​Celia Aramburu, vicerrectora de Estudiantes de la USAL: “Se ha criminalizado a los jóvenes porque están en época de salir, pero creo que han tomado conciencia”

La profesora, en una entrevista para SALAMANCA24HORAS, deja bien claro que “este año no habrá fiestas universitarias” y que, de haber pruebas de que un estudiante de la USAL incumple reiteradamente las normas, se actuará contra él

 Celia Aramburu vicerrectora de estudiantes (7)
Celia Aramburu vicerrectora de estudiantes (7)

Lo primero, felicitarla por su nombramiento. ¿Cómo están siendo estos 20 días que lleva en el cargo?

Gracias. Están siendo de mucha actividad, porque además el momento no es el mejor, para todos. Pero lo llevo bien, me gusta el Vicerrectorado y me gusta el contacto con los estudiantes, que es bastante frecuente. He encontrado mucha colaboración con todos y una buena acogida. Estoy contenta.

¿Tuvo alguna duda a la hora de aceptar el cargo?

No… aunque en un primer momento sí. Pero después, bueno, yo soy muy activa y dije: a por ello. Además, desde el principio siempre dije que esperaba estar a la altura. Si no lo estoy, que me lo recuerden y no pasa nada. Lo mismo que uno llega, se va, y no hay ningún problema.

El rector destacó, en su presentación ante los medios, su valentía por dos aspectos: por aceptar un Vicerrectorado de la USAL, con todo lo que ello conlleva, y hacerlo en un momento como el actual.

La USAL impone. Pero yo soy una persona valiente, siempre lo he sido. Es verdad que el momento no es el mejor, sobre todo en un Vicerrectorado como este. Pero con voluntad, todas las cosas se hacen, y en buena sintonía. Porque si me dedico a crear problemas, al final no se resuelve nada. Lo mejor es solucionar problemas y estar en contacto con los estudiantes. Si lo hago, creo que las cosas no irán mal. Aunque tendríais que preguntarle a ellos, pero en mi opinión, las cosas no van mal.

De este inicio de curso, ¿qué era lo que más le preocupaba o más le ha preocupado?

Estaba con una actitud un tanto precavida sobre todo por la ciudad. Por lo que Salamanca pudiera achacar a los estudiantes, o que se creara un mal clima hacia la Universidad. Porque somos una universidad importante y hay muchos estudiantes, y al principio parecía que la peste iba a venir con los estudiantes.

Y no está siendo así. La gran mayoría de los estudiantes lo está haciendo bien. Hay algún caso en que no, pero al igual que hay adultos que tampoco lo hacen bien. De hecho, la gran mayoría de contagios se producen en el ámbito familiar. No son los estudiantes, que han llegado ahora.

Yo estuve este jueves en la primera clase presencial. Y son todos muy responsables. Limpiaron las mesas y las sillas con los sprays, al entrar se limpian las manos, llevan la mascarilla, guardan la distancia… Ellos lo están haciendo bien. Puede haber alguno que no, pero siempre pasa. Hay personas que, incluso en situaciones normales, meten la pata. Y no pasa nada, porque esos están más vigilados esta vez.

¿Se ha criminalizado a los jóvenes?

Yo creo que sí. También es cierto que al principio hubo la sensación, sobre todo entre los jóvenes, que como ellos no tenían síntomas, pues… Y salir de una situación de confinamiento como la que tuvimos y con la edad que tienen los estudiantes, pues hay que reconocer el esfuerzo que han hecho. Porque están en la época de salir, de hacer amistades, de ligues, de discotecas, de todo esto. Y no han ido. En un primer momento era un poco desbocado todo, pero creo que han tomado conciencia, porque viven con sus familias y hay que protegerse unos a otros. Creo que lo están haciendo bien.

La presencialidad en el aula, ¿es segura?

Sí. Este jueves, al grupo que tuve, se lo pregunté. Porque llevaban toda la mañana en clase. Y les pregunté si se sentían seguros dentro de la Facultad (de Filología). Y me respondieron que sí.

De hecho, mi intención era entrar en el aula y limpiar con mi spray mi mesa. Y ellos ya estaban haciéndolo con las suyas. Ellos son conscientes de la responsabilidad que tienen, y creo que la presencialidad va a ser segura. ¡Si está ocurriendo en los colegios e institutos, donde no hay casi casos! Y allí es peor, porque es mucho más difícil controlar a niños que a jóvenes. Estos ya son mayores de edad y saben muy bien cómo tienen que hacer las cosas. Creo que lo van a hacer bien salvando algunos casos, que siempre los hay, estemos en pandemia o no.

Ante cualquier síntoma, imagino que es mejor que el estudiantado se quede en casa.

Se lo hemos dicho. Cuando una persona se despierta con síntomas no tiene que ir a la facultad. Tiene que avisar a la ‘Unidad-COVID’ de su centro, y tiene que avisar a su centro de salud de referencia, porque les hemos pedido con todas las tarjetas sanitarias al día. Y lo saben hacer, porque conozco a profesores que están en la ‘Unidad-COVID’ y los chicos están avisando y no están yendo a la facultad. Lo están haciendo bien, no podemos criminalizarlos a ellos.

Y siento hacer esta pregunta, pero, ¿teme usted que algún estudiante utilice la excusa de los síntomas para quedarse en casa?

Todo puede pasar. Pero ahí va su responsabilidad. Ya son mayores y están aquí porque quieren. Y vienen porque quieren tener un futuro. El que actúe de esa manera, pues es su problema. No podemos perseguir a cada uno de ellos. Son responsables ya y mayores de edad.

En el último Consejo de Gobierno se aprobaron varios planes en relación al COVID. Uno de ellos habla de que los estudiantes se sienten todo el año en el mismo sitio. ¿Cómo se les ocurrió y qué feedback han recibido de los alumnos?

En los diferentes centros, los equipos decanales ya habían gestionado esta trazabilidad. Es cierto que sentarse en el mismo sitio se puede hacer según las facultades, porque a veces no es posible porque cambian de aula. Pero si se puede, es lo mejor para rastrear.

Hablando de esos alumnos que no lo hacen tan bien, el jueves se pudieron ver imágenes de las calles salmantinas llenas. Algo típico en un jueves universitario, y más el primero del curso, pero igual este año no era lo adecuado. ¿Qué opinión le merecen esas imágenes?

Yo había hablado con el jefe de la Policía Local, que iba a desplegar un dispositivo especial para este jueves. Supongo que lo harían, porque me dijeron que vieron muchos coches de Policía por la ciudad.

El ocio nocturno está abierto, y lógicamente van. Además, es bueno para los propietarios, para los locales, los jóvenes quieren salir… Mientras las cosas lo hagan bien, no veo que haya problemas. El problema es que hagan las cosas mal, y no digo ellos, sino todos. Porque se perjudican ellos mismos, perjudican a la ciudad, a los propietarios de los locales, que viven de ello…

Celia Aramburu vicerrectora de estudiantes (3)

Al final hay que ser responsables, y si las cosas se hacen bien… Yo no sé si ha habido líos con estudiantes involucrados. Yo no sé hasta qué punto lo han hecho mal. Pero confío en la responsabilidad de los estudiantes.

Si la Universidad tiene constancia de que algún estudiante está incumpliendo reiteradamente las medidas de higiene y seguridad, ¿se actuará?

Sí, pero tiene que ser con garantías. Nos llegará información de la Policía Local, contrastaremos que son estudiantes nuestros, de la USAL, y en ese caso, se empezará el procedimiento. Ellos ya lo saben. Hay que cumplir las normas y, si no se cumplen, hay consecuencias, más allá de las multas que pueden tener por la vida administrativa.

Con la Policía Local se trabaja desde hace varios años de cara a prevenir las novatadas.

Este año también.

¿Cree que se van a celebrar este año, aunque sea de manera diferente?

Esperemos que no. De las “reuniones” que he leído que se han producido, sabemos que se disuelven cuando llega la Policía. Sin pruebas, no se puede hacer nada contra nadie. Los derechos de cada uno son los que son. Si incumplen las normas y se les sanciona por ello, pues a eso se exponen.

Pero yo creo que son pocos. He estado reunida con el CONDELE y dicen que ven menos novatadas que otros años. Hay, pero ellos también están muy alerta. Es que entre ellos mismos son más duros, porque les da miedo que se les criminalice. Y no es justo.

Y si estas semanas son de novatadas, en unas pocas llegarían las primeras fiestas universitarias. San Lucas, San Alberto…

Este año no hay fiestas. No hay fiestas. Lo he dicho rotundamente y lo seguiré diciendo. Vamos a mandar un escrito a todas las facultades, desde ya, y también, según se vayan acercando las fiestas de cada centro, haremos otro escrito al Decanato y a la Delegación. No puede haber fiestas. Va en contra de toda la normativa. Ya no digo de la Universidad, porque no permitimos esas reuniones ahora, sino que la Policía Local los va a perseguir. No hay fiestas. No sé cómo decirlo. No vamos a permitirlos.

Celia Aramburu vicerrectora de estudiantes (6)

Entonces, les dirán a las Delegaciones que no hagan ningún acto.

Ninguno. Han estado aquí reunidos, y nos van a ayudar, porque ellos son los primeros interesados en que todo funcione bien.

¿Puede hablar la universidad con la Asociación de Hosteleros para evitar que sean ellos los que organicen las fiestas?

Sí, tendríamos que hablar con ellos y con la Cámara de Comercio. Lo intentaré, porque a ellos tampoco les interesa que, de repente, la situación empeore y nos cierre la ciudad. Sé que ellos están padeciendo unas restricciones evidentes, pero es mucho peor llegar a medidas mucho más estrictas. Hay que hablar con ellos, aunque ellos lo han entendido y han sido ejemplares desde el principio. La hostelería de Salamanca ha sido ejemplar, ha hecho sacrificios y siguen haciéndolos. La disposición va a ser buena, y no creo que se pongan a hacer una fiesta para una facultad sabiendo que están prohibidas y que van a tener a la Policía ahí.

Entiendo que quieren continuar con sus negocios, porque es su medio de vida. Pero lo están haciendo bien, cumpliendo sus horarios y las restricciones.

Volviendo a lo académico, ¿cómo cree que va a ir el curso?

Espero que bien. Que podamos seguir con la presencialidad, porque una universidad se caracteriza por el contacto. Los estudiantes se conocen entre sí, conocen a gente de otras ciudades y países… Todo esto enriquece. Si empeora la situación y nos tenemos que meter en casa, los estudiantes de primero y segundo, que llegan con ilusión, se van a perder una parte muy importante de la vida universitaria. Y si lo siguen haciendo bien, esto seguirá adelante.

Ellos y todos, porque los profesores y el PAS también tenemos algo que decir. La comunidad universitaria lo tenemos que hacer bien para que podamos terminar el curso con alegría y, ojalá al terminar el curso, no haya un virus circulando y podamos ser normales de verdad y celebrar esa gran fiesta de la que se habla. Una celebración con la ciudad.

Se habla de presencialidad, pero la teledocencia llegó para quedarse. Desde la Universidad se ha seguido apostando por ella.

Claro, porque si de repente te llega una orden de confinamiento de la ciudad, que esperemos que no llegue a pasar, esto tiene que estar previsto. Por eso se está trabajando mucho en la teledocencia, está todo preparado, se ha ampliado la plataforma Studium, hay múltiples vías para que los profesores podamos dar las clases… Lo ideal sería que pudiéramos seguir delante de los estudiantes, físicamente en clase. Pero previsto está, y el Vicerrectorado de Docencia está trabajando mucho en ello. Pero esperemos que no sea necesario

El año pasado hubo muchas quejas de estudiantes por esa teledocencia. ¿Lo ha hablado con su antecesora y ha podido solucionarlo?

El problema del año pasado fue que nos fuimos por 15 días y se convirtió en todo el año. Es un poco la improvisación del momento, aunque había herramientas. Pero las circunstancias de cada uno fueron las que fueron. Muchos se confinaron en sus casas y a lo mejor no tenían buena conexión a la red…

Hubo problemas de todo tipo que se intentaron solucionar. Este año, esperemos que no nos pasen. Esperemos estar un más alerta ante esta situación. Y se ha reforzado el sistema de la Universidad. Para ellos, los estudiantes, y para nosotros, los profesores. Y esperemos que no pase, pero ha habido tiempo para prepararse.

En un contexto de crisis sanitaria, la USAL ha logrado matricular a los mismos estudiantes que el pasado año. ¿Es un éxito?

Es un éxito. Pienso que también por la apuesta que ha hecho la USAL, y sobre todo el rector, por la presencialidad segura. Porque la universidad es presencial, tenemos que estar aquí. Y Salamanca es una ciudad muy bonita, acogedora y tiene fama entre los estudiantes. No sólo por las juergas, que puede ser, pero también por la Universidad en sí misma y la ciudad.

Siempre se ha dicho que Salamanca vive del turismo y de la USAL. Este año, la USAL ha ganado todavía más peso.

La gente tiene que darse cuenta que nosotros, la Universidad, ayudamos al bienestar de la ciudad. Contribuimos en el progreso de Salamanca, y somos un escaparate hacia afuera de la ciudad con todo lo que tiene Salamanca en sí misma, que es mucho. Pero es que a todo se le une la USAL.

Yo creo que lógicamente había miedo, porque en Salamanca había muchos casos. Pero no tienen que ver la Universidad como un enemigo, sino como un aliado.

Para terminar, ¿cómo creen que recordarán los estudiantes este curso?

Los que hemos pasado la vida universitaria en esas edades de otra manera, como debe ser, tienes unos recuerdos muy buenos de la época. Y a ellos les ha tocado este año, y me da pena pensar en eso. Pero esto se va a terminar. No va a estar el virus circulando para siempre, está claro. Y cuando se termine, ellos podrán ver la vida universitaria como es siempre, sin restricciones. Porque están en la época de hacer cosas que ahora no pueden hacer. Pero sin transgredir las normas porque eso no lo puede hacer nadie.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído