La USAL aprueba conceder la Medalla de la Universidad a los sanitarios y pone a disposición de Sacyl todos sus recursos “para superar este momento tan crítico”

Además, se aprobó de manera unánime el seguimiento del acuerdo de Presencialidad Segura así como el Plan Estratégico 2020-2023, que ahora irá al Consejo Social

Profesionales sanitarios aplauden a las puertas del Virgen de la Vega durante el primer estado de alarma
Profesionales sanitarios aplauden a las puertas del Virgen de la Vega durante el primer estado de alarma

Lo que se daba por hecho se ha confirmado en el Consejo de Gobierno del mes de enero de la Universidad de Salamanca. Y es que el Estudio salmantino otorgará la Medalla de la Universidad, el más alto distintivo estatutario existente, a los profesionales sanitarios por su trabajo durante la pandemia.

Así lo ha confirmado el rector de la USAL, Ricardo Rivero, en una rueda de prensa telemática tras la celebración del Consejo de Gobierno, que tuvo lugar de manera bimodal (presencial y telemático) y que en el que no se registró ninguna incidencia. De hecho, también se acordó que la concesión de la Medalla de la Universidad vaya acompañada de más hechos.

En concreto, la Universidad de Salamanca ha puesto a disposición del Sacyl todos sus recursos “para superar este momento tan crítico”. Recursos que van desde la cesión del Colegio Arzobispo Fonseca, si bien según comentó Rivero ha sido rechazada por el momento “porque nos han dicho que sus capacidades les permiten organizarse para responder al incremento de ingresos que están experimentando”, hasta la colaboración con los laboratorios universitarios para realizar pruebas PCR.

Asimismo, y después de la colaboración con Atención Primaria para la realización del cribado masivo en la USAL, el rector señaló que se le ofreció al gerente la cooperación de los servicios informáticos de la Universidad, ya que “los responsables tuvieron una impresión positiva sobre nuestras capacidades y disposiciones de recursos humanos en algunos aspectos”.

Un cribado “singular” en Castilla y León que se ha hecho “en el momento oportuno”

Sobre dicho cribado, Ricardo Rivero mostró su agradecimiento a la sanidad de Castilla y León por realizarlo en “en el momento oportuno, coincidiendo con el inicio del proceso de evaluación”. Si bien reconoció que la participación podría haber sido más alta, reseñó que desde los órganos de Gobierno se insistió en lo fundamental de acudir y se dio varias oportunidades a toda la comunidad universitaria.

Sea como fuere, la incidencia resultante demostró que “no sólo no es mayor que en el resto de la sociedad, sino que es menor a la de otros cribados en el entorno”, indicó Rivero, quien deseó que esto sirva para reflejar que los universitarios no son el problema “sino al contrario”.

Igualmente, recalcó que los positivos detectados han servido tanto para evitar que el virus se siga expandiendo como para localizar otros positivos, fuera del entorno universitario, resultantes de contactos estrechos con las personas contagiadas.

Asimismo, Rivero destacó que este cribado masivo, que se ha dado en todo el sistema universitario público de Castilla y León (a falta de la UBU, que lo realizará en los próximos días), ha sido “singular” de la Comunidad ya que otras muchas universidades lo han anunciado pero finalmente no lo han llevado a cabo, al menos de momento.

Se aprueba el seguimiento del acuerdo de Presencialidad Segura

En otro de los puntos importantes del Consejo de Gobierno, se aprobó, también por unanimidad, el acuerdo del seguimiento de Presencialidad Segura. De hecho, contó también con el apoyo de los representantes de los estudiantes, que han reafirmado las medidas de seguridad y la colaboración con los diferentes centros que se están tomando.

El rector no quiso dejar de señalar que en el plenario de la CRUE, que tuvo lugar este martes, también se mantuvo la presencialidad en la evaluación en la “inmensa mayoría” de universidades, incluyendo “las que tomaron medidas extremas” respecto a la docencia. De hecho, puso en valor el cribado realizado en la USAL, cosa que no ha sucedido en casi ningún estudio español más, porque han permitido afrontar los exámenes con una mayor seguridad si cabe.

“Todo lo que haya que hacer para seguir compatibilizando el servicio público de Educación Superior con la protección de la salud, lo vamos a hacer. Es un trabajo diario que continuaremos con los profesionales de Sacyl”, ha proseguido, reiterando que los representantes estudiantiles han aunado esfuerzos en la USAL, a diferencia de otras universidades.

El protocolo puesto en marcha, consensuado por los representantes estudiantiles y los equipos decanales y de dirección, consta de cinco puntos: medidas sanitarias esenciales, desplazamiento a los diferentes campus, acceso al centro y entrada y salida del aula, desarrollo de los exámenes y, finalmente, limpieza y ventilación de las aulas-

Respecto a los desplazamientos se recomienda que se realicen de forma individualizada. En el caso de ser imprescindible utilizar el coche compartido con otros estudiantes se deberán mantener las medidas de seguridad (número de ocupantes, ventanillas abiertas y uso de mascarilla).

Una vez en el campus, los alumnos y alumnas solo podrá acceder al centro en el horario programado para la realización del examen, de forma escalonada y evitando en todo momento las aglomeraciones. Para agilizar la entrada, la identificación, si fuera necesaria, se producirá dentro del aula. A la salida del examen, manteniendo siempre las medidas de seguridad, no podrán permanecer en las instalaciones académicas, ni agruparse en los pasillos o zonas comunes del centro.

Por otra parte, las aulas de exámenes, en las que se limitará la movilidad tanto de estudiantes como de profesores, no podrán sobrepasar nunca el aforo establecido. Se utilizará el gel hidroalcohólico al acceder al aula y en el momento de entrega y recogida de las hojas de ejercicios y, en ningún caso, se podrán compartir materiales ni objetos, por lo que se recomienda revisar bien todo lo necesario antes de salir de casa. Una vez una vez finalizado el examen, deberán depositarlo en el lugar (mesa, caja, etc…) que el profesorado disponga para este fin, debiendo abandonar el aula inmediatamente.

En todos los espacios se aplicará los procedimientos de limpieza y ventilación habituales. En el caso de que el aula sea utilizada para exámenes sucesivos, se espaciará su realización con el fin de evitar que los estudiantes coincidan en las zonas comunes y se proceda a la limpieza.

El Plan Estratégico 2020-2023 afronta su último trámite: el Consejo Social

De igual manera, y por unanimidad, se ha aprobado el Plan Estratégico 2020-2023 de la Universidad de Salamanca en el Consejo de Gobierno. Por ello, ahora afronta el último trámite, que es el Consejo Social de la USAL.

El documento, enriquecido con nuevas propuestas presentadas por la comunidad universitaria bajo la coordinación del profesor Gil Villa (de quien el rector ha destacado su trabajo, puesto que ha posibilitado alcanzar un consenso que no se logró en el Claustro Universitario), establece tres prioridades estratégicas: el crecimiento de la Universidad de Salamanca, a través de una oferta académica, investigadora y de servicios diferencial, equilibrada y de calidad, capaz de atraer y fidelizar a estudiantes e investigadores de ámbito nacional e internacional; la contribución a la sostenibilidad haciendo compatible el crecimiento con el cuidado del medio ambiente en el que se inserta y con el bienestar de la comunidad universitaria; y, finalmente, la mejora del servicio público de docencia, investigación, innovación y transferencia, explicó el rector.

Estas tres líneas de actuación se materializan a través de cinco ejes sobre los que se estructuran los objetivos y compromisos que regirán las decisiones de la institución hasta el año 2023: “Oferta académica multidisciplinar, diferenciada y actualizada, que asegura una docencia de calidad”;  “Investigación, transferencia e innovación para un desarrollo sostenible”; “Promoción y reconocimiento del trabajo bien hecho por la comunidad universitaria, orientado a la mejora del servicio público”; “Administración eficaz, transformación digital y proyección internacional”; y “Universidad comprometida con el progreso de su entorno, la participación social y la empleabilidad”.

Así lo destacó el rector, quien apuntó que las modificaciones que se han adoptado “han demostrado la voluntad de mejorar y de integrar estas mejoras”. Todo ello ha permitido que “nadie se haya opuesto al Plan” en el Consejo de Gobierno.

No han sido los únicos puntos aprobados, ya que este Consejo de Gobierno también ha tratado las ponderaciones de la EBAU tras la reunión de la COEBAU, la aprobación de varios títulos propios y aspectos referentes a los másteres universitarios.

Se trabaja en una nueva app que mejore el sistema de vigilancia

Ricardo Rivero también ha confirmado que se está trabajando en la implementación de una nueva aplicación informática que permita “simplificar y mejorar” el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de la USAL (SiViUSAL), que fue pionero en el Estudio salmantino y que después ha sido expandido a universidades de toda España.

“Estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para que las cosas funcionen bien”, ha concretado el rector, quien ha repetido que “queda mucho trabajo por delante”.

Precisamente por ello se decidió suspender cualquier acto por Santo Tomás de Aquino, patrón universitario y que debería tener lugar este jueves. “No son momentos para celebrar nada. Es momento de trabajar y seguir hacia adelante con la prestación del servicio público de Educación Superior y ponernos a disposición de los profesionales sanitarios. Esperamos que dentro de unos meses podamos celebrar un acto homenaje como se corresponde”, ha finalizado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído