Iceta se compromete a respetar la tauromaquia al estar protegida por la ley

El Tribunal Constitucional estableció en el año 2016 que las corridas de toros “no se podían prohibir”

11 Comentarios

El Juli en la corrida que cerró los feria de la Virgen de la Venga 2021.
El Juli en la corrida que cerró los feria de la Virgen de la Venga 2021.

El ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, se comprometió este pasado jueves a respetar la tauromaquia, ya que la legislación vigente le obliga a “proteger todos los bienes culturales definidos como tales”, como ocurre con las corridas de toros. Lo dijo en el marco de su comparecencia ante la Comisión de Cultura y Deporte del Congreso de los Diputados en respuesta a la parlamentaria del PP María Soledad Cruz-Guzmán, quien consideró que la tauromaquia es “parte indisoluble de nuestra cultura e historia”, por lo que, a su juicio, las autoridades tienen que “proteger, impulsar y animar a disfrutar con ella”.

Esto le sirvió para aseverar que “esa es la verdadera libertad y no cerrar la plaza de toros de Gijón”, al tiempo que preguntó al ministro “qué hará para defender la tauromaquia, al margen de entregar un premio nacional”

En este debate, también terció la diputada de Unidas Podemos María del Mar García Puig, quien exclamó que “el maltrato animal no es cultura”.

Iceta recogió el guante y dejó claro que “la tauromaquia la respetaré, como no puede ser de otra manera”, tal y como le exige la legislación vigente. No obstante, precisó que hay determinadas cuestiones, como la prohibición de los toros en Gijón, que “exceden de la competencia estatal”. Por esa razón, atestiguó que respetará las leyes, “por encima de todas, la Constitución, y las competencias administrativas”.

El ministro dejó a un lado sus preferencias personales sobre la tauromaquia al proclamar que “como ministro, tengo la obligación de proteger todos los bienes culturales definidos como tales, me gusten más o menos”.

Por último, recordó que el Tribunal Constitucional estableció en el año 2016 que las corridas de toros “no se podían prohibir” y protegió “las características esenciales de la tauromaquia, que no pueden ser cambiadas por criterios políticos” al existir una ley que la define como “patrimonio cultural” y conmina al titular a “protegerla”, lo que se traduce en la entrega de un premio anual, en la concesión de subvenciones y la organización de exposiciones.

“No se me puede pedir más o menos, con independencia de los gustos”, remachó.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído