Profesores de inglés salmantinos aseguran que la prueba de la EBAU de Castilla y León tiene más errores: “Es un examen impresentable”

Afirman que la Opción B del examen tiene posibles fallos y es “muy complicada” para alumnos de segundo de Bachillerato en el punto 2 y en el 3, y que esto ha podido desembocar en un mayor nerviosismo en alumnos que se juegan su futuro académicoSiguen las quejas sobre el examen de inglés de la EBAU (Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad) de Castilla y León.. También lamentan que no se revise la prueba antes de hacerse oficial

Imagen del examen que contenía el error
Imagen del examen que contenía el error

Siguen las quejas sobre el examen de inglés de la EBAU (Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad) de Castilla y León. Si bien en un primer momento se detectó un error en el punto 4.2 de la opción B de la prueba en cuanto a la búsqueda de sinónimos, que la Consejería de Educación de la Junta decidió resolver otorgando a todos los alumnos la máxima puntuación (0,6 puntos) de dicho ejercicio, reconociendo así su error, ahora profesores de inglés salmantinos han asegurado que hay otros dos ejercicios que también poseen errores.

En concreto, profesores se han puesto en contacto con SALAMANCA24HORAS para indicar que hay posibles fallos en los puntos 2 y 3.

En lo que al punto 2 se refiere, el ejercicio daba dos afirmaciones respecto a un texto y pedía a los estudiantes que indicaran si estas eran verdaderas o falsas. Pues bien, según estos profesores, la segunda de las afirmaciones no puede decirse que sea ni verdadera ni falsa, ya que el texto es ambiguo al respecto.

La queja del punto 3, que exigía a los alumnos elegir entre dos afirmaciones para que marcasen la que era correcta según el texto, es que ninguna de las dos lo es. Es decir, que las dos opciones son falsas y, por lo tanto, no pueden contestar a la pregunta. También indicaban que, en la primera parte del punto 4.2, repair no tenía sinónimo, no solo damage.

En total, entre ambos ejercicios que, según estos profesores, contienen errores sumaría la puntuación de 1,5 puntos. Y ya no solo eso, sino que como bien marcan estos docentes, son alumnos “que se juegan su futuro académico” y que pueden ponerse nerviosos al no encontrar una solución para estas partes del examen, lo que les puede provocar más fallos en el resto del ejercicio.

Asimismo, tildan el examen de “impresentable” y lamentan que desde la Consejería de Educación no se revise la prueba antes de hacerse oficial, puesto que son aspectos que, de ser revisados por otros profesores, podrían ser corregidos de manera simple.

“No son errores, pero sí que es un examen muy complicado para alumnos de Bachillerato”

SALAMANCA24HORAS se ha puesto en contacto con fuentes del Grado en Filología Inglesa de la Universidad de Salamanca para cuestionarles acerca de estos posibles errores en la opción B del examen.

Respecto al ejercicio 2, dicen que la opción correcta sería indicar que la segunda afirmación es falsa, ya que habría que tener en cuenta que exposición crónica se puede aceptar como exposición habitual y que el ejercicio usa la palabra seldom, que es “raramente”. Eso sí, en este punto coinciden en que es “un poco difícil” para alumnos de instituto.

Respecto al punto 3, sí que coinciden con los profesores de instituto en que ambas afirmaciones son falsas, por lo que el ejercicio estaría mal planteado ya que no podría elegirse entre ninguna de las dos opciones que se dan, ya que se pide que se marque cuál es la correcta y no hay ninguna correcta.

Sin embargo, respecto al 4.2, creen que damage sí podría tener sinónimo si se entendiera como daño físico, ya que wound (herida) podría actuar como tal. Respecto a repair, podría ser un sinónimo del vero stabilize, aunque en ambas opciones valoran que son sinónimos “cogidos con pinzas” y que no serían del todo correctos.

Por todo ello, además de remarcar que sí existe un error fehaciente en el punto 3 -y que es un punto de la prueba-, creen que se trata un examen “muy complicado” para alumnos de segundo de Bachillerato con “preguntas muy rebuscadas”, y también están de acuerdo con los profesores de instituto en que el tribunal debería revisar la prueba antes de ponérsela a los alumnos.

De hecho, estas fuentes de Filología Inglesa de la USAL suponen que los errores pueden venir porque a la hora de pensar las preguntas “se está condicionado, como es normal, por la lengua materna, que es el castellano”, y recuerdan que “no se puede corregir una lengua pensando en otra totalmente diferente”, lamentando que después de años y años de quejas no se hayan adaptado las pruebas ni las correcciones.

“El texto es muy relativo. ¿Tiene respuestas? Sí, excepto el punto 3, que es un error grave”, prosiguen, recalcando que el examen “se puede aprobar” pero que también puede llegar a minar la moral de unos jóvenes de 18 años “que se están jugando su futuro académico”. Y es que muchos “querrán hacer carreras con notas de corte muy altas, como Medicina, y pueden verse perjudicados por una prueba de inglés que no es adecuada”.

También muestran su solidaridad con los profesores salmantinos indignados, porque al final “te desvives por tus alumnos, especialmente en Bachillerato, para que cumplan sus sueños académicos y después llega un examen mal planteado que se los destruye”. Porque a la hora de corregir, los encargados “se ciñen a las respuestas proporcionadas por el órgano que elabora el examen” en vez de analizar otras posibles soluciones “pese a que las lenguas son relativas y están en constante evolución”.

Es decir, que si alguno de los alumnos se dio cuenta del error del punto 3 y señaló que ambas opciones eran falsas, “casi con total seguridad le van a señalar que el ejercicio está mal, cuando realmente lo ha hecho bien”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído