ILEON.COM

4,5 millones modernizarán la estación de autobuses de León para conectarla con la de tren

4,5 millones modernizarán la estación de autobuses de León para conectarla con la de tren

La Junta dedicará en todo el año que viene en total 12 millones a la reforma de una decena de estaciones, a la espera de realizar una nueva en Valladolid por 28,6 millones, que estará soterrada

La Junta de Castilla y León pondrá en marcha a lo largo de 2018 una amplia reforma de la actual estación de autobuses de la capital leonesa, que supondrá una inversión de 4,5 millones a través de la sociedad pública dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, Somacyl.

El proyecto, que se está elaborando en la actualidad, además de los nuevos sistemas de comunicación, accesibilidad, organización y diseño, convertirá la estación leonesa en una terminal intermodal, mediante un acceso peatonal y un parking compartido con la estación de trenes, situada a unos 100 metros. Una de las principales características es que, al estilo de otras más avanzadas, como Madrid, la estación reformada tendrá cubierta parcialmente la zona de dársenas, es decir, donde los pasajeros esperan y cogen los autobuses.

La de León será una de las diez estaciones de autobuses que Fomento reformará el año que viene, con un presupuesto total de 12 millones. En esta cifra se incluye por ejemplo Salamanca, que cuenta con una aportación de 4,4 millones de la Junta y de 500.000 del consistorio salmantino. Este estación, construida en 1975 y que cuenta con más de 2,5 millones de viajeros al año, será el prototipo que se extenderá al resto. Los trabajos comenzará a partir del 8 de enero, una vez finalicen las fiestas de Navidad, el periodo de mayor tráfico.

Igualmente, en 2018, Fomento prevé licitar otros tres grandes proyectos, aparte del de León. Estima una inversión de tres millones en la estación de Palencia y de 1,5 millones para la de Béjar, la misma cantidad que contará la obra de Ciudad Rodrigo (Salamanca). Además, en paralelo, la Consejería trata de cerrar un acuerdo con el Ayuntamiento de Soria y Adif sobre si se reforma la actual o se edifica una nueva junto a la terminal de trenes (Bañuelos).

Igualmente, en Segovia, la Junta está pendiente de que se decida finalmente la ubicación de la nueva estación, para lo que se opta por una parcela situada junto a la vieja estación de trenes, en la carretera de Villacastín.

Valladolid costará 28,6 millones, nueva y subterranea

Pero nuevamente, la estación que se llevará la palma de la inversión y la modernidad será la de Valladolid. Fomento garantiza que en el primer trimestre del próximo año se licitará el proyecto para una nueva estación soterrada, con un presupuesto de inversión de 28,6 millones. Será un "símbolo", una "referencia" y un "santo y seña" para la movilidad de la Comunidad, afirma la Junta, gracias a dedicar a este nuevo edificio seis veces más inversión que al de León, hoy en día totalmente obsoleto y falto de servicios básicos.

Por otra parte, mientras se ejecutan los trabajos en Osorno (Palencia), con un presupuesto de 142.840 euros y Medina de Rioseco (Valladolid), por 195.287 euros, Fomento prevé licitar en los tres primeros meses de 2018 otras cuatro obras. Así, se prevé una inversión de 150.000 euros en Cervera de Pisuerga y Guardo; de 250.000 euros en Aranda de Duero (Burgos) y de 630.000 euros en Astorga.

Además, el próximo año se encargará el estudio para los trabajos en Benavente (Zamora), con el objetivo de sacar a concurso las obras de 630.000 euros a finales de 2018. También, se estima una inversión de 130.000 euros en Arenas de San Pedro (Ávila) y se baraja la posibilidad de intervenir en otras poblaciones, como El Espinar (Segovia). Finalmente, Fomento prevé adaptar la señalización interna de la nueva estación de Ávila, abierta en 2014 tras una inversión de 5,1 millones, para adaptarla a la que lucirá en año y medio la de Salamanca.

Dinero europeo

La Consejería acomete este plan de acción sobre las estaciones con fondos propios, a través de la Dirección General de Transportes, y con fondos del Banco Europeo de Inversiones (BEI), mediante la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl). Fomento utilizará sus medios para las pequeñas intervenciones y recurrirá a la empresa pública para los proyectos de las capitales de provincia.

Comentarios