Tres orejas Perera. Dos Juli y Talavante. Reivindicación, pero sobre todo, fiesta

 Tres orejas Perera. Dos Juli y Talavante. Reivindicación, pero sobre todo, fiesta
Tres orejas Perera. Dos Juli y Talavante. Reivindicación, pero sobre todo, fiesta

El G-10 -representado en El Juli, Perera y Talavante- vislumbró un altísimo nivel en la primera corrida de Olivenza, donde colgó el No Hay Billetes y abrió la puerta grande en medio de un ambientazo.  Tres orejas se llevó al esportón Miguel Ángel Perera, que se reivindicó en Olivenza -sí en Olivenza, con el toro de Olivenza- al rayar a un altísimo nivel, casi inverosímil. También se reivindicó El Juli - que se dio un arrimón con su primero y alcanzó un tremendo nivel en el cuarto-. Alejandro Talavante, cuajó una gran faena con la izquierda, informa mundotoro.com.

Inverosímil, tremendo fue el nivel alcanzado por Perera en su segundo, un arrimón de órdago donde lo imposible se hace real cuando el toro pasa por donde parecía imposible que lo haga. Puede parecer un tópico recordar que estos dos toreros estarán ausentes de las primeras grandes ferias, en una época en la que la tauromaquia necesita de todos sus argumentos para subsistir. Y estos dos pedazos de toreros son actualmente imprescindibles en cualquier feria.  Y lo dice un apasionado, no un mercantil. Dos orejas.

Antes Perera le cortó una oreja al segundo, algo más boyante que el primero. Muy vistoso Perera con el capote en su tierra. Muy largo el quite por chicuelinas rematado con una gran media. Faena casi perfecta con la muleta, quizás demasiado, aunque por la falta de algo de raza del burel no llegó a estallar. Perera recibió el apoyo del público en todo momento.

El Juli paseó la primera oreja de la tarde en el primero. Tampoco había que ser adivino para predecir la actitud de El Juli esta tarde y en Olivenza. Muy bonito el de Garcigrande, que sin embargo, no tuvo continuidad en la muleta, razón por la que se subió El Juli literalmente encima, en una faena arrebatadora. Gran estocada y oreja.

Parecerá reiterativo contar el tremendo nivel que alcanzó El Juli en su tauromaquia. Muy bien con el capote de recibo y después en un quite con varias verónicas de cartel de toros e insuperable con la muleta frente a un toro noble aunque de poca transmisión que pareció perder la vista en el inicio del trasteo, pero que El Juli entendió a la perfección. Esta vez se atascó con la espada recibiendo solo una oreja.

Con el mejor Garcigrande de la tarde -aunque duró poco- Alejandro Talavante cuajó una faena muy intensa con su sello personal y ha conseguido calentar el frío ambiente. El torero extremeño ha firmado una labor soberbia de naturales largos profundos y barrocos rematados con una gran estocada que fue premiada con dos orejas. El ultimo de la tarde ha sido el más deslucido del manejable encierro que mandó Garcigrande a Olivenza. Lo intentó de todas formas Talavante sin que su trasteo levantara vuelo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído