​Mes ‘negro’ en Salamanca: 11 muertes violentas en lo que va de verano

En poco más de 30 días, 11 vecinos de la provincia han fallecido de manera trágica. A las siete vidas que se ha cobrado la carretera hay que sumarle tres ahogamientos y una electrocución. En el último siniestro mortal, ocurrido este lunes en la carretera de Vecinos, la investigación apunta a que el fallecido no llevaba puesto el cinturón de seguridad

 WhatsApp Image 2019 07 21 at 10.06.41 (2)
WhatsApp Image 2019 07 21 at 10.06.41 (2)

Salamanca abrazó el verano con el ánimo de volver a ser la provincia que se llena de vitalidad con el regreso de los exiliados que, aprovechando las vacaciones estivales, vuelven a sus pueblos a los de su familia. Una época destinada a celebrar y a disfrutar de todos los parajes que oferta la provincia, tanto su campo charro como las diferentes sierras pasando por los valles de Las Arribes.

Sin embargo, está siendo todo lo contrario. Y es que, en poco más de un mes, 10 vecinos salmantinos han sufrido muertes trágicas que han hecho que esté siendo uno de los veranos más ?negros? que se recuerdan en Salamanca. Especialmente dura ha sido la carretera, que se ha cobrado hasta siete vidas.

El primero de los fallecimientos, eso sí, fue muy lejos de suceder en un vehículo. Ocurrió en las inmediaciones de Alba de Tormes el pasado 26 de junio, miércoles. Se trataba de un hombre que estaba en la finca de la ?Galiana? manipulando el transformador de un molino para, al parecer, hacerse con el cobre del cableado. Fue entonces cuando, según fuentes del caso, una fuerte descarga eléctrica acabó con la vida de este varón, de 39 años.

Esta muerte fue la primera de tres días realmente duros en Salamanca, puesto que al día siguiente, el jueves 27, era una mujer la que perecía ahogada en una piscina en el barrio de Huerta Otea. Más exactamente, fue en el residencial Profuturo, lugar donde residía, y supuso el primer ahogamiento de todo el año en Salamanca.

Tristemente, el segundo ocurría menos de 24 horas después y a menos de 500 metros. Era también en Huerta Otea, en la calle Lamberto de Echeverría y, como en el anterior caso, se trataba de una señora de avanzada edad -88 años-.

Más joven -59 años- fue el vecino de la Herguijuela de la Sierra que, de manera fortuita, caía este sábado a un bidón de agua cuando iba a recoger las llaves del coche que se le cayeron dentro, falleciendo también ahogado.

La carretera, el lugar más fatídico: siete salmantinos han perdido su vida

Pero si un lugar ha sido especialmente trágico para los salmantinos ha sido la carretera, con tres accidentes en 15 días que se han cobrado la vida de siete vecinos de la provincia.

La primera mala noticia llegó el domingo, 14 de julio. Una pareja de 34 y 35 años, naturales de Salamanca, fallecían en un accidente con su moto cuando volvían, por El Barco de Ávila en dirección Béjar, hasta su ciudad natal. Una colisión frente a un turismo -en el que viajaban cuatro personas que también eran salmantinas y que tuvieron que ser atendidas en el hospital de Béjar- a la altura de El Losar de Ávila acababa con A.M.T. y N.R.M., que tenían toda la vida por delante.

Y cuando todavía la provincia lamentaba estas dos pérdidas, ocurrió el hecho conmocionó no sólo a Salamanca, sino a toda España. Eran poco más de las 7:30 horas del domingo, 21 de julio, cuando un turismo en el que viajaban seis jóvenes desde Santa Inés hasta Alba de Tormes sufría un fatal accidente a la altura de Galinduste.

Todavía Alba de Tormes llora por Raquel, Roberto, Víctor y ?Ocho?, los cuatro niños de 17, 17, 19 y 20 años, respectivamente, que iban en la parte trasera del Fiat Stylo de A.J.L., conductor de 29 años y que dio positivo en los análisis de alcohol y drogas. Se investigan, eso sí, si hubo más posibles causas de las muertes, como un exceso de velocidad o que alguno de los ocupantes no llevase el cinturón, si a bien es seguro que había más personas de las debida en el coche.

Aun se sigue hablando de ese accidente cuando, este lunes, 29 de julio, otro trágico suceso ha vuelto a azotar a la provincia. Otro accidente de tráfico, para ser más exactos, en esta ocasión entre una furgoneta pequeña y un camión. Ocurrió en la carretera de Vecinos y el hombre, de 48 años, pereció en el acto debido a la colisión en la que su Renault Kangoo quedó completamente destrozado. La investigación apunta a que el conductor fallecido no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

Así pues, pocos veranos más trágicos se recuerdan en Salamanca, especialmente en sus carreteras. La delegada del Gobierno en Castilla y León, insistía en la necesidad de, o bien llevar un conductor designado -alguien que por la noche no beba-, o bien cumplir de manera estricta las normas de tráfico, como son no beber ni consumir drogas, respetar los límites de velocidad y usar el cinturón, además de no mirar el móvil mientras se conducen.

Consejos en los que se confía para evitar más muertes trágicas en lo que queda de verano, especialmente con todas las fiestas del mes de agosto por delante, en el que la gran mayoría de las localidades de Salamanca tienen algo que celebrar. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído