​Pese a los intentos, nadie puede con las novatadas, que siguen gustando a los estudiantes

Los jóvenes destacan que “nadie va obligado” y que “sirven para conocernos todos”, algo especialmente importante en el primer año de universidad y, para muchos, lejos de sus familias

 Novatadas Huerta Otea (7)
Novatadas Huerta Otea (7)

La Universidad de Salamanca se mostró clara desde el principio. Primero fue una campaña por redes sociales y el reparto de marcapáginas, y después, el rechazo vehemente y explícito condenando cualquier acto que se produjese de un estudiante a otro y que, de alguna manera, vejase a este.

Sin embargo, ni los de la USAL ni tampoco los esfuerzos de la Policía Local han logrado acabar este curso con las novatadas que, un año más, han vuelto a celebrarse y, un año más, han vuelto a dejar imágenes impactantes para los salmantinos y salmantinas pero no tanto para los estudiantes.

Y es que la inmensa mayoría de los jóvenes defienden estos ritos de iniciación, ya que durante uno o dos días les permiten integrarse en un ambiente totalmente nuevo para la mayoría de ellos. “Te pintan la cara y haces juegos para conocernos todos”, relata un estudiante de primer año a SALAMANCA24HORAS, algo muy importante para muchos que no conocen a nadie “o que es su primer año lejos de su familia y de sus amigos de toda la vida”, cuenta otra joven también de primero.

Muchas de las carreras han hecho dos días de novatadas, “uno para salir de fiesta, que sólo te pintaban la cara, y otro donde te manchaban de mierda, pero te avisaban”, explican. Ambos jóvenes estuvieron en la ‘macronovatada’ que se dio el pasado jueves en Huerta Otea y cuentan que los desalojó la Policía “pero luego seguimos en otro lado”.

“Nadie va obligado, y preguntan antes si alguien no quiere hacer algo”

Uno de estos estudiantes de la Universidad de Salamanca cuenta que a él, personalmente, sí le gustaba la idea de las novatadas, algo que se ha refrendado una vez las ha realizado. “Había gente que iba con miedo, pero al ver que no pasaba nada, se divertían y te lo pasas bien”, relata.

Además, el otro joven “nadie va obligado y no han abusado para nada”, asegura de los veteranos, a quienes considera “muy majos” porque, además, “preguntaron por alergias y por si alguien no quería hacer algo”.

Esas alergias pueden ser de lo más básico, desde el chocolate hasta al pescado pasando por los huevos, con los que muchos jóvenes fueron ‘pringados’ durante esta semana. Sin embargo, “en todo momento decían que nadie estaba obligado, y si alguien no quería hacerlo pues se quedaba a un lado durante la prueba y no pasaba nada, nos reíamos todos”, explican.

Ni consumo de alcohol obligado ni violencia hacia los alumnos

En la campaña de #StopNovatadas, la vicerrectora de Estudiantes y Sostenibilidad, Ana Belén Ríos, aseguraba que las novatadas suponen, en muchos casos, consumo de alcohol obligado, vejaciones y violencia hacia los alumnos que comienzan su andadura en la universidad.

Sin embargo, los estudiantes con los que ha charlado este medio afirman que en ningún momento “obligaban a beber a nadie, y tampoco ha habido ningún tipo de violencia ni vejaciones”.

De hecho, recalcan que muchas veces estaban siendo vigilados por la Policía y que “era cuando sacaban el alcohol o cuando alguien se quitaba la camiseta o hacía algo que parecía menos normal cuando nos echaban”, lamentando que muchas veces no pudiesen terminar “cuando lo estábamos pasando bien”.

Así, lo que parece seguro es que este curso no se ha podido evitar las novatadas. Estos estudiantes desean que siga esta tradición que esperan poder realizar el año que viene, concluyendo que “no vamos a hacer lo que no nos han hecho y no vamos a querer que nadie se lo pase mal, como nosotros tampoco lo hemos pasado”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído