​La historia de las mujeres en la Universidad de Salamanca, contada en un documental que refleja “cómo formaron su propio espacio en una academia muy conservadora”

​La historia de las mujeres en la Universidad de Salamanca, contada en un documental que refleja “cómo formaron su propio espacio en una academia muy conservadora”
Virginia Ávila junto a Josefina Cuesta
​La historia de las mujeres en la Universidad de Salamanca, contada en un documental que refleja “cómo formaron su propio espacio en una academia muy conservadora”

Realizado por la profesora de la UNAM, Virginia Ávila, también cuenta que prácticamente los 800 años de la historia del Estudio salmantino están constituidos por hombres, y que sólo en los últimos 30 años la presencia femenina ha ido ganando relevancia

La Facultad de Geografía e Historia ha acogido este miércoles la presentación del video ‘800 años de la Universidad de Salamanca y el Centro de Estudios de las Mujeres’, realizado por Virginia Ávila, profesora de la UNAM (México). Una actividad que fue organizada por la catedrática emérita del Estudio salmantino y antigua directora del Centro de Estudios de la Mujer, Josefina Cuesta.

Virginia Ávila ha explicado a SALAMANCA24HORAS que la idea surgió porque, actualmente, se encuentra en Salamanca tomándose un tiempo sabático y que, durante esta estancia, tuvo contacto con todas las mujeres que, en las décadas de 1960 y 1970, comenzaron con el movimiento feminista en Salamanca.

Mujeres que eran desde amas de casa hasta mujeres de la propia Universidad de Salamanca “que trabajaron juntas desde el principio” y que tenían testimonios que querían contar, motivo por el que decidió recuperar las imágenes históricas “y como la academia va conformando un cuerpo donde las mujeres se van empoderando” en una universidad “masculina y que no les permitía el acceso”.

Tras la Transición fue cuando comenzaron a abrirse espacios en la Universidad, separándose, eso sí, del movimiento feminista “para formar sus propios espacios”. Aparecen nombres interesantes tanto de mujeres ya fallecidas como otras “que están con nosotros y que hay que saber qué piensan y cómo fue esta historia”.

Uno de los aspectos que Virginia Ávila trata es cómo surge el Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad de Salamanca. “Tuvo muchas resistencias”, recuerda esta profesora, pero pone en valor que fueron las pioneras para que “en menos de 30 años hayan conseguido tener una presencia fuerte”.

Entre esas mujer cuya presencia destaca, la profesora de la USAL y actual secretaria de Estado para la Igualdad, Soledad Murillo, que se bien no aparece en el documental porque no hubo tiempo de grabarla, pero sí saldrá en el artículo que Virginia Ávila va a publicar en los próximos días en la revista Culture & History Digital, del CSIC.

En el mismo se amplía información del documental, puesto que este es de 20 minutos de metraje para que la gente lo vea con atención. Entre otras cosas, se cuenta la historia de Soledad Murillo, “pionera en esto”, así como de otras mujeres.

Para grabar el documental, Virginia Ávila ha contado con la ayuda de José Mena, un joven cineasta y graduado en Comunicación Audiovisual por la USAL, que ayudó a realizar las grabaciones así como una de las profesoras del Grado, Maribel Fidalgo.

“Han sido 800 años prácticamente de academia masculina”

Respecto al futuro, Virginia Ávila valoró que esta ‘lucha’ continúa para eliminar la brecha que existe entre mujeres y hombres, aunque no será fácil porque “han sido prácticamente 800 años de academia masculina, mientras que la historia de las mujeres tiene apenas 30 años”. Por ello, cree que “se ha alcanzado mucho pero falta mucho trecho por andar, pero no depende sólo de ellas, sino de un proceso cultural que se tiene que ir dando y la igualdad vaya caminando”.

Virginia Ávila

“Aunque va a tardar algún tiempo”, insistió, destacando que las mujeres españolas van en buen camino porque son “especialmente luchadoras y no ceden, están muy empoderadas, y eso es muy bueno”. Así, lo que cree Virginia Ávila que es lo que falta es “la parte masculina”, que tiene que abrirse. “Pero eso es cuestión de una década”, añadió.

“Un Centro de Estudios de la Mujer sin recursos no va a funcionar”

Sobre todos los ámbitos donde la Universidad de Salamanca ha sido pionera en la lucha por la igualdad efectiva entre mujeres y hombres -una Unidad de Igualdad que ahora se extiende con la Red de Igualdad; un Centro de Estudios de la Mujer; o un Máster en Estudios de Género-, Virginia Ávila reseñó la importancia del trabajo llevado a cabo por Soledad Murillo “desde esta universidad”, ya que el seminario que ella fundó fue el precedente de todo.

Y eso pese a que la USAL es “una universidad de los más conservadora”, ya que no pudo resistirse a una propuesta tan interesante. Eso sí, también insistió en que el Centro de Estudios de la Mujer del Estudio salmantino “tiene que ser potenciado, porque lo veo un poco a la deriva en cuanto a recursos, y sin recursos no va a funcionar”, pidiendo más apoyos al equipo rectoral.

En cuanto a las jóvenes, les pidió que valoren lo que tienen ahora porque “esto costó muchos años, y las cosas parecen más fáciles, pero las mujeres mayores y de mediana edad han luchado durante décadas, y esa lucha tiene que ser continuada por ellas”.

Este documental, una aportación de la UNAM “a los 800 años de la USAL pero desde la visión de las mujeres, que hubo poco en esta celebración”, espera Virginia Ávila que se conserve con interés y que se exponga por parte del Estudio salmantino.

Comentarios
Lo más