La educación universitaria disminuye el riesgo de paro, como indican los datos de la EPA: la tasa de paro ha pasado del 8,3% en 2007 al 25% en 2012 para toda la población. Sin embargo, para la población con educación superior, no doctor, el crecimiento ha sido menos explosivo, del 5,4% en 2007 a 15,2% en 2012. En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, las ramas de artes y humanidades y ciencias son las que presentan menores porcentajes de afiliación entre los recién titulados, por debajo de la media (40,1% y 47,9% respectivamente, para la cohorte del 2005-06). Sin embargo, con el paso de los años, tres y cinco años después de la graduación, la rama de ciencias mejora significativamente hasta situarse por encima de la media.
 
Por otro lado, los egresados de ciencias sociales y jurídicas, que alcanzan unas tasas de afiliación por encima de la media cuando son recién titulados empeoran su posición relativa con el paso del tiempo hasta situarse cinco años después por debajo de la media. Por lo que se refiere a los titulados en ciencias de la salud, su situación también mejora con el paso de los años. El porcentaje de asalariados que hay entre los afiliados a la seguridad social prácticamente permanece constante a lo largo de los años -alrededor del 92-94%-, siendo la presencia de autónomos muy minoritaria, entre el 6% y el 8%. Quedan de manifiesto las bajas tasas de autoempleo y emprendimiento de los universitarios españoles.
 
Un año después de haberse titulado, el 48,1% ocupan puestos cuyo requisito es ser titulado universitario; el 23,5% ocupan trabajos con nivel de especialidad medio; y el 28,4% tienen trabajos con bajo nivel de especialidad y de carácter manual. Esto es, de los recién titulados prácticamente la mitad ocupan un puesto de trabajo acorde a su nivel de formación. La situación mejora unos años después. En concreto, los datos de 2012 para la cohorte de 2005-06 indican que el 60,4% ocupan puestos en los que se requiere titulación universitaria y el 16,8% siguen ocupando trabajos poco especializados de carácter manual.
 
El 49% de los recién titulados, al año siguiente de haberse graduado, tienen una base de cotización inferior a 1.500 euros, mientras que a los seis años en este tramo de cotización se encuentra el 25%. Del total de asalariados afiliados a la seguridad social, de la cohorte de 2005-06, el 41% tienen contrato indefinido a tiempo completo un año después de haberse graduado. El ámbito donde hay un mayor volumen de contratos indefinido es en ciencias sociales, educación comercial y derecho y ciencias. Es en la rama de artes y humanidades donde se observa un menor número de contratos indefinidos a tiempo completo. La situación a los cinco o seis años mejora relativamente: el porcentaje de contrato indefinido a tiempo completo se eleva 15 puntos porcentuales hasta el 56% y se reducen considerablemente los contratos temporales del 51,2% de los recién titulados al 35,7% de los más veteranos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído