto muy visible y lugar de paso cada día para los escolares de los colegios Maristas y Maestro Ávila. 

 

Comentarios