Arturo Calzada, científico del Centro Nacional de Biotecnología (CNB, centro del CSIC), ha vuelto a Salamanca, la ciudad donde desarrolló buena parte de su carrera investigadora. El Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca) ha acogido una conferencia en la que ha expuesto su trabajo, una investigación básica que resulta fundamental para comprender los fallos que en las células provocan mutaciones y, a su vez, algunas enfermedades.
 
El experto del CNB ha explicado a DiCYT (www.dicyt.com) que el objetivo de su grupo de investigación es estudiar “los mecanismos básicos de la división celular” y que para ello utiliza levaduras, “un modelo sencillo pero muy bueno para saber qué pasa en organismos más complicados, como los humanos”. La razón de ser de este trabajo es averiguar qué procesos fallan cuando las células empiezan a sufrir mutaciones que dan origen a problemas como el cáncer. “Pretendemos entender lo que sucede en el desarrollo del cáncer desde fases muy tempranas, ver qué falla en la célula y dónde podemos incidir para evitarlo”, indica.
 
Dentro del ciclo celular, la replicación del ADN, que permite duplicar el material genético de la célula madre para que pase a las dos células hijas, es clave. “Es esencial que todo vaya muy bien durante la replicación para prevenir la alta incidencia de mutaciones que tienen las células de cáncer. La fase S, en la que ocurre la replicación del ADN, es crítica para evitar las escaladas de mutaciones que suelen tener las células tumorales cuando están más avanzadas”, afirma. El equipo de Arturo Calzada está especializado en el estudio de las proteínas CDK, que regulan dicha replicación del ADN.
 
Realizar estas investigaciones con levaduras tiene ventajas aunque hay una diferencia evolutiva muy grande con respecto a las células de los mamíferos. “Sirve para estudiar los mecanismos básicos de división celular, porque están muy conservados, y también los mecanismos de replicación del ADN”, porque en las levaduras hay más copias de cada proteína y “suelen ser homólogas y realizan funciones parecidas” a las humanas.
 
Salamanca, en la vanguardia
 
Arturo Calzada, que trabajó en el Centro de Investigación del Cáncer (CIC), mantiene una estrecha relación con los investigadores de Salamanca, en la actualidad no existen proyectos en común. En cualquier caso, “estudiamos cosas parecidas y complementarias”, asegura, así que el IBFG “sería uno de los centros donde empezar a mirar” si necesitara colaboraciones.
 
De hecho, comparte el interés con muchos grupos de investigación salmantinos en aspectos como la regulación del ciclo celular, la replicación del ADN, la mitosis o los mecanismos de checkpoint que controlan si en la célula ha habido mutaciones o daños en el genoma.
 
Según Calzada, la investigación que se realiza en estos campos en Salamanca tiene un gran peso nacional e internacional: “No tiene nada que envidiar a la investigación de fuera, aunque obviamente el tamaño es pequeño, algo que sucede en toda España, nuestros medios son muy limitantes, pero Salamanca no es menos que Madrid y los grupos de aquí son buenos internacionalmente”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído