El Plan de Formación Docente de la Universidad de Salamanca, "un éxito extraordinario" para potenciar al profesorado, aumenta sus actividades

Este año se ofertarán 80 cursos con casi 2.000 plazas. Se trata de que el profesorado sepa transmitir y trasladar sus conocimientos de manera correcta al alumnado. El Estudio salmantino es referente en lo que a formación de la docencia se refiere

 Izaskun Álvarez y María José Rodríguez Conde
Izaskun Álvarez y María José Rodríguez Conde

La Universidad de Salamanca ha presentado su oferta de actividades formativas para su personal docente e investigador (PDI) de cara a este 2019, que llevarán a cabo a través del Instituto Universitario de Ciencias de la Educación (IUCE) y que contempla un total de 1246 plazas en el Programa General, 726 plazas en el Programa de Centros y 15 plazas en Formación Inicial de Profesorado (FIPU), todo ello repartido en un total de 80 plazas formativas.

Así lo ha explicado la vicerrectora de Docencia y Evaluación de la Calidad, Izaskun Álvarez, quien también reflejó el interés del Estudio salmantino para seguir formando a su PDI puesto que, además, este tipo de programas “hasta la fecha han sido un éxito”.

De hecho, la vicerrectora consideró que es “fundamental” que el profesorado de la Universidad de Salamanca esté preparado de la manera correcta y sepa transmitir y trasladar sus conocimientos en las clases, de manera que su alumnado pueda aprender de la manera correcta.

De ahí este Plan de Formación Docente, diseñado ad hoc a las necesidades del profesorado, ya que se ha hecho según la demanda de las diferentes Facultades y Escuelas. Es por ello que hubo un período de inscripción, cerrado el pasado 15 de febrero, en el que se han preinscrito más de 550 profesores en 2.223 actividades diferentes (una media de cinco actividades por docente), lo que Izaskun Álvarez consideró “un éxito extraordinario”.

Según sectores, la vicerrectora detalló que los profesores titulares han copado la mayor demanda, seguidos por los profesores contratados doctor y los ayudantes doctor, seguido muy de cerca por los investigadores. En cuanto a facultades, el orden de las cinco primeras han sido Filología, Ciencias, Educación, Derecho y Psicología.

Izaskun Álvarez también se congratuló por el gran éxito que ha tenido el FICU, puesto que para las 15 plazas ofertadas hubo un total de 60 solicitudes, por lo que estas se adjudicaron por categoría y antigüedad. Eso sí, valoró positivamente esta demanda, al ser “fundamental que las nuevas generaciones de profesores tengan una gran formación docente”.

Los investigadores de los centros adscritos a la USAL también se pueden formar este año

María José Rodríguez Conde, directora del IUCE (que es un instituto propio y exclusivo de la USAL), explicó que el gran éxito del Plan de Formación Docente se debe a la gran trayectoria que tiene, especialmente después del boom de hace 10 años con motivo del Espacio Europeo de Educación Superior.

Por aquel entonces, hubo una gran demanda para a causa de la ‘renovación’ de títulos que se aplicó. Eso les ha permitido, una década después, mejorar el programa de formación ya que no es un conjunto de actividades al azar, sino que es un programa que se hace en función de las necesidades de las profesores y de las evaluaciones que se hacen en los diferentes cursos.

La catedrática Rodríguez Conde anunció también una de las grandes novedades de este año, y es que los investigadores de centros asociados a la Universidad de Salamanca también podrán inscribirse este año, dándoles la oportunidad de mejorar así su capacidad docente “porque también imparten clase”.

En España se está potenciando la formación docente, pero es “la hermana menor” de la investigación

La directora del IUCE valoró positivamente que este año se haya incrementado la financiación de los cursos en torno a un 10%, lo que ha permitido aumentar la oferta de cursos y actividades, aunque sigue siendo complicado atender a los casi 2.000 profesores del Estudio salmantino.

Esto también ocurre porque el tema de la formación docente es algo “complejo” en España, ya que los profesores universitarios son “muy buenos investigadores”, pero la parte de docencia se valora menos que en otros países europeos. En España sí que se está potenciando, reconoció, pero como si fuese una valoración más y como “la hermana menor” de la investigación.

Así, la vicerrectora de Docencia y Evaluación de la Calidad reflejó que ese es otro de los motivos por los que la USAL, y su Vicerrectorado en concreto, haya apostado por la formación, ya que tan importante es tener conocimientos como transmitírselos a los estudiantes de manera eficaz.

“Sin docencia no hay investigadores, y sin investigadores no hay docencia; ambas facetas se implican”, aseveró Izaskun Álvarez, quien también se enorgulleció porque la Universidad de Salamanca sea “referente” en el ámbito de la formación docente, estando “a la vanguardia” de la formación frente a otras instituciones nacionales.

Se ha valorado incluir un título propio para la formación del profesorado universitario, pero es “complicado”

La directora del IUCE, al ser preguntada, explicó que sí se ha valorado incluir una especie de máster o título propio para formar al profesorado universitario al igual que se hace con los docentes de instituto. Sin embargo, reconoció que es “complicado” ya que muchos de estos profesores, cuando inician su trabajo, están en pleno desarrollo de la tesis doctoral.

Así, por el momento se ha descartado “por tema de tiempo”, aunque algunas universidades ya tiene establecido ese título propio “sobre todo para la formación inicial”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído