Un grupo de investigación de la USAL, premiado por su proyecto para el mantenimiento de la flota aérea militar

 Un grupo de investigación de la USAL, premiado por su proyecto para el mantenimiento de la flota aérea militar
Un grupo de investigación de la USAL, premiado por su proyecto para el mantenimiento de la flota aérea militar

Lo que hasta hace no demasiados años era contemplado como ciencia ficción, hoy comienza a hacerse realidad gracias al trabajo de investigación de ingenieros expertos en diferentes materias.

Dirigido por Diego González Aguilera, profesor del Departamento de Ingeniería Cartográfica y del Terreno, el proyecto premiado es un sistema virtual que permitirá asistir al mecánico en cualquier momento gracias a un sistema experto compuesto por un visor de realidad aumentada, un sensor para videojuegos tipo Kinect y una tableta del tamaño de un teléfono móvil ubicada en la muñeca, que servirán para mejorar y ahorrar costes en el mantenimiento de la flota aérea, en este caso, del paquete de frenos y del tren de aterrizaje de los F18. Además este sistema permite transferir el conocimiento y la experiencia entre los mecánicos del Ejército del Aire.

El proyecto, denominado Sistema Cibernético Experto para la captación, almacenamiento, gestión y transferencia del conocimiento en el Mantenimiento de Aeronaves Militares (SICEMAM) comenzó en 2013 de forma conjunta con Industria de Turbo Propulsores (ITP), única empresa española que diseña, fabrica y mantiene motores aeronáuticos, junto con el grupo de investigación Tecnologías de la Información para la Digitalización 3D de Objetos Complejos (TIDOP) de la Universidad de Salamanca.

El grupo TIDOP, dirigido por el profesor González Aguilera, cuenta con el asesoramiento del Mando del Apoyo Logístico del Ejército del Aire, cuyos responsables hablaron de la necesidad clara en el sector aeroespacial de poner en marcha un sistema virtual de asistencia al mecánico, teniendo en cuenta que el Ejército del Aire también está sufriendo recortes en su plantilla y que existe una necesidad de ahorrar debido a los altos costes en el sector aeroespacial.

?Desde el Ejército se nos invita a hacerlo?, comenta el máximo responsable de TIDOP, quien de manera gráfica explica el objetivo del proyecto. ?Que un mecánico provisto de un visor del tipo See-Through y una CPU que puedes llevar en una mochila o un cinturón, incluso un smartphone o una tableta, sea capaz de saber qué tiene que hacer, sin tener que consultar manuales a pie de avión o desplazarse a las oficinas para acceder a la información?. Se trata, en definitiva, de que pueda formarse con este sistema, acometiendo diferentes tareas como cambiar un paquete de frenos, asistir al mantenimiento de la compuerta del tren de aterrizaje o cualquier otra tarea laboriosa que requeriría de un manual ?en muchos casos difícil de descifrar?.

El proyecto cuenta con dos hitos principales. El primero de ellos consiste en la obtención en 3D de las piezas y objetos del F18 que se van a emplear en las labores de mantenimiento. En total, entre el paquete de frenos y el tren de aterrizaje pueden rondar los 200 objetos modelados en la propia base aérea con los mecánicos que los instalan. De esa manera, se pueden tomar datos con fotos, diferentes sensores y láser, para capturar esa realidad y obtener los objetos en 3D, que serán los que alimenten el sistema de reconocimiento y realidad aumentada.

Aquí es donde se produce el segundo hito del proyecto, ya que ese sistema es el que se sustenta en el visor que el mecánico de mantenimiento se pone cuando está supervisando el avión. Una vez que se comunique al sistema la tarea concreta que tiene que acometer, será el visor, con la ayuda de la tableta, el que reconozca el paquete de frenos o el tren de aterrizaje que previamente han sido modelados.

Mediante ese dispositivo digital ubicado en el antebrazo, el operario podrá seguir a través de las gafas los pasos que debe dar para resolver cualquier problema, todo ello de una manera sencilla, ya que se trata de un sistema que no es preciso interpretar visual o espacialmente dónde y cómo está la pieza, ya que el visor de realidad aumentada conducirá al mecánico a ella.

Según Diego González Aguilera, todo ello redunda en una eficacia absoluta en las tareas de mantenimiento y de formación. Además, el sistema irá provisto de comandos de voz, ya que el operario, cuando está realizando su trabajo, suele tener las manos ocupadas o manchadas.

El presupuesto global para este proyecto ha sido de 2,5 millones de euros, cofinanciados por el Ministerio de Economía y Competitividad y la Unión Europea, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). 

El proyecto SICEMAM, que arrancó en 2013 y finalizará en 2016, culminará en la realización de un prototipo para el Ejército del Aire, con la intención de su comercialización por parte de Industria Turbo Propulsada y con el ánimo de que el propio Ejército del Aire pueda exportarlo a otros países, ya que dentro del mismo consorcio aéreo militar, estos sistemas pueden ser bien recibidos.

Además, no es descartable que este novedoso sistema pueda orientarse al mercado, no sólo para mantenimiento y reparación de aeronaves militares, sino también de las civiles, además de extenderse estas posibles aplicaciones al ámbito de la automoción.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído