López Aguilar: "Los europeístas están infrarrepresentados en el Parlamento Europeo"

El eurodiputado socialista impartió en la mañana de hoy una charla sobre el futuro de la Unión Europea enmarcada en los actos de la Cátedra Jean Monnet, donde aseguró que la gente joven debe de ser la encargada de cambiar el rumbo de la región hacia la recuperación y el compromiso de los valores que deben de marcar el camino

3 Comentarios

 IMG 7898
IMG 7898

El eurodiputado Juan Fernando López Aguilar, que asistió a Salamanca a dar una charla enmarcada en los actos de la Cátedra Jean Monnet y que versaba sobre el futuro de la Unión Europea, recordó que esta “depende de 500 millones de europeos, porque Europa no se puede hacer sin europeos”.

De igual manera, el canario aseguró que “hay un eslabón enfermo en la cadena de decisión europea desde hace demasiado tiempo, el Consejo”, si bien tanto el Parlamento Europeo y el Tribunal de Justicia han dado buenas noticias a la región “incluso en lo peor de la crisis cronificada que arrancó en 2008 y de la que aún no hemos acabado de salir”.

López Aguilar recordó que al Parlamento Europeo, del que forma parte desde 2009, le preocupa “enormemente la ciudadanía y los derechos fundamentales”, y para ello es parte fundamental que se integren los europeístas, “particularmente a la gente joven”, a los que dirige especialmente su mensaje, que denuncia, como el otros muchos europeos, “la gestión catastrófica de la llamada crisis de los refugiados y el incumplimiento clamoroso de las decisiones del Consejo en decisiones que afectan al futuro de Europa y que han dado lugar a un fantasma que recorre Europa, que es la extrema derecha, así como el populismo”.

El socialista aseguró que “tanto la extrema derecha como el populismo están sobrerrepresentados en el Parlamento”. Esto se debe a que cada vez que hay elecciones, como las que habrá en año y medio, “los populistas y la extrema derecha rabiosamente eurófoba van a votar con mucho hambre, mientras que los europeístas cada vez votan menos y más flojito”.

Es por ello que dirige su mensaje a la gente joven, porque “en año y medio pueden cambiar el rumbo y volver a apostar por la Europa que merecemos y echamos de menos”, ya que deben de ser los que rescaten y relancen Europa para que “pueda ser lo que prometió en el tratado de Lisboa, un actor globalmente relevante comprometido con los valores de siempre”, que son “solidaridad, integración de la diversidad y cohesión”, unos valores que para el eurodiputado están en desuso y que servirían para lograr “la restauración de la Europa social, la gran damnificada de esta gestión de la crisis que arrancó en 2008”.


López Aguilar afirmó que una de sus grandes preocupaciones desde que fue elegido como miembro del Parlamento es el poco voto europeísta. Si en España es en torno al 40% del censo el que vota en las elecciones europeas, en muchos países este porcentaje desciende al 20% y, cuando esto sucede, “todo el mundo sabe lo que pasa, que se sobrerrepresenta la extrema derecha” mientras que los europeístas, “especialmente los federalistas, y no digamos los europeístas, progresistas y de izquierdas, están claramente infrarrepresentados”. 

El eurodiputado también recordó que “se deben cambiar las cosas” y tomar en serio el Parlamento Europeo, que es un parlamento “legislador sobre derechos fundamentales, contra la corrupción, y es legislador penal europeo contra la criminalidad grave transnacional”, entre otras muchas funciones que preocupan más en los últimos tiempos.


López Aguilar detalló que él pertenece a una generación “que se encandiló con Europa”, algo que no pasa con la actual juventud “porque Europa les está decepcionando”. Sin embargo, esta situación se puede revertir entre todos, contactando con los jóvenes y restaurar una “idea de Europa que merezca la pena y merezca ser votada”.

La globalización, que es un hecho, significa “complejidad y enormidad al mismo tiempo”, recordó López Aguilar, algo a lo que no deben temer los jóvenes, porque frente a esta complejidad se encuentra “la respuesta simplona y aparentemente muy seductora pero estúpida e inútil”, que es aquella que ofrecen los populismos y la extrema derecha. Esta respuesta que no funciona, al igual que “la utopía distópica de que podemos regresar a la casilla de salida y encerrarnos en nuestra pequeña soberanía nacional, inexistente en la globalización”Estas respuestas son equivocadas, si bien lamentablemente están prendiendo en mucha gente que está abrumada por los efectos de la globalización”, que se traduce en el empobrecimiento de las clases medias y la exasperación de las desigualdades, como matizó el eurodiputado. Así, la Europa “con acento social y compromiso” debe erigirse como respuesta para poder aplicar una política de solidaridad.

López Aguilar también afirmó que si los europeístas dejan de votar cederán todo el terreno a los eurófobos, que sí votarán, como ya hicieron en el Reino Unido, en Francia o en Finlandia, donde fueron las primeras fuerzas en las elecciones de 2014. Por ello, es “hora de que frenemos a la extrema derecha y a los eurófobos quienes creemos en una Europa progresista, solidaria y cohesionada”.

El Brexit, un ejemplo de esa fuera eurófoba

Juan Fernando López Aguilar puso como ejemplo “el referéndum disparatado” que acabó con la salida del Reino Unido de la Unión Europa, en el que los “eurófobos de extrema derecha” fueron a votar en masa mientras que los europeístas no lo hicieron porque creían que no podía pasar.

Por ello, es necesario votar en las próximas elecciones europeas “y restaurar la Europa con la que soñábamos” y que encandiló a toda una generación, encarnada en Manolo Marín, como recordó.

Y es que las fuerzas soberanistas nacionales se han hecho más fuertes desde “la gran glaciación europea de 2008”, en referencia a la crisis económica y que ha terminado con Europa sumida “en la peor crisis de su historia”, como detalló el eurodiputado.


Sin embargo, es una buena noticia que Europa haya tenido una respuesta unitaria frente al Brexit, dejando claro que “quien se divorcia no puede salir ganando y estar con un pie dentro y otro fuera”. Así, el Reino Unido tendrá que “aceptar las normas de la Unión Europea para proteger a los tres millones de ciudadanos europeos que hay en el Reino Unido”, todo ello sin participar en las instituciones ni poseer el derecho a veto, además de perder los escaños en el Parlamento Europeo.

Cataluña, uno de los grandes desafíos de Europa

López Aguilar también confirmó que el tema catalán también preocupa en el Parlamento “porque es un signo de un gran mal que recorre Europa, el nacional-populismo”, por lo que la cuestión catalana “es un cóctel indigesto y complejo de engaño masivo y de explotación de la política del miedo y de la mentira, ahora llamada de la posverdad”.


El eurodiputado recordó que nunca fue verdad que un territorio que quiere segregarse de un estado miembro de la Unión “nunca puede continuar siendo miembro de la Unión”. Esto, fue avisado a todos “los insensatos que se embarcaron en esta aventura de fractura de la convivencia en Cataluña”, así como de desprestigio de la imagen de España, algo que es gravísimo, una fractura “que no les puede salir gratis”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído