Investigadores del IBSAL y del IBFG identifican un mecanismo que promueve la supervivencia de las neuronas tras sufrir un ictus

Es fundamental para que el paciente experimente una recuperación funcional después de padecerlo

1 Comentarios

 03333
03333

Científicos del grupo de Neurobiología Molecular, dirigido por la Doctora Ángeles Almeida en el Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG; CSIC-Universidad de Salamanca), y del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) han descrito que la reparación del DNA en neuronas es esencial para promover la supervivencia neuronal, lo que finalmente condiciona el pronóstico funcional de pacientes que han sufrido un ictus isquémico.

El ictus es un importante problema sociosanitario en España. Con una incidencia anual de unos 120.000 casos al año, es la primera causa de mortalidad en mujeres y la principal causa de discapacidad en el adulto. Tras un ictus isquémico, la recanalización o restauración del flujo sanguíneo en la zona infartada induce la generación de radicales libres que causan, entre otros procesos, roturas en el DNA que provocan la muerte neuronal y, en consecuencia, daño cerebral. Por ello, es importante que se activen mecanismos de reparación de estas roturas, favoreciendo así la supervivencia neuronal y la recuperación funcional después de un ictus.

022222


Ángeles Almeida lidera esta investigación

Investigadores del grupo de Neurobiología Molecular del IBSAL, liderados por la investigadora del CSIC Ángeles Almeida, han demostrado un mecanismo molecular que promueve la supervivencia neuronal tras un ictus. “Hemos observado que la proteína WRAP53 se acumula y se transporta al núcleo de las neuronas en respuesta a la isquemia, donde se une al DNA roto y activa la respuesta de reparación de roturas de doble cadena en el ADN” explica. “Además, hemos visto que estos mecanismos de supervivencia se observan también en modelos de isquemia in vivo”, lo que da más consistencia al trabajo que hoy se publica en la revista Science Advances, y cuya primera autoría comparten las jóvenes investigadoras Irene Sánchez-Morán y Cristina Rodríguez.

Además, en colaboración con el Hospital de Santiago de Compostela y dentro del marco colaborativo de la RETIC de Investigación en Ictus, Invictus+, los autores han identificado un nuevo polimorfismo que regula la entrada de WRAP53 al núcleo. Así, la variante polimórfica de WRAP53 que se acumula más rápidamente en el núcleo tras la isquemia, promueve más eficazmente la reparación del DNA y, con ello, la supervivencia neuronal y el pronóstico funcional de pacientes de ictus.

Los resultados de este trabajo ponen de manifiesto la importancia de la reparación del DNA en la isquemia y posicionan a WRAP53 como una interesante diana molecular para el desarrollo de terapias neuroprotectoras en ictus. Además, refuerzan la relevancia de los biomarcadores genéticos de pronóstico en ictus para establecer futuras terapias personalizadas encaminadas a mejorar activamente la recuperación funcional de los pacientes.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído