Los nuevos retos y el escenario actual del sector del porcino ibérico, a debate en Salamaq

Aprovechar oportunidades como el mercado norteamericano y hacer llegar al público que se es respetuoso tanto con el medioambiente como con los animales, objetivo de los profesionales.

0 Comentarios

Jornada profesional sobre el porcino ibérico en Salamaq
Jornada profesional sobre el porcino ibérico en Salamaq

La jornada inicial de Salamaq21 ha acogido el primero de los grandes encuentros sectoriales. Concretamente el del porcino ibérico en el que, en sintonía con la ponencia inaugural, también se puso de relevancia la gran importancia de la ciencia y la tecnología aplicadas al campo.

Ello ha propiciado “mejoras en la productividad” que mitigan la perdida de los alimentos que producimos a diario y que la FAO ha cifrado nada menos que un tercio del total. Como ejemplo, el ponente inaugural Fernando Fernández Cuesta, de NANTA, hizo referencia a la llamada agricultura celular; empresas que están creando bancos de células para ofrecer ternera o huevos de laboratorio e, incluso, productos exóticos.

Fernández Cuesta, que lamentó que nuevamente exista una “animadversión” hacia el sector del porcino, puesto que la gente piensa que los animales se crían en macrogranjas, que se abusa de los antibióticos y que se produce gran contaminación, cuando “la realidad del sector es otra muy diferente”, y recordó que el sector primario, que en su conjunto -agricultura y ganadería- contamina menos que el transporte, fue el encargado de llenar las estanterías de los supermercados durante la pandemia.

Igualmente, hizo referencia a que el sector del porcino ibérico está en un entorno legislativo “muy fuerte y exigente” como es el de la Unión Europea, algo que quieren dar a conocer al consumidor para que “conozca la realidad”, muy distinta a la de hace 40 años.

De hecho, actualmente está bajando el consumo de carne en los países desarrollados, una tendencia que se debe “al tema cultural y a los hábitos de consumo”, por lo que, según opinó, “no hace falta que venga un político a decir que no comamos carne porque contaminamos”. Es más, mientras en España y Europa baja dicho consumo, la tendencia global es alcista puesto que hay “una alta demanda de proteína”.

Fernando Fernández Cuesta también apuntó que la agricultura y la ganadería ecológicas “no son sostenibles”, al menos no tanto como la tradicional, y aseguró que consumir carne es necesario puesto que “el consumo (de carne) coincidió con el desarrollo del cerebro. No sé si comiendo vegetales disminuye el cerebro, no lo sé”.

Porcino ibérico en el mercado norteamericano, una de las grandes oportunidades

Las Jornadas del Ibérico abrieron este año una ventana al mercado norteamericano merced a la intervención de Manuel Murga, fundador de Acorn Seekers, que, desde Texas, se detuvo a analizar el potencial real de los productos ibéricos en un mercado que gasta cada año 20.000 millones de dólares en el consumo de jamones y embutidos.

La importación española ocupa el quinto lugar en jamones, un 8 % de mercado, y el segundo en el resto de embutidos -20 % de la cuota de mercado- por lo que “hay mucho margen de crecimiento”.

El cliente americano “es peculiar”. “Muy curioso ante lo nuevo, todo lo pregunta y representa un gran reto”. Además, explicó, “suele ser bastante permisivo ante un error en el producto. Tiene una actitud positiva, interactúa con el fabricante, reclama con educación y de la reacción ante eso se puede fidelizar”. “Lo irreversible es que perciba que estás tratando de engañarlo o que hay fraude. Si eso sucede, no te da una segunda oportunidad”, detalló.

A la hora de enfrentarse al producto “les gusta comer cuanto mejor, más”. Frente al tópico, los norteamericanos “saben comer bien y les gusta tanto la calidad como el sabor del jamón, del que también destacan la textura de la grasa”. De hecho, les cuesta entender que se hagan esfuerzos por minimizar costes de producción de un producto de calidad”. Además, son el tercer país con más estrellas Michelín, solo superados por Francia y Japón.

A la restauración de calidad suman una gran red minorista de distribución del producto, un alto porcentaje de personas de gran poder adquisitivo y las ventas online, una ámbito en el que son líderes y al que se han sumado multitud de empresas pues “funciona perfectamente por todo el país”.

De hecho, otra de las grandes oportunidades que afronta el sector del porcino ibérico es la alta demanda en este mercado norteamericano de los productos frescos, que se están utilizando cada vez más para su consumo en barbacoas y parrillas.

Patologías porcinas

Por su parte, el veterinario Álvaro Aguarón, aportó su punto de vista respecto a las patologías animales apuntando que cada ocho meses surge en el mundo una nueva patología animal. En ese contexto, el uso de antibióticos resulta trascendental. “Tantos como sea necesario y tan pocos como sea posible”, matizó al tiempo que llamó al “uso racional de los mismos”, aunque, advirtió, “la cara oscura de la reducción es que vuelven las patologías de origen bacteriano”. Aguarón apuntó a la E.Coli y la braquiospira como aquellas de resistencia más preocupante. Además, alertó, “cada vez se diagnostican más casos de disentería, que reemerge y a día de hoy no hay herramientas para poder controlarla”.

La vacunación, dijo, es la respuesta. Eso sí, tomando precauciones como la de minimizar el manejo de los animales para reducir su estrés y adoptando la decisión adecuada sobre inmunizar a madres o lechones “dependiendo de la patología”.

Acuerdo verde europeo

El encuentro trajo también a Salamaq ´21 al director de la Asociación Nacional de Productores de Ganado Porcino (ANPROGAPOR), Miguel Ángel Higuera, quien departió sobre la estrategia ‘Del Campo a la Mesa’ de una Unión Europea, “que ve como, paulatinamente, crece el número de parlamentarios ‘verdes’ y busca un sistema alimentario más saludable, sostenible y que sea piedra angular del acuerdo verde europeo”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído