​El binomio de Partido Popular y Ciudadanos tumba todas las mociones llevadas por el resto de partidos políticos al Pleno municipal

De las nueve mociones que se llevaron a discusión, sólo la presentada por el Partido Popular -que trataba de mostrar el apoyo a las víctimas del terrorismo- fue aprobada. El punto que trató la libertad de expresión, la más controvertida de todas

 PLENO
PLENO

El Pleno del Ayuntamiento de Salamanca no sólo discutió sobre las terrazas y las piscinas de San José. También se aprobó una moción para mostrar el apoyo institucional a las víctimas del terrorismo así como instar a la deslegitimación “del proyecto político de los terroristas” -refiriéndose Dani Llanos así a EH Bildu-, algo que fue apoyado, no sin debate, por Ciudadanos y PSOE y contó con la abstención del Grupo Mixto.

Pero no fue la única moción. De hecho, había hasta 8 más en lo que era la última sesión plenaria del año en el Consistorio, de las cuales tres fueron propuestas del Grupo Socialista y cinco del Grupo Mixto, siendo rechazadas todas ellas al oponerse tanto PP como Ciudadanos.

No se harán informes para estudiar la viabilidad de municipalizar el servicio de autobús

La primera de las presentadas por el PSOE pedía a la Corporación la realización de informes que estudiasen la viabilidad de la municipalización del servicio de autobús, fue rechazada tras la oposición de PP y Ciudadanos.

Algo que lamentó María Sánchez, concejala socialista, que si bien sospechaba que no contaría con el apoyo del Pleno, confiaba en lograr un consenso ya que “sólo pedimos que se realice un estudio que debería ser realizado por los funcionarios que están legitimados”, siendo estos los municipales y no agentes externos.

Virginia Carrera se mostró a favor, ya que la municipalización serviría para una mejor prestación del servicio y, además, recordó que la sentencia anuló la concesión del contrato “porque se hizo de manera expresa para una empresa concreta”. De la misma manera, lamentó que la externalización de los servicios municipales se fomente desde el Ayuntamiento cuando “las personas valoran lo público por encima de todo”, poniendo como ejemplo la sanidad, y pidió que “todos los servicios públicos se remunicipalicen”.

También Carmen Díez se mostró favorable a la municipalización del servicio de autobús, ya que “solamente por economía, la gestión de los servicios municipales debería ser directa”. De hecho, consideró que aunque finalmente se apostase por la externalización del servicio, se deberían realizar también los informes solicitados.

Algo en lo que no coincidió Fernando Castaño, de Ciudadanos, quien consideró que no se debe municipalizar el servicio de autobús ya que en los informes realizados por los expertos en 2011 se mostraba que la diferencia entre la gestión privada y pública era “notoria”, sobre todo en el aumento de costes y en la rentabilidad de los trayectos.

También Fernando Carabias, concejal de Policía, reflejó que el servicio de autobús urbano de Salamanca está entre los 10 mejores de España y, además, es de esa decena la que tiene el billete más barato, algo señalado igualmente por Facua. No sólo eso, sino que alabó las mejoras incorporadas en los autobuses en los últimos años, siendo un servicio “eficiente y ecológico”.

PP y Ciudadanos rechazan apostar por vehículos municipales ecológicos porque ya se realiza un “gran esfuerzo”

La segunda moción socialista versaba sobre la posibilidad de aumentar los vehículos ecológicos y de bajas emisiones, de etiquetas ‘CERO’ y ‘ECO’, en el parque móvil del Ayuntamiento hasta alcanzar el 30% y retirar progresivamente los que tienen más de 20 años. Una propuesta que también fue rechazada con los votos en contra de PP y Ciudadanos, algo que les reprochó José Luis Mateos.

El portavoz del Grupo Socialista incidió que en Salamanca hay más de 750.000 vehículos, casi en su totalidad de diésel o gasolina que emiten CO2, por lo que, aunque la flota municipal es “mínima”, valoró que el Consistorio debía hacer lo que está en su mano para convencer a la ciudadanía de que adopte medidas similares, y espetó tanto a Ciudadanos como PP que mostrasen tanta “incoherencia” en trasladar un mensaje pero realizar acciones contrarias.

Desde el Grupo Mixto, tanto Virginia Carrera como Carmen Díez apoyaron la propuesta. La concejala de IU señaló que “este es el camino pero es insuficiente”, ya que se debe de seguir avanzando para continuar con “todo ese trabajo que debemos de hacer”; por su parte, la representante de Podemos recordó que el Ayuntamiento declaró, en un Pleno, la emergencia climática, por lo que se debería apostar por la “energía verde” y no tanto por los vehículos propulsados por gas natural.

Ricardo Ortiz, de Ciudadanos, coincidió en que hay que apostar por un parque móvil más eficiente y menos contaminante, pero aseguró que “quitando furgonetas y camiones”, quedaban unos 25 automóviles públicos de los cuáles ya casi un tercio eran de etiqueta ‘ECO’. Y, sobre la posible mejora de los camiones y furgonetas, explicó que la tecnología no está lo suficientemente desarrollada como para lograr la eficiencia actual, motivo por el que votó en contra.

También votó en contra el PP. Miryam Rodríguez, quien no dudó en recordar que el Ayuntamiento ya trabaja en pos de la naturaleza y el medioambiente con “gran esfuerzo” y que ya llevan bastante tiempo realizando estudios y propuestas para la adquisición de vehículos ecológicos y, según esgrimió, se supera el 30% de dichos vehículos que planteaban los socialistas en la moción.

El puesto de Secretario General se adjudicará, probablemente, mediante la libre adjudicación

La tercera propuesta llevada al Pleno por el PSOE era que la plaza del Secretario General del Ayuntamiento, recientemente jubilado, se cubriese a través de un concurso de méritos, ya que fue como se adjudicó hace 30 años y “ha funcionado estupendamente”, afirmó el portavoz socialista. Una idea que, una vez más, fue rechazada por el binomio PP-Ciudadanos.

No dudaron en apoyar la moción IU y Podemos. Virginia Carrera reflejó que este sistema de concurso de méritos, además, servía para minimizar la corrupción, matizando que no acusaba a nadie de ser corrupto pero, por la libre designación, “es más difícil mantener la objetividad”, algo que también refrendó Carmen Díez, mostrando su agradecimiento al funcionario ahora jubilado.

Juan José Sánchez, de Ciudadanos, consideró que la libre designación prima el mérito y la capacidad de los funcionarios del Ayuntamiento que “han demostrado con hechos que pueden desempeñar el puesto, de esa manera, “tendrían una posibilidad de optar a ese puesto”, si bien se deben respetar todas las bases.

También fue claro y contundente Fernando Rodríguez, del Partido Popular, aseverando que la “libre designación no está reñida con la concurrencia” y que ese sistema de adjudicación no es peor que el anteriormente utilizado con el Secretario General ahora jubilado.

El equipo de Gobierno rechaza crear un Plan Anual de Medios para saber dónde se invierte el dinero institucional pero anuncia que trabaja en uno

Tras las mociones socialistas, fue turno para las presentadas por el Grupo Mixto. Por parte de Podemos hubo dos, ambas rechazadas: una que versaba sobre la libertad de expresión, que tenía como objeto principal hacer un llamamiento a la no cancelación del concierto de Los Chikos del Maíz; y otra y sobre la conveniencia de una moratoria en la autorización de macrogranjas de cría de cerdos por la contaminación que estas producen.

Después fue turno para las de Izquierda Unida, siendo dos de ellas muy similares a las ya presentadas ante el equipo de Gobierno de la anterior legislatura. La primera era la petición de crear un Plan Anual de Medios que contuviese las campañas de Publicidad y Comunicación Institucional del Consistorio y de todos los entes municipales dependientes y que, además, dicho plan estuviese accesible en la web municipal.

Virginia Carrera sospechaba que la moción no iba a salir adelante como tampoco lo hizo durante el anterior mandato, pero pidió que haya más democratización y pluralidad a la hora de realizar esas campañas ideológicas porque “determinados medios reciben más dinero por su sintonía política”, por lo que reclamó que todos los medios sean tratados “por igual”.

Por parte de Podemos, Carmen Díez hizo una rápida intervención, lamentando que la no existencia de dicho plan sea una realidad. De hecho, aprovechó para pedir que desde el Departamento de Comunicación del Ayuntamiento de Salamanca se enviase a los medios la información relativa a todos los partidos que componen el Consistorio “y no sólo la del equipo de Gobierno”.

Fue entonces cuando intervino Juan José Sánchez, de Ciudadanos, para anunciar que la moción se iba a rechazar porque el PP y su partido estaban acordando la creación de un Plan de Medios que divida el dinero institucional según “criterios objetivos” que tengan en cuenta la audiencia del medio de comunicación, que deberá acreditarse “según medidores acreditados”, como OJD, EGM o Comscore; o el impacto en las redes sociales.

Además, aseguró que las campañas iban a centrarse en los medios locales pero sin descartar a los regionales y nacionales en el caso de realización de determinadas campañas de publicidad; y afirmó que el presupuesto del Ayuntamiento “no puede quedar diluido en medios que no tienen alcance” porque “hoy en día, cualquier persona puede crear un medio desde su casa”.

Esas palabras motivaron la sorpresa del Partido Socialista, expresando José Luis Mateos que llevaban esperando una respuesta sobre la posible creación de dicho Plan durante los últimos cuatro meses. Así, consideró que pese a que parece objetivo repartir el dinero según la audiencia, esto supondría “incentivar las desigualdades previas”, por lo que mostró su disposición a premiar “a aquellos que no lo han tenido tan sencillo, y más cuando se nos llena la boca de que hay que promover la actividad emprendedora”.

Fernando Rodríguez, del Partido Popular, contestó a Izquierda Unida poniendo el ejemplo de que dos sentencias de tribunales diferentes han reconocido que la publicidad institucional se reparte con un criterio imparcial y, además, insistió en que “los gastos del Ayuntamiento en comunicación y publicidad son perfectamente accesibles para todos los grupos que componen esta Corporación”.

Los espacios vecinales y los vestigios franquistas, últimos puntos que se trataron

La última moción tuvo en consideración la posible cesión permanente de espacios públicos a las asociaciones vecinales “siempre y cuando cumplan unos criterios”, matizó Virginia Carrera, que contó con el apoyo de Podemos y del PSOE, este partido, como no podía ser de otra forma, de la mano de Chema Collados, quien además pidió que no sólo se cedan más espacios sino que los ya cedidos se puedan disponer más tiempo y con total libertad.

Nuevamente encontraron el rechazo frontal de Ciudadanos -Fernando Castaño ni siquiera debatió al considerar que esta moción se discutió tres veces en la anterior legislatura- y del PP. Almudena Parres, concejala delegada correspondiente, opinó que Salamanca cuenta con una completa red de espacios vecinales, que además no deja de aumentarse, y que la relación del Ayuntamiento con las asociaciones es “fluida” y sin ser “excluyente”, palabra que utilizó para referirse a la moción.

Por último, el equipo de Gobierno respondió a las preguntas por escrito realizadas. La primera de ellas, que cuestionaba por la restitución de la legalidad del Corona Sol, fue respondida por Daniel Llanos, describiendo que una vez el Ayuntamiento recibió la sentencia, le pidió a los propietarios del establecimiento una nueva licencia ambiental y que esta había sido presentada en forma, siendo ahora estudiada por los técnicos jurídicos municipales.

La otra pregunta era saber cuándo se iba a numerar en una lista los vestigios de la Guerra Civil y de la dictadura franquista que había en Salamanca. Fernando Rodríguez mostró su disposición a hacerlo cuanto antes -hay una orden judicial que obliga al Consistorio- en colaboración con la Asociación Salamanca Memoria y Justicia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído