El pulsómetro del modo avión

La penúltima corrida de la Feria finaliza con un escándalo, ocho toros y la puerta grande de Emilio de Justo

Ferrera e Instructor
Ferrera e Instructor

La corrida de Montalvo era una de las más esperadas de la Feria por eso de que los discípulos de Juan Ignacio Pérez-Tabernero son los niños bonitos del campo charro. Salieron ocho al ruedo, dos ellos a consecuencia de una inentendible devolución del sexto toro. La presentación no se le puede reprochar a Juan Ignacio, pues sus toros fueron bellos a rabiar. Lo del comportamiento fue otra historia.

Emilio de Justo se presentó en Salamanca haciendo alarde de su oficio. Tiró de raza sobreponiéndose a la situación, dibujando una discreta faena al tercer toro de la tarde. Hizo un importante esfuerzo a valorar ante el octavo Montalvo que no perdonaba cuando no se le hacían bien las cosas. De quitarse el sombrero fueron los dos estoconazos que dejó en una perfectísima colocación Emilio de Justo. Estacadas con las que bien podrían otorgarle el premio a la mejor estocada de la Feria.

Urdiales pasó sin pena ni gloria por Salamanca. Frío y desconfiado estuvo el riojano en el segundo toro de la tarde donde plasmó algún pase suelto y obsoleto. En el quinto dejó una faena con intermitencias ante el de mejor condición de la tarde, en términos genéricos, porque ninguno planeó como lo hizo ‘Instructor’.

Es cierto que el triunfador de la tarde ha sido Emilio de Justo encabezando la tarde con dos orejas, y que Ferrera se desentendió de su cuarto toro, pero me van a perdonar porque en la tarde de esta penúltima corrida de la Feria ha habido un claro protagonista que ha sido ‘Instructor’, el bonito primer colorado ojo de perdiz.

Este sí fue el niño bonito de Juan Ignacio. Salió manseando descaradamente, haciendo varios intentos por zambullirse al callejón. Finalizado el tercio de varas, cuando Ferrera cogió la pañosa, ‘Instructor’ pasó de la mansedumbre al modo avión. Cómo embistió este toro de Montalvo, metiendo la cara de unas maneras bellas y delicadas, poniendo los pelos de punta.

Al ralentí se lo hizo todo Ferrera, obligando al de Montalvo por abajo que se puso en modo avión, metiendo la cara de forma extraordinaria. Fue una faena muy sentida. Y es que “Creer es crear”: así dice uno de los capotes de paseo del diestro extremeño, al que hizo alarde en la tarde de este sábado, 11 de septiembre.

En el siguiente enlace le adjuntamos el toro a toro contado en directo desde La Glorieta.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído