​Estudiantes de último año de Medicina denuncian un trato discriminatorio: “Si volviéramos a estudiar la carrera, no lo haríamos en Salamanca”

Retraso en la publicación de calificaciones o suspensos en asignaturas pese a haber aprobado los exámenes son las últimas muescas en un Grado que ha llevado junto así mucha polémica en el último año

 Facultad de medicina (2)
Facultad de medicina (2)

Estos días de junio tendrían que ser jornadas muy felices para los alumnos y alumnas de sexto del Grado en Medicina de la Universidad de Salamanca. En una situación normal, estarían entregando el trabajo de fin de grado y afrontarían unas más que merecidas vacaciones antes de comenzar a estudiar el MIR o empezar su aventura profesional.

Sin embargo, la situación que están viviendo todo lo contrario. No sólo por la pandemia del coronavirus que ha trastocado su último curso, sino porque los problemas relacionados con sus estudios no dejan de acumularse hasta el punto de que muchos de los estudiantes de último año se sienten discriminados en comparación con compañeros suyos de otras universidades.

Las últimas muescas que se han grabado en el grado salmantino ha sido el retraso en la publicación de las calificaciones del TFG, de las ECOE y que un numeroso grupo de estudiantes -de unos 60 alumnos- ha suspendido una asignatura pese a haber aprobado el examen antes de que se iniciase la pandemia.

En lo que a esto último respecta, según cuenta uno de los estudiantes a SALAMANCA24HORAS que, eso sí, no se ha visto afectado -pero sí sus compañeros-, se debe a que el alumnado debía realizar un trabajo referente a esta asignatura y que, según el profesor encargado de corregirlo, no les ha permitido superar la calificación mínima exigida.

Lo que no se ha tenido en cuenta es, según detalla este alumno, que muchos de los estudiantes han tenido que compatibilizar esa tarea con su trabajo de sanitarios durante la pandemia -puesto que fueron habilitados para desempeñarse como tal dada la crisis sanitaria-. De hecho, ha llegado a darse la situación de que algunos de ellos enfermaron por COVID-19 e, incluso, llegaron a necesitar respiradores.

Sin saber las notas finales mientras los alumnos de otras universidades ya están estudiando el MIR

Sin embargo, eso no es lo que más preocupa a los estudiantes de sexto, ya que comprenden que, llegado el caso, se pueda suspender una asignatura. Lo que más les indigna es la discriminación que están sufriendo al no saber ni la nota del TFG ni de las ECOE -examen práctico en el que se evalúan competencias clínicas-.

Algo que, a su parecer, les supone un trato discriminatorio respecto a sus compañeros de otras universidades, puesto que en lugares como la Complutense (Madrid) o Santiago ya han recibido todas las calificaciones y, por tanto terminado la carrera, lo que les está permitiendo estudiar ya el MIR, indican.

Una incertidumbre que esperan que no se alargue en el tiempo, ya que cada día que pasa se les estaría penalizando en comparación a otros estudiantes de Medicina que aspiran a lo mismo que ellos: aprobar el próximo MIR.

Una polémica que se une a las últimas ocurridas en la carrera de Medicina

Se da la circunstancia de que estas dos polémicas han sido las últimas pero no las primeras relacionadas con el Grado de Medicina. Sin ir más lejos, en la última semana se conocía que, por decisión de Decanato, la Facultad de Medicina y Odontología no aceptaría a ningún estudiante por traslado de expediente de otras universidades.

Esto, que afecta por lo general a estudiante de los primeros años de la carrera -como segundo y tercero-, no fue bien visto por muchos de los que tenían pensado pedir dicho traslado, que han elevado una queja al Procurador del Común -el defensor del pueblo de Castilla y León- para ver si dicha medida es democrática.

Días antes, la Delegación de Estudiantes de Medicina y Odontología de la Universidad de Salamanca solicitaba la dimisión del catedrático Juan Luis Blázquez Arroyo como presidente de la comisión del TFG por sus “reiteradas faltas de respeto” hacia el alumnado.

Una petición que venía motivada después de que varios estudiantes aseguraran haber recibido mensajes como llegáis a ser muy cansinos” y “mucha calma… o dimito y que os den” al realizar preguntas sobre el TFG de Medicina, cuya Comisión preside, aseverando en un comunicado que estas “son solo una muestra de las reiteradas actitudes hacia el estudiantado que son impropias de un catedrático”, más aun teniendo en cuenta que los correos a los que responde se escriben desde el respeto “el cual debe ser siempre mutuo y no unidireccional”.

Más atrás queda el tema del nuevo plan de estudios por el que varios centenares de estudiantes llegaron a manifestarse ante Rectorado después de concentrarse en la Facultad y frente a Decanato. Todo en protesta de una nueva normativa que iba a permitir a los y las estudiantes matricularse en primera matrícula de 62 créditos ECTS, mientras que hasta la fecha podían (y pueden) de hasta 72 ECTS.

En definitiva, varios aspectos que han minado la moral del alumnado durante estos años, especialmente los últimos, en los que tampoco han encontrado una respuesta clara del decano, Francisco Javier García.

Todo ello ha provocado que muchos de los alumnos de sexto de Medicina de la USAL lo tengan claro: “Si volviéramos a estudiar la carrera, no lo haríamos en Salamanca”. Una situación que esperan que se corrija en el futuro y que no afecte a generaciones venideras.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído