Ferrera festejó por todo lo alto su decimoquinto aniversario de alternativa. El extremeño cortó cuatro orejas en el tercer festejo de la Feria de Olivenza merced a dos actuaciones muy completas en las que hubo variedad, sentimiento y expresividad, todo además muy compuesto y mejor vendido. Una oreja cortaron Ponce, que dictó una nueva lección con un toro al que sacó más rédito del que ofrecía, y Cayetano, que en tono menor destacó con la espada, informa mundotoro.com

Ferrera sorteó por delante un toro con empuje y un excelente pitón izquierdo con el que el extremeño disfrutó. Después de un vistoso tercio de banderillas se recreó con la zurda, frente a su buen colaborador. Otras dos le cortó al quinto, pues aunque su oponente pronto se rajó, le formó un 'gazpacho' lleno de expresividad cerca de las tablas. Sabe llenar el escenario mejor que nadie y además remató su actuación con otra gran estocada.

Los toreros necesitan suerte, pero también le viene fenomenal a un toro tener la gracia de ser lidiado por un torero que le tapa todos sus defectos. Así pasó en el cuarto, animal rajado al que Ponce tuvo la virtud de sujetar y adornándose en cada muletazo fue capa de elaborar faena y hasta de cortar una oreja. El primer Zalduendo salió soso y falto de raza. Ponce lo intentó de todas las formas posibles, sin conseguir nada relevante por culpa del astado.

Cayetano por su parte anduvo un tanto desdibujado frente al incierto tercero. Lo mejor, la estocada. Vistoso con el capote en el que cerró la mañana, empezó su faena de rodillas de forma más ambiciosa pero más tarde firmó un paco de no agresión con su enemigo y poco a poco su labor se fue diluyendo. Otra gran estocada le valió el corte de una oreja.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído