CALLES DE SALAMANCA

La calle Compañía: Uno de los orgullos salmantinos procedente de Los Jesuitas

La calle Compañía: Uno de los orgullos salmantinos procedente de Los Jesuitas

Su nombre la toma de la también conocida como Compañía de Jesús, expulsada en 1767 por Carlos III. Suyas fueron las obras de La Clerecía y la UPSA y mucha la historia que dejaron en una de las calles más bonitas del país

A la calle Compañía le sobra descripción. Ubicada en pleno centro salmantino, acoge en su seno algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, como la Casa de las Conchas, la Clerecía, la iglesia de San Benito, los conventos de la Madre de Dios y de las Agustinas o el Palacio Monterrey. 

No en vano, está flanqueada por varios de estos edificios tan visitados, que despiertan la curiosidad de los visitantes y de los propios salmantinos y acoge una de las fotografías más bonitas que se pueden realizar en la capital charra. 

El propio periódico El Mundo se dio cuenta de ello y la incluyó en una lista de las calles más bonitas de España junto a otras como la calle San Agustín de San Cristóbal de la Laguna en Tenerife, la calle Marqués de Larios en Málaga y la calle Camino Real en Cartes, Cantabria.

Su piedra de Villamayor y los edificios mencionados provocan que dar un paseo por su suelo pueda evocar a tiempos pasados, aquellos en los que el propio Miguel de Unamuno la recorría para acudir a clase. 

La historia que cuenta, incluso, la ha llevado a ser sede de numerosas grabaciones en los últimos años. Su loseta se convirtió en tierra para Still Star Crossed que, si cabe, devolvió a la calle Compañía un halo todavía mayor de esa historia. 

El propio Miguel de Unamuno ha recorrido las calles recientemente para 'Mientras dure la guerra', la nueva película de Alejandro Amenábar que se estrenará el próximo octubre, y aunque no sea para la gran pantalla, muchas de las procesiones salmantinas escogen tan singular lugar para dar un toque más bonito a sus pasos. 

La calle Compañía, conocida así desde siempre, sin embargo, no tuvo ni su apariencia ni este nombre durante toda la historia. La rúa toma su nombre de la orden religiosa de Los Jesuitas (o Compañía de Jesús), que fueron expulsados de España el 4 de abril de 1767. Anteriormente, su nomenclatura la tomaba de Santa Catalina y de Tentenecio, una ermita que se encontraba en el lugar. 

Y, precisamente, fueron estos jesuitas los que promovieron la construcción de dos de los edificios más emblemáticos de la calle y Salamanca. La Clerecía y la Universidad Pontificia fueron sus construcciones en un solar que se encontraba en el lugar y, como toda obra grande que perdura en el tiempo y en la historia, su duración fue particularmente larga. Hasta 133 años trabajaron los operarios para convertir a la ahora calle Compañía en una de las más bonitas de España. 

Otras calles

Avenida de Portugal

San Pablo

Comentarios
Lo más