​Una estudiante de la Universidad de Salamanca, atrapada en Perú

El cierre de fronteras y el estado de alarma pilló a Uxue en la selva sin comunicación alguna. Han intentado volver a España pero, por el momento, no pueden, y está a la espera de que los Gobiernos de ambos países se pongan de acuerdo y los españoles sean repatriados

 uxue
uxue

Uxue afronta sus últimos meses como estudiante de la Universidad de Salamanca. Futura egresada en Biología, esta joven decidió hace meses organizar un viaje por Sudamérica para disfrutar de los diferentes entornos que ofrecen los países de dicho continente. Su intención era viajar de Perú a Argentina pasando por Bolivia.

Hasta allí se desplazó hace ya casi tres semanas. Cuando llegó a Perú, el 11 de marzo, el cooronavirus estaba comenzando a expandirse con rapidez por España, pero ni por asomo llegó a imaginar todo lo que estaba por venir.

De hecho, Uxue se fue a la Amazonía del Perú, uno de los lugares del plantea con mayor diversidad en fauna y flora y que, al ser selva tropical, le mantenía totalmente aislada durante unos días. Cuando retornó a la civilización, se encontró con que España estaba aislada y el espacio aéreo nacional, cerrado sin fecha límite.

“No pilló bastante por sorpresa, porque estábamos en la selva sin comunicación”, recuerda. Además, pocos días después, se decretaba en Perú el estado de emergencia, por lo que volver a su país natal se convertía en todavía un desafío mayor, ya que el Gobierno peruano también cerró las fronteras. Pero no solo las aéreas, sino también las marítimas y las terrestres “tanto para entrar como para salir”.

Eso les impide continuar su viaje, por lo que Uxue se queda atrapada en Lima, a la espera de que los Gobiernos de Perú y España se ponan de acuerdo y los españoles que estén allí puedan ser repatriados. “De momento sólo salió uno (vuelo), pero la cosa avanza muy lento, y llevamos 12 días pidiéndolo”, explica.

Por el momento, no les queda otra que esperar y contactar frecuentemente tanto con la aerolínea como con el Consulado. Pero esa espera les está costando 35 euros diarios, precio que pagan por el apartamento, más todo lo que gasten en comida. Sin embargo, no son los gastos lo que más le molesta, si no la desinformación por parte de la compañía y del Consulado.

Uxue no sabe cuándo acabará esta situación. Espera que la semana que viene haya avanzado el tema y tenga fecha de regreso a España. “Pero si te refieres a la pandemia, creo que esto durará mucho más de lo que pensamos”, finaliza.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído