AVILARED.COM

El psiquiatra Jesús Sánchez-Caro niega que Santa Teresa sufriera enfermedad psíquica

El psiquiatra Jesús Sánchez-Caro niega que Santa Teresa sufriera enfermedad psíquica

El siquiatra Jesús Sánchez-Caro ha negado, tras el estudio de sus obras, que Santa Teresa sufriera enfermedad psíquica alguna, pero sí una enfermedad infecciosa crónica febril como brucelosis o fiebre de Malta en su juventud

Así lo expone en el tercer libro que dedica a la mística. ‘La enferma Teresa de Ávila’, tras observar que muchos estudiosos médicos han investigado y opinado sobre sus enfermedades “sin que se haya llegado a un acuerdo sobre diagnósticos, que eran “muy distintos, dispares y a veces incongruentes”, y “en algunos casos claramente erróneos”.

Se ha hablado de tuberculosis, paludismo, infarto de miocardio, epilepsia, depresión mayor, trastorno bipolar, histeria, cuadro alucinatorio, catatonía, síndrome de conversión, fatiga crónica o fibromialgia, pero lo atribuye a la carencia de un adecuado conocimiento de la obra de la escritora, que es donde proceden los datos y en otros al desconocimiento de la verdadera naturaleza del fenómeno místico.

El siquiatra y forense asegura que es “indudable” que Teresa de Ávila padeció una enfermedad infecciosa febril, muy probablemente brucelosis o fiebre de Malta “en su forma más severa, neurobrucelosis”, que le afectó a los 23-24 años “durante cerca de dos años seguidos, y de la que “se derivaron una gran parte de sus trastornos orgánicos posteriores”, como los dolores articulares y polineuríticos, las cefaleas o el síndrome de Parkinson postencenfalítico.

En ningún caso sufrió una enfermedad psíquica ni, como apuntan varios autores, epilepsia, señala Sánchez-Caro, que ha trabajado durante 20 años con enfermos con esta patología.

“Ni la enfermedad que padeció y un estado de coma de casi cuatro días de duración , ni sus secuelas ni otras enfermedades posteriores alteraron su conciencia de la realidad o sus facultades mentales más que momentánea y levemente”, ya que “su personalidad permaneció equilibrada durante toda su vida mostrando una gran coherencia en todas sus actuaciones”.

El psiquiatra destaca como “nadie ni nadie pudo quebrar su proyecto vital y existencial, centrado en la profundización en su intimidad buscando la máxima unión con la divinidad y en la reforma de su orden religiosa”, y subraya como manifestó “una vitalidad, imaginación y creatividad verdaderamente asombrosas”, ya que las 13 fundaciones las creó “en condiciones adversas”.

‘La enferma Teresa de Ávila’ es la tercera obra de una trilogía que empezó con ‘Intimidad y misticismo en Teresa de Jesús’ (2005) y continuó con ‘Los límites de la gloria. El sueño de Teresa de Ávila’ (2015), que proponía una aproximación multidisciplinar y hermenéutica para el estudio de los fenómenos místicos.

Comentarios