“Me siento profeta en mi tierra”: El diestro salmantino López Chaves encara su paseíllo en La Glorieta con “cero presiones”

Domingo López Chaves regresa al ruedo de La Glorieta tras la pandemia con una preparación fortísima. A lo largo de la conversación nos confiesa que “ha sido el año que más toros he toreado en el campo”

Domingo López Chaves (1)
Domingo López Chaves (1)

El diestro de Ledesma es el salmantino más veterano que hará el paseíllo en La Glorieta durante esta atípica feria donde a mayores toca lidiar con el COVID.

La raza y la constancia son dos cualidades que definen a la perfección a Domingo López Chaves que lleva más de veinte años luchando en esta dura profesión, donde el destino le ha adjudicado unos oponentes nada fáciles. Ganaderías a las que Chaves le guarda un gran cariño y una especial admiración: “las corridas mías son otro tipo de toro al que le soy fiel y al que estoy muy agradecido porque me lo ha dado todo, lo mucho o lo poco que tengo”.

Un año más vuelve a torear ante sus paisanos y ante su gente con una patente madurez que se nota no solo en el albero, también en su forma de expresarse. Domingo López Chaves (D. L) confiesa a SALAMANCA24HORAS que está en un momento donde torea para él y donde el triunfo no le obsesiona.

Domingo vuelves a estar anunciado en la plaza de tu tierra donde tomaste la alternativa en 1998, con un cartel de lujo: José Miguel Arroyo ‘Joselito’ (padrino), Enrique Ponce (testigo) y toros del maestro Capea. Actuación que se saldó con una rotunda puerta grande. Este es el motivo por el que se hace necesario trasladarnos a ese día, ¿qué recuerdos tienes de esa tarde?

D. L: Tengo un recuerdo soñado de cualquier niño que quiere ser torero. Fue un día muy especial cuando sueñas ser matador de toros. Toreé en La Glorieta, en Salamanca, ante mis paisanos y mi gente y con dos figurones del toreo y la corrida del maestro Capea. Fue un día muy bonito, la plaza estaba llena y vino el triunfo. Ese triunfo que llega cuando tú tienes muchas ansias y muchas ganas de torear, pero que luego llegas a la cama y no sabes ni lo que has hecho. Te acuestas con tres orejas, pero en el fondo te acuerdas de poco. Pero es un recuerdo muy bonito.

Domingo López Chaves (6)
 

Consideras que Salamanca se ha portado bien contigo, porque pese a que en 2019 y 2018 has hecho el paseíllo en tu feria, sino me equivoco desde el 2014 hasta el 2017 no has estado acartelado…

D. L: Es normal y lógico, tampoco me merecía estar en la feria en esos momentos porque estaba toreando muy poco y no estaba anunciado en las ferias. Por eso es normal que entren otros toreros de Salamanca. Son muchos años de alternativa, he toreado muchísimas tardes y me siento muy querido en Salamanca, lo diré siempre muy alto. También en mi pueblo, Ledesma. Me siento profeta en mi tierra.

Este año no solo estás anunciado, sino que las tornas han cambiado, sin quitarle méritos a los anteriores años donde estabas anunciado con carteles muy interesantes, este haces el paseíllo con las figuras: Manzanares, Roca Rey y Núñez del Cuvillo…

D. L: Sí, pero no me ilusiona más este cartel que otros. Por ejemplo, el año anterior con dos compañeros de aquí de Salamanca me hacía muchísima ilusión. Este año me toca con dos figuras del toreo y me va a hacer la misma ilusión que me hacía en 2019.

Lo que me gusta y lo que quiero es hacer el paseíllo en Salamanca. Soy consciente de que ahora es muy difícil porque ha bajado el número de corridas a la mitad y muchos toreros se merecen estar ahí. Este año me toca a mí, es una temporada muy bonita donde han contado conmigo y estoy súper feliz por ello.

Manzanares y Roca Rey son dos toreros con mucho poder y mucho tirón. Este es uno de los dos carteles más fuertes de la feria, ¿te produce eso más presión?

D. L: No, a mí al revés, todo lo contrario. Las plazas llenas me motivan más y los compañeros me motivan todos. Uno tiene ya mucho bagaje, son ya 24 años de matador de toros, la responsabilidad la voy a llevar siempre, por eso no me afectan este tipo de cosas de que sea un cartel estrella. Eso lo tengo superado.

Domingo López Chaves (8)
 

El darte la oportunidad de torear otros encastes y enfrentarte a otro tipo de embestida ¿tiene que ver con el resurgir de tu tauromaquia?

D. L: No, soy fiel a las corridas. Este año tengo una corrida de Núñez del Cuvillo, mi primera corrida de Cuvillo, que la matan las figuras del toreo. Por lo demás, las corridas mías son otro tipo de toro y otro tipo de ganaderías al que le soy fiel y al que estoy muy agradecido porque me han dado todo, lo mucho o lo poco que tengo. Todos los triunfos que he cosechado me lo han dado ellos.

La tarde de Salamanca voy a disfrutar, sueño con que me salga un toro que me regale veinte embestidas y poderlo cuajar.

Hasta hace poco se te había ido encorsetando únicamente en las llamadas “corridas duras”, quedándote fuera de ferias importantes ¿dónde y cuándo comienza a cambiar eso?

D. L: Llevo varios años en el olvido. Comienza a cambiar prácticamente desde que me apodera el maestro Andrés Sánchez que hizo todo lo posible porque entrara en San Isidro. Antes de San Isidro toreé otra corrida en Zaragoza, y ahí fue cuando se produjo el cambio radical en mi vida taurina. A partir de San Isidro empezaron a llamar para ferias, para corridas, mantener el crédito que hay en Francia que es mucho y viviendo esta nueva temporada.

La pandemia te ha pillado justamente en ese proceso donde ahora mismo se puede decir que estás saboreando los triunfos más que nunca ¿no?

D. L: Sí, pero también ha pasado un año más y yo ya tengo unos pocos, así que eso va en contra. Por lo demás estoy súper preparado. Ha sido el año que más toros he toreado en el campo, ningún año en mi vida había toreado tanto.

 La preparación ha sido fortísima, con el toro casi a diario, familiarizado con el volumen, con su mirada, su respiración y con todo. Este año la verdad que cuando he salido a la plaza no lo he extrañado.

Domingo López Chaves (4)
 

El aficionado habla mucho de esa renovación, de ese redescubrimiento de Domingo López Chaves, pero ¿cómo te sientes en estos momentos?

D. L: Disfrutando del toreo, de lo que me sale del alma. Tengo cero presiones en cortar las orejas, cero presiones en querer triunfar. Ahora mismo toreo para mí, así es como me está saliendo. Los años han sido los que me han ido cuajando, el asesoramiento de todos los que tengo a mi alrededor. Es un aprendizaje diario, los años te templan y te cuajan.

En septiembre se cumplen los veintitrés años de alternativa. Queda muy poco para alcanzar esos veinticinco, ¿se viene algo especial a modo de celebración, lo has pensado?

D. L: No sé si llegaré todavía a los veinticinco. Tampoco lo pienso, ahora mismo pienso en estar preparado, en el mañana no pienso. Ahora vivo el día a día, disfruto el día a día y lo que me deparará el futuro no lo sé.

Después de Salamanca se viene otra cita importante, Madrid. Eres el único matador de toros salmantino que hará el paseíllo en Las Ventas, con una ganadería legendaria Victorino Martín…

D. L: Sí, esta es una Feria de Otoño especial por todo, porque este año no ha habido San Isidro y todos los toreros queremos ir a la primera plaza del mundo que es Madrid. Todo es súper reducido, hay muy pocas corridas de toros y que sea yo uno de los que va a estar en Madrid me ilusiona muchísimo, estoy motivado porque va a ser una corrida de final de temporada, hay que aprovecharla, disfrutarla y ojalá que salgan las cosas como uno desea.

Domingo López Chaves (14)
 

En 2019 dejaste un muy buen sabor de boca en Las Ventas, pero parece que la puerta grande se resiste ¿sigue siendo esa tu asignatura pendiente?

D. L: Sí por supuesto que sí, sigue pendiente. El triunfo en Madrid es muy difícil, viene muy difícil, pero a mi ahora no me obsesiona. Solo siento en disfrutar esa tarde, si disfruto, el triunfo ya vendrá. Ahora mismo el triunfo no es una carga para mí, no pienso en cortarle las orejas.

Finalmente, después de la fecha en Salamanca y en Madrid, ¿cómo se presenta lo que resta de temporada?

D. L: Lo que resta de temporada es un festival que me apetece y me ilusiona muchísimo a beneficio de AERSCYL, la Asociación de Enfermedades Raras de Castilla y León, que será en Ledesma donde voy a torear con tres novilleros sin caballos de la Escuela Taurina de Salamanca.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído