​La Universidad Pontificia mira al futuro “con ilusión” tras otro año de consolidación y excelencia

La rectora del Estudio pontificio, Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez, hizo un buen balance del año, en el que se ha mantenido el número de titulaciones y de alumnos y se ha potenciado la investigación docente. Además, se ha mostrado dispuesta a repetir mandado

 Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez
Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez

La Universidad Pontificia de Salamanca ha hecho balance de la gestión del último año, en el que se ha continuado en la línea propuesta bajo el mandado de la rectora Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez.

Así, la rectora destacó que se ha consolidado la oferta del Estudio pontificio, que ya cuenta con 18 grados, 6 dobles grados y más de 60 postgrados entre los campus de Salamanca y Madrid. Algo que se ha conseguido tras pasar, por primera vez, los procesos de calidad y renovación y que con “no poco esfuerzo” se ha culminado con éxito.

Unos procesos que han afectado a todas las universidades, también la UPSA, que ha tenido que hacer “un esfuerzo de reajuste para poder conservar lo que uno tiene” en pos de caminar hacia la excelencia “que todas las universidades debemos perseguir”, aseguró Cortés Diéguez.

Habiéndose conseguido consolidar la oferta, también se ha reforzado la excelencia del profesorado gracias a un plan “muy ambicioso”, lo que ha dado resultados excelentes como se demuestra el gran número de doctores y de profesores acreditados, multiplicándose exponencialmente el número de docentes que tienen grados de investigación.

“Siempre hay cosas que mejorar, pero hay que felicitar al profesorado de la Universidad”, prosiguió la rectora, quien reiteró que los docentes han obtenido la calificación de excelencia, lo que ha supuesto “un orgullo” pero también demuestra “el fruto del trabajo de formar bien al profesorado” de manera integral, tanto en docencia como en investigación, porque “una universidad que no investiga no puede ser una buena universidad docente”, insistió.

Esa consolidación de las titulaciones, la mejora y la excelencia del profesorado y la potencia de la investigación permiten a la Universidad Pontificia creer que están “en condiciones de mirar al futuro con ilusión”, reafirmó Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez.

Se mantiene el número de alumnos, que además valoran casi con matrícula a la UPSA

“Los alumnos son nuestro mayor tesoro”. Así se refirió la rectora al alumnado, que además ha valorado casi con matrícula a la Universidad Pontifica y la ha situado en el número cinco del ranking de Docsity que valora la imagen que tienen los estudiantes de los centros nacionales. Así, que los alumnos les valoren con una nota de sobresaliente “nos llena de orgullo, porque trabajamos para eso”, aseguró la catedrática.

Internamente, el Estudio pontificio también tiene sus propios mecanismos de evaluación, y en los últimos años no han parado de crecer, según detalló la rectora, estando valorados casi en el cinco (sobre cinco), lo que demuestra que el alumnado “cada año está más satisfechos con la Universidad”.

Esto se debe a que la UPSA trabaja mucho por la comunidad universitaria, especialmente el lado humano, y los estudiantes “lo agradecen y responden, participando en todas las actividades”. Cortés Diéguez resaltó especialmente el voluntariado, puesto que sus alumnos responden más que en otras instituciones.

También lo hacen con otras actividades pensadas para ellos, ya sean de tipo deportivo o desde el punto de vista espiritual, así como también en lo referente a la salud física y psicológica. De hecho, este servicio de ayuda cuenta con una gran demanda entre los alumnos, y la UPSA trabaja para reducir las listas de espera y poder ayudar a todos “sobre todo en las etapas duras de exámenes”, manifestó la rectora.

A ello se le suman los servicios clásicos de Logopedia o Planificación Familiar que ofrece la Universidad de forma gratuita. Pero no hay que descuidar el lado profesional, porque “son futuros profesionales”. Así, se procura mejorar la oferta y se premia la innovación entre los estudiantes, algo que está valorado entre los alumnos y los futuros alumnos.

En lo que a números se refiere, la Universidad Pontificia mantiene los estudiantes de otros años, entre 6.500 y 7.000. Esas son las cifras en las que se mueve el Estudio pontificio y, por lo pronto, se mantendrán.

La rectora está dispuesta a repetir mandado y lo afrontará con ilusión

Sobre un posible segundo mandato, Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez confirmó que, pese a que no depende de ella, porque es el Gran Canciller quien realiza la propuesta a la Conferencia Episcopal y esta decide, sí estaría dispuesta a continuar un segundo mandato al frente de la Universidad Pontificia.

Algo que afrontaría con “ilusión renovada” ya que la siguiente etapa, tras la consolidación, será de “innovación, creación y coger velocidad”. La rectora es consciente de la responsabilidad que supondría, al igual que ya lo fue en su día, pero se mostró dispuesta a “liderar, con un gran equipo, un proyecto de universidad del futuro”.

Sobre el equipo, este dependerá del resultado del Plan Estratégico de la UPSA. Actualmente mantiene el mismo de hace tres años y medio (en agosto acabaría su mandato), y en el momento que dicho plan esté más delimitado sería el momento de ajustar el equipo “a las necesidades de la Universidad”.

Además, la rectora aseguró entre risas que no es fácil quemarla, porque “todos tenemos muchos frentes abiertos, y las mujeres más”, algo que espera que cambie en el futuro. Así, la dirección de la UPSA es parte de su vida, pero no toda, por lo que mantienen la ilusión ya que “una parte no puede quemar nuestra vida entera”.

La UPSA “se autofinancia y maneja el dinero suficiente”

Respecto al presupuesto de la UPSA, Cortés Diéguez afirmó que el Estudio pontificio “maneja el dinero suficiente”, pese a que los precios son más moderados respecto a otras universidades privadas al no tener ánimo de lucro. Eso sí, la Pontificia no tiene dificultades económicas, lo que le permite emprender diversos proyectos.

Tras renovar la capilla, que ha quedado “muy bonita”, se está consolidando la cubierta del Ala Norte así como la estructura. Una infraestructura que espera que en el futuro sea un nuevo espacio para la docencia “e incluso para la ciudad”, ya que enriquecerá un patrimonio que es de todos.

Ha supuesto una fuerte inversión, pero en el futuro también afrontarán otras, como la renovación de la red de informática tanto en máquinas como la infraestructura subterránea, que permitirá una digitalización de la Universidad. Algo en lo que llevan tiempo trabajando en pos de la completa digitalización y modernización del Estudio. 

Impartirán nuevos grados en el futuro, también de manera online

La rectora también habló sobre las titulaciones, cuya oferta “no está cerrada”. Recientemente se comenzó a impartir un grado pionero en España, el Grado en Seguros y Finanzas, que se desarrolla en el campus de Madrid. También se consolidarán algunos grados, como el de Marketing y Comunicación, en dicho campus, ya que funcionan bien en Salamanca.

Eso no quita que en el futuro haya nuevos grados, “que los habrá”. Están trabajando en ello y, una vez consolidado el Plan Estratégico en el que se potencia lo ya existente, se incluirá una nueva oferta.

Esta también será de manera online y semipresencial, puesto que la Universidad Pontificia fue de las primeras instituciones en ofertar dicha modalidad en ciertos estudios. “Hay tradición y bagaje”, relató la rectora, quien primero considera necesario, eso sí, fortalecer las infraestructuras y delimitar los grados y posgrados online que se necesitan “y que sean acordes con nuestra identidad”.

Gran relación con Latinoamérica que redundará en “beneficio propio”

Sobre la internacionalización de la UPSA, la rectora agradeció tanto al Vicerrectorado correspondiente como al Departamento de Lengua y Cultura por su trabajo. Si bien tienen un gran número de alumnos de China, el futuro está en Latinoamérica, donde se están apuntalando convenios y nuevas relaciones.

“Queremos seguir con ese camino, porque tenemos una deuda”, prosiguió Mirian de las Cortés Diéguez, así como también se establecerán relaciones con otros países, si bien con los americanos “creemos que somos hermanos y tenemos mucho en común”, por lo que unas buenas relaciones revertirán en “beneficio propio y en el bien de todos, y de Salamanca, por supuesto”. 

Las relaciones con otras instituciones siguen siendo “estupendas”

Sobre la relación con otras instituciones, la catedrática Cortés Diéguez confirmó que todas siguen siendo “estupendas”. Por ejemplo con la Universidad de Salamanca, con la que se apoyan mutuamente en todo lo que procede, compartiendo “espacio e ideales universitarios”, si bien cada uno en su ámbito. Una relación cordial donde se mantiene el espíritu de colaboración.

También son muy buenas las relaciones con el nuevo alcalde, Carlos García Carbayo, con quien espera desarrollar muchas sinergias “por el bien de la ciudad”. Precisamente, la rectora pronto será reconocida por el Consistorio, algo que agradeció, si bien pidió que, en el futuro, este tipo de iniciativa no sean necesarias.

Esto se debe a la igualdad en todos los ámbitos de la sociedad que Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez reclama constantemente. Así, cree que se va por el buen camino, pero opina que “hace falta una nueva generación, y nuestros hijos lo podrán ver” porque, más allá de las leyes de igualdad, que consideró “necesarias” pero insuficientes, pidió un “cambio de mentalidad”.

De hecho, la rectora cree que incluso las mujeres tienen pensamientos machistas “sin darnos cuenta”, algo que le ha sucedido a ella misma cuando ha ido a visitar altos cargos, cuando por el nombre se esperaba encontrar a un hombre y, en realidad, era una mujer.

Ese es el cambio que considera necesario, y afirmó que este se debe producir “desde el biberón”, y que todas las cosas por las que hoy en día se luchan “sean algo normal, y que no sea necesario hablar de mujeres y hombres y su mérito y capacidad”, y que cada género ocupe su espacio, siendo estos equilibrados y complementarios.

“¿Nos sobra talento? No. Entonces, ¿por qué desperdiciarlo?”, prosiguió la rectora, repitiendo que las mujeres podrían aportar ese punto de talento necesario si se les ofrece una igualdad de oportunidades necesaria, algo que también conllevaría el rechazo por parte de la sociedad de las trabas que se encuentran las mujeres. “Debemos trabajar y trabajar, y con esfuerzo se puede llegar”, reiteró.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído