El placentino afincado en Salamanca, Alejandro Mora, participó en un festival de novillos de Garcigrande en Coria (Cáceres). El joven se entregó a un novillo complicado al que cortó dos orejas a pesar de que este no le regaló nada.

Lo recibió con verónicas ajustadas que levantaron el tendido. A la salida del caballo una voltereta feísima espoleó al placentino, quien se sacudió con rabia tanta injusticia para soltar un bellísimo quite.

En la muleta se le vio mareado pero con entrega total y el peligro latente. Se sobrepuso a todo con firmeza dejando momentos de enorme interés con una entrega que dejó claro que hay torero más allá de tanta injusticia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído