La incertidumbre de la hostelería salmantina con su economía: “Va a ser mucho más dura la apertura de los locales que el momento que estamos pasando”

Los ERTEs a los empleados han permitido a los hosteleros salmantinos salvar la situación de estos meses, aunque se muestran muy preocupados por la vuelta a la actividad, ya que todo parece indicar que este año no se podrá hablar de una temporada alta de turismo. Por eso, muchos de ellos se han unido para valorar la situación y piden “medidas más contundentes” a las instituciones.

 Hostelería cerrada
Hostelería cerrada

El pasado 14 de marzo los negocios salmantinos tuvieron que bajar la trapa ante la declaración del estado de alarma, una situación anómala que ha azotado muy especialmente al sector servicios, concretamente a la hostelería. Un mes después de su cierre, los hosteleros se encuentran casi en el mismo punto: “Con miedo y mucha incertidumbre”.

El empresario salmantino Gonzalo Sendín cuenta a este periódico que “nos enfrentamos a lo más difícil a nivel empresarial y personal de nuestras vidas”, porque “no sabemos con qué herramientas contamos ni cómo va a ser la reincorporación”. Por eso, a través de un grupo de WhatsApp en el que está representado todo el sector de Salamanca se contemplan las vías para reactivar los negocios, la parte más difícil de esta crisis.

Y es que, para poder salir adelante, la plena totalidad de los hosteleros se han visto obligados a hacer un ERTE a sus empleados. Además, en cuanto a los gastos del alquiler del local, muchos de ellos han podido llegar a acuerdos o condonaciones con los propietarios. A esto se suman medidas como las del Ayuntamiento, que ha anulado las liquidaciones de terrazas, o las de la Junta, que ha inyectado liquidez para ayudar a empresas, trabajadores y familias..

Sin embargo, piden a las instituciones “medidas más contundentes” para este momento, ya que las ayudas que han dado hasta ahora “no son suficientes”. “A nivel local es la columna vertebral de la ciudad. Fue el primer sector en cerrar y va a ser el último en salir”, lamentaba Gonzalo.

“Estábamos bien, teníamos una afluencia bastante buena, nada nos hacía prever que fuéramos a estar cerrados un mes o más, es surrealista”, cuenta Sendín sobre la situación actual. De hecho, esperaban que, como cada año, esta Semana Santa fuese el pistoletazo de salida para la temporada alta, con la llegada del turismo internacional y la celebración de graduaciones, bodas y comuniones. Sin embargo, todo eso se ha venido abajo, con lo que ello conlleva para las contrataciones. En el caso de Gonzalo, por ejemplo, tenía 36 trabajadores y pretendía contratar 6 más para estos meses.

Además, algunos hosteleros como él están desencantados con la manera en la que se han formulado los ERTEs, ya que hay una obligación de mantener contratado al trabajador al menos seis meses desde que se reanude la actividad. “Nos han hecho una reforma laboral encubierta. Si no vamos a tener turismo y va a haber menos afluencia de público y van a restringir aforo, yo no necesito el mismo personal antes que ahora. Si me imposibilitan el despido, muchas empresas no van a poder soportarlo y se van a hundir”, consideraba.

Preocupación por la apertura

Alberto Carreño, otro hostelero de la ciudad también se mostraba preocupado por el ‘pinchazo’ de la temporada alta, ya que “en esta época en Salamanca vivimos casi exclusivamente de la gente de fuera, porque los habituales del resto del año se van. Compensamos esa bajada de los habituales con la gente que viene de fuera”.

Sin embargo, si los habituales se van a sus pueblos o de vacaciones y no llegan turistas internacionales, habrá un serio problema. “Va a ser mucho más dura la apertura de los locales que el momento que estamos pasando, porque ahora no estamos pagando empleados, hemos conseguido que se aplace la renta, proveedores no hay, los gastos de luz y agua son mínimos… nos estamos defendiendo. Es ahí cuando van a venir los problemas”, valoraba Alberto Carreño.

Lo que sí lamentaba es la situación de sus empleados, que debido al ERTE que se ha visto obligado a hacer no puedan seguir cobrando su nómina: “Eso sí que es fatal porque su economía depende mucho de la nómina para sus gastos. Todas las semanas hablo con ellos y me pongo a su disposición por si estuvieran pillados para echar una mano”.

Sello de calidad para “vender una Salamanca sana”

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de salamanca, Álvaro Juanes, detallaba hace unos días en entrevista para SALAMANCA24HORAS que para poder recuperar el turismo “a la asociación le gustaría poner en marcha un sistema de código QR, una especie de pasaporte para que, una vez que se realicen los test masivos a la población, haya un código de acceso a los establecimientos, dependiendo de la situación inmunológica del cliente”.

Por eso, pedía “apoyo directo, especialmente del Gobierno central, con subvenciones directas, legislación, ERTEs, fórmulas para mantener el empleo porque hay 35.000 puestos de trabajo en juego”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído