​El Ayuntamiento aprueba ‘congelar’ los cinco principales impuestos municipales así como la carrera profesional de sus empleados

Ambas decisiones se tomaron en un Pleno extraordinario no muy bronco que tuvo lugar a primera hora de la mañana de este viernes. La no bajada del IBI y el aumento de determinadas tarifas, principales temas de debate

 Ambulancia y Policía en Vaguada la Palma
Ambulancia y Policía en Vaguada la Palma

En la mañana de este viernes, 25 de octubre, el Pleno municipal del Ayuntamiento de Salamanca se reunía para celebrar una sesión extraordinaria en la que se iba a tratar el tema de las ordenanzas reguladoras para el próximo año 2020, presentadas públicamente la semana pasada por el concejal delegado de Hacienda, Fernando Rodríguez, así como la aprobación de la carrera profesional para los empleados del Consistorio.

Así, con los votos favorables del Partido Popular y Ciudadanos, ambos partidos que forman el equipo de Gobierno, las 23 ordenanzas fiscales fueron aprobadas. Cabe resaltar que entre dichas ordenanzas se encuentran la ‘congelación’ de los cinco principales impuestos municipales (Impuesto de Actividades Económicas; Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI); Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras; Impuesto sobre Vehículos y Plusvalía) así como diferentes tasas, precios públicos y tarifas como el coste del billete de autobús urbano o la recogida de basuras.

Sin embargo, sí que se actualizarán diferentes tarifas acorde al incremento del IPC. Entre ellas, todas las piscinas municipales salvo la del Helmántico -cuyo coste llevaba tres años congelado y fue reclamado por la empresa concesionaria-, algo que junto a la no bajada del IBI del 5% para las viviendas de uso residencial -propuesta del PSOE- fue motivo de debate.

La concejala de Izquierda Unida, Virginia Carrera, lamentó que el modelo de política fiscal del Ayuntamiento sea de “congelación del gasto fiscal” excepto para las “empresas amigas” a las que “descongelan” los beneficios, y mostró su voluntad de reformar el IBI para que “pague más quien más tiene y quien más recibe”, como las grandes superficies, las casas vaciadas por voluntad propia o la iglesia católica. Asimismo, acusó al Consistorio de no promover con estas ordenanzas la movilidad sostenible ni el reciclaje, así como de tampoco aplicar reducciones para las familias de grandes recursos.

Por su parte, el concejal de Ciudadanos, Fernando Castaño, aseguró que estas ordenanzas sí que son continuistas y rechazó a aquellos que usan ese calificativo como “insulto o un error”, alabando que den continuidad “a las políticas que iniciamos cuando accedimos a este Ayuntamiento hace cinco años”. Además, realzó el continuismo porque eso significará que “se van a seguir pagando sueldos y a los proveedores en un tiempo record” además de seguir con la política de rebajas fiscales, además de “mantener las inversiones y permitir el gasto social”.

Mientras, Marcelino García, concejal del PSOE, afirmó que el equipo de Gobierno lleva 24 años, primero el PP en solitario y ahora con la “complicidad” de Ciudadanos, desarrollando unas políticas fiscales que están “basadas en el engaño” y no auguró un final feliz a ese “matrimonio” entre ambas formaciones, ya que dichas ordenanzas no servirán “ni para crear empleo ni para generar oportunidades, especialmente para los jóvenes”.

Asimismo, lamentó que la congelación de los impuestos municipales sirva para “consolidar la subida de años anteriores” y exigió que se compense el esfuerzo en materia impositiva que los salmantinos vienen haciendo desde hace años. De hecho, recordó que, si bien ahora suben las tarifas acorde al IPC, no hicieron lo propio cuando ese IPC disminuyó en los años 2016 y 2017.

Por último, Marcelino García también rememoró que Ciudadanos llevaba en su programa para estas elecciones la bajada del IBI del 5%, y aseguró que su partido presentará “las mociones y alegaciones necesarias” para modificar las ordenanzas.

Terminó las intervenciones Fernando Rodríguez, asegurando que el discurso socialista “suena como un disco rayado” porque “propongamos lo que propongamos, siempre dicen lo mismo”, y les recordó que si llevan tantos años en la oposición es “por voluntad de los salmantinos”. Asimismo, recalcó que el IBI “ya es progresivo” porque se paga en función del valor catastral. Además, espetó a Virginia Carrera que el Ayuntamiento donde más invierte es “en los barrios”.

Los funcionarios municipales ya pueden optar a la carrera profesional

Tras aprobar las 23 ordenanzas, fue el turno para hacer lo propio con la carrera profesional de los empleados del Ayuntamiento de Salamanca, que se aprobó con los votos favorables de todos los partidos salvo de Izquierda Unida, que se abstuvo. Esto fue, según argumentó Virginia Carrera, porque cree que si bien es un paso necesario para que los empleados “vean premiada su labor”, el dictamen es mejorable.

Entre los aspectos a modificar, que no se limiten los itinerarios formativos ni se excluya a los trabajadores sancionados “porque estaríamos sancionándoles dos veces”. En esto también se mostró de acuerdo el PSOE, valorando la concejala María Sánchez que el documento “debe pulirse y mejorarse cuando se lleve a la práctica”.

Por último, Carrera pidió al Ayuntamiento que “de verdad” apuesten por un concurso de oposición y no por el sistema de libre designación a la hora de contratar a los empleados municipales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído