Arte y Cultura se han asentado junto a la Plaza de Toros de las Ventas en el espacio promovido por Taurodelta y Arte Taurino Tour. Después de la controvertida intervención del escritor Fernando Arrabal, que suscitó opiniones adversas, esta tarde se ha lanzado al “ruedo” el gran Fernando Savater. El escritor, que cerró el ciclo de las tres primeras conferencias inauguradas el día 7 por el Nobel Vargas Llosa, cumplió con todas las expectativas del público que acudió hasta el vanguardista espacio, que un día más registró un lleno hasta la bandera, dejando patente así la buena acogida de la iniciativa.    

Gran defensor de la Tauromaquia, de la que tiene escrito un manifiesto, dice que la Fiesta es una de nuestras señas de identidad. El filósofo dio una lección de moral, también de humanidad, y sobre todo, dejó claro que “el toro bravo es una obra de arte biológica destinada a algo determinado”. El hombre ha sido el creador de muchas especies de animales, “como los cerdos jamoneros y los caballos de carreras”. Ahora bien, luego llegan los animalistas y se quejan si un caballo se hace daño en una pata en el desarrollo de su actividad natural. “El maltrato sería si tratáramos a un animal de un modo distinto para el que está destinado. Si en vez de un toro bravo sacáramos a una oveja al ruedo, eso sería otra cosa”, simbolizó.

Por otro lado, Savater quiso destacar que “mientras en otras pasiones artístico deportivas, como el lanzamiento de jabalina o las carreras de caballos, se ha perdido la función inicial, en los toros todo tiene un significado real, el mismo que tenía en su origen. Los caballos por ejemplo ya no sirven para el transporte, ni para la guerra, y para compañía no nos caben en casa. El día que los concursos desaparezcan, esta especie se extinguirá”, explicó. “Igual pasaría con el toro, es un producto biológico creado para el juego. El gran holocausto de los toros llegará el día que desaparezcan las corridas”, sentenció.

Respecto a la Traición a la que hace mención en el título de su conferencia, el filósofo citó a Dickens, “quien aclaró la diferencia que hay entre ser un ser humano maltratado o ver a otro ser maltratado. La crueldad con el hombre es traición, sin embargo  nosotros no traicionamos a un animal tratándolo para aquello que lo hemos destinado.

“El Arte taurino consiste en la figura de alguien que afronta solo ante los demás la muerte mientras otros miran desde el tendido”, dijo, para llegar a la conclusión de que “hay quien no lo entiende, pero no se puede prohibir ese momento en el que un ser humano se enfrenta a su destino y los demás le apoyamos sin traicionarle”.   

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído