VÍDEO | Solicitan colaboración para encontrar a los familiares de once salmantinos que fueron asesinados en el Fuerte de San Cristóbal (Navarra) en 1938

La solicitud de ayuda se transmite a partir de la petición de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, una histórica asociación científica vasca sin ánimo de lucro cuyos objetivos son la investigación científica del medio natural y humano

 Pasillo entrada fuerte San Cristóbal
Pasillo entrada fuerte San Cristóbal

La Asociación Salamanca Memoria y Justicia ha solicitado colaboración a través de los medios de comunicación para localizar a familiares de una lista de once salmantinos que en 1938 fueron asesinados tras una fuga de presos republicanos que tuvo lugar en el Fuerte de San Cristóbal, en el monte Ezcaba de Navarra.

La solicitud de ayuda se transmite a partir de la petición de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, una histórica asociación científica vasca sin ánimo de lucro cuyos objetivos son la investigación científica del medio natural y humano. 

El contacto de Salamanca Memoria y Justicia es contacto contacto@salamancamemoriayjusticia.org 

APELLIDO APELLIDO NOMBRE NATURALEZA EDAD ESTADO  PROFESIÓN
González Borrego Francisco Salamanca 26 Soltero Confitero
Muñoz González Manuel Salamanca 22 Casado Peluquero
Acosta López Lucas Villavieja de Yeltes 42 Casado Albañil
Fraile Sánchez Ángel Pelayos 36 Casado Agricultor
García Jiménez Ángel Salamanca 19 Soltero Herrero
García Tejedor Gregorio Terradillos 36 Casado Guardia municipal
González Carreto Gabriel Vista Hermosa 22 Soltero Tipógrafo
Haro Gómez Ramón Encinas de Abajo 25 Casado Jornalero
Pizarro Pereira Emiliano Villar del Ciervo 37 Casado Jornalero
Reyes Sánchez Domiciano La Maya 23 Soltero Jornalero
Sánchez Vicente Patrocinio Golpejas 23 Soltero Albañil


Fuga del Fuerte de San Cristóbal

La fuga del Fuerte de San Cristóbal se produjo el 22 de mayo de 1938 y en la historia mundial de las evasiones es una de las más destacadas, tanto por el número de fugados como por sus consecuencias.

En 1938 había 2487 personas detenidas, en su mayoría dirigentes políticos y sindicales y militantes revolucionarios y republicanos. Estos sufrían de maltratos y vejaciones como palizas, hambre extrema y piojos, habiendo constancia de la muerte por esas condiciones de 305 presos, contabilizadas del 1 de enero de 1937 al 6 de julio de 1945, fecha del cierre como penal, como se ha relatado con anterioridad.

La fuga fue preparada por unos treinta presos, que utilizaron la lengua esperanto para poder comunicarse sin ser entendidos por los demás. La operación se inició a la hora de la cena, momento en que había más dispersión de los guardianes. En distintos grupos fueron desarmando a varios de ellos y tras coger su armamento, se dirigieron a donde estaba cenando la compañía de soldados de guardia. Un soldado opuso resistencia y murió como consecuencia de un golpe con una barra. Posteriormente se rindieron los soldados de las garitas. En una media hora el fuerte fue tomado por los reclusos, que luego salieron de las instalaciones de la prisión.



Un soldado que volvía de Pamplona percibió lo que estaba ocurriendo y bajó a la ciudad a dar la voz de alarma. Además, un preso, el falangista Ángel Alcázar de Velasco, encarcelado tras los sucesos de abril de 1937 en Salamanca, también corrió monte abajo para avisar.

Cuando los camiones de los militares con reflectores se acercaron hacia el fuerte, algunos de los presos desistieron en su fuga, de tal forma que fueron contabilizados 1692 presos a las 3.30 de la madrugada. Se fugaron, por tanto, 795 de los detenidos, que iban mal calzados y vestidos, desnutridos, con escasos fusiles y en desbandada, sin organizar un plan de huida. Se inició inmediatamente la caza de los mismos, que sin resistencia fueron abatidos o detenidos. Consta que el mismo día 23 se detuvo a 259 evadidos. Para el día 24 ya eran 445. El último fue capturado el 14 de agosto, tres meses después, siendo apodado "Tarzán" por haber aguantado tanto tiempo solo en el monte.

La fosa común




El total de muertos como consecuencia de la fuga ascendió a 206 personas. Una gran fosa común fue localizada en 2018. Actualmente se están haciendo diferentes exhumaciones en el Monte Ezkaba y el paso siguiente es el de llevar a cabo la identificación de los restos encontrados.

El Gobierno de Navarra se ha hecho cargo de este trabajo de identificación.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído